La cirugía para perder peso protege a los pacientes cardiacos de problemas futuros

La cirugía para perder peso protege a los pacientes cardiacos de problemas futuros

MARTES, 5 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- La cirugía para perder peso podría ser una buena medicina para un paciente cardiaco obeso.

Una nueva investigación sugiere que reduce de forma significativa el riesgo de insuficiencia cardiaca y de un ataque cardiaco letal en este grupo vulnerable.

"Nuestros hallazgos sugieren, por primera vez, que la cirugía bariátrica [para perder peso] puede prevenir el desarrollo de la insuficiencia cardiaca sistólica y, extraordinariamente, reducir la muerte por el infarto de miocardio, o ataque cardiaco, recurrente en los pacientes con un riesgo cardiovascular más alto que la población promedio", aseguró el autor del estudio, el Dr. David Funes. Funes es investigador en el Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland de Weston, en Florida.

En el estudio, Funes y su equipo compararon a personas con obesidad mórbida que tenían enfermedad cardiaca que se sometieron a una cirugía para perder peso (8,200) con personas que no se sometieron a la cirugía (79,000).

Casi la mitad de los pacientes que se sometieron a una cirugía para perder peso también tenían antecedentes de alguna forma de diabetes, y alrededor de un 73 por ciento tenían hipertensión. Pero los que no se sometieron a la cirugía para perder peso tenían unas tasas incluso más altas de ambas enfermedades, que son factores de riesgo importantes de la enfermedad cardiaca.

La obesidad en sí es un importante factor de riesgo de la enfermedad cardiaca.

Los pacientes que no se sometieron a la cirugía para perder peso tenían 1.9 veces más probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca que los que sí se sometieron a la cirugía, según el estudio.

Además, los investigadores encontraron que los pacientes que se sometieron a la cirugía para perder peso tuvieron 2.5 veces menos probabilidades de fallecer por un ataque cardiaco recurrente que los que no se sometieron a la cirugía.

Los antecedentes de diabetes, que mejora en la mayoría de los pacientes tras una cirugía para perder peso, aumentaron de forma considerable el riesgo de insuficiencia cardiaca de los pacientes que ya habían sufrido un ataque cardiaco.

El estudio se presentó el martes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, ASMBS), en Las Vegas. Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Eric DeMaria es presidente de la ASMBS y jefe de la división de cirugía general/bariátrica de la Universidad del Este de Carolina. "Se ha probado que la cirugía metabólica tiene unos beneficios cardiovasculares significativos, y que se debe considerar como parte del plan de tratamiento de los pacientes con obesidad mórbida y enfermedad de la arteria coronaria", señaló en un comunicado de prensa de la sociedad.

"La clave es tratar la obesidad mejor temprano que tarde para ralentizar la progresión de la enfermedad cardiaca, reducir otros factores de riesgo que incluyen a la hipertensión y a la diabetes, y preservar la función del corazón", añadió DeMaria.

Casi un 40 por ciento de los adultos de EE. UU. (más de 93 millones de estadounidenses) eran obesos en 2015-2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Unos 24 millones de esos adultos tienen una obesidad mórbida, según la ASMBS.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la cirugía para perder peso.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión