La calidad del aire de EE. UU. mejoró durante la pandemia

La calidad del aire de EE. UU. mejoró durante la pandemia

La calidad del aire de EE. UU. mejoró después de que los negocios cerraran para reducir la propagación del nuevo coronavirus, señalan unos investigadores.

En el nuevo estudio, compararon los datos de la contaminación atmosférica de 122 condados de EE. UU. entre el 13 de marzo y el 21 de abril, con las mismas fechas y lugares en 2017.

"Se ha mostrado que una contaminación atmosférica alta podría tener un rol en la exacerbación de las enfermedades respiratorias, incluyendo el brote de SRAS en 2002", comentó el autor principal, Jesse Berman, profesor asistente de ciencias de la salud ambiental de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota. "Pero es probable que la reducción en el aire contaminado y cualquier beneficio potencial sean pasajeros a medida que las políticas se relajen".

Los investigadores se enfocaron en dos tipos importantes de contaminación atmosférica: la materia fina particulada (PM2.5) y el dióxido de nitrógeno (NO2), que son causas conocidas de problemas de la salud, incluyendo afecciones del corazón, los pulmones y neurológicas.

Los investigadores también examinaron las diferencias entre las áreas urbanas y las rurales, y si los condados habían ordenado los cierres de los negocios pronto o tarde tras el inicio de la pandemia, o no lo habían hecho.

Reportaron que los niveles de NO2 se redujeron en un 25.5 por ciento esta primavera, en comparación con los años anteriores. Los declives fueron significativos en todos los condados, independientemente de que cerraran los negocios a principios de la pandemia o más tarde.

En general, los niveles de PM2.5 mostraron un declive marginal. Pero los condados que cerraron los negocios pronto experimentaron una reducción de la PM2.5 de un 11.3 por ciento, mientras que los condados urbanos tuvieron un declive de un 4.7 por ciento, según el estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Science of the Total Environment.

Los investigadores apuntaron que es probable que las reducciones en el NO2 fueran resultado de que hubo menos tráfico cuando las personas trabajaban en casa y conducían menos.

Los niveles de PM2.5 no se redujeron de manera significativa porque las partículas finas se originan en una variedad de industrias que permanecieron abiertas, entre ellas la producción de la comida, la construcción y la producción de energía.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. anunció a finales de marzo que dejaría temporalmente de hacer cumplir las regulaciones sobre la calidad del aire en respuesta a la pandemia.

"Cualquier descuido en el cumplimiento de las regulaciones podría potencialmente provocar un mayor riesgo por la contaminación del aire en las poblaciones susceptibles", advirtió Berman en un comunicado de prensa de la universidad.

Comparte tu opinión