La Casa Blanca desvela una nueva estrategia de respuesta a la COVID

JUEVES, 3 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Una investigación acelerada sobre nuevas vacunas que pudieran estar listas en un plazo de 100 días tras la aparición de una nueva variante es uno de los aspectos clave de una nueva estrategia de respuesta a la COVID que publicó el miércoles la Casa Blanca.

La estrategia tiene cuatro objetivos principales: proteger contra y tratar a la COVID-19, prepararse para las nuevas variantes, evitar los cierres, y luchar contra el virus en otros países.

La Casa Blanca desvela una nueva estrategia de respuesta a la COVID

También incluye una nueva iniciativa de "pruebas para el tratamiento" que permitiría a los estadounidenses hacerse pruebas en una farmacia, y "recibir pastillas antivirales de inmediato y sin costo" si están infectados, anunció el Presidente Joe Biden en su discurso del Estado de la Unión el martes.

Otra promesa del plan es "dar a las escuelas y a las empresas orientación, pruebas y suministros para que permanezcan abiertas, lo que incluye herramientas para mejorar la ventilación y el filtrado del aire".

"Lo aseguramos, el Presidente Biden no aceptará simplemente 'vivir con la COVID', como no aceptamos 'vivir con' el cáncer, el Alzheimer o el SIDA", señalaba el documento sobre la estrategia.

"Hemos llegado a un nuevo momento en la lucha contra la COVID-19", afirmó al publicar el plan Jeffrey Zients, coordinador de la respuesta a la COVID-19 de la Casa Blanca, reportó el The New York Times.

La meta del plan es sacar al país del modo crisis y llevarlo a un lugar en que el virus ya no altere la vida diaria, dijo Biden.

Gran parte de la nueva estrategia requiere financiación del Congreso, y quizá se necesiten más de 100 mil millones de dólares a lo largo del próximo año para estar preparados del todo, y miles de millones más después, comentó el Dr. Ezekiel Emanuel, que dirigió a un grupo de expertos en la creación de un extenso plan que se proveyó a la Casa Blanca.

"El Congreso debe pensar en esto como una inversión en la bioseguridad del país", declaró Emanuel al Times.

El miércoles, el secretario de los Servicios de Salud y Humanos de EE. UU., Xavier Becerra, también anunció un programa para fomentar la investigación sobre la COVID prolongada. La COVID prolongada se refiere a los síntomas a largo plazo que algunas personas desarrollan tras la infección.

Becerra prometió abrir "nuevos centros de excelencia" para proveer atención de alta calidad a los que tengan COVID prolongada, informó el Times.

Mientras los casos se reducen y unas nuevas directrices federales sugieren que un 70 por ciento de los estadounidenses pueden dejar de usar máscaras por ahora, unos grandes grupos de personas siguen estando en riesgo. Los niños menores de 5 años todavía no son elegibles para la vacunación.

Por otra parte, unos 7 millones de estadounidenses tienen sistemas inmunitarios débiles, enfermedades u otras discapacidades que los hacen más vulnerables a una COVID-19 grave. La Casa Blanca anunció la semana pasada que hará que las máscaras y las pruebas estén más accesibles para estos grupos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The New York Times

Comparte tu opinión