La aspirina en dosis baja podría reducir el riesgo de cáncer, en particular en las personas con sobrepeso

La aspirina en dosis baja podría reducir el riesgo de cáncer, en particular en las personas con sobrepeso

MIÉRCOLES, 4 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Una aspirina en dosis baja al día podría reducir el riesgo de morir de cáncer, en particular si una persona tiene algo de peso de más, aseguran unos investigadores.

Tomar aspirina tres o más veces por semana se asocia con un riego más bajo de muerte por cáncer, y además de muertes por cualquier causa, informa un estudio reciente.

El efecto protector de la aspirina parece ser particularmente pronunciado entre las personas que tienen sobrepeso, es decir, las que tiene un índice de masa corporal de 25 a 29.9, mostraron los resultados.

La aspirina en dosis baja redujo el riesgo general de morir de cáncer en un 15 por ciento, y el riesgo de muerte por todas las causas en un 19 por ciento entre las más de 146,000 personas que participaron en un ensayo de pruebas de detección del cáncer realizado entre 1993 y 2008, señalaron los autores del estudio.

Las personas con sobrepeso también experimentaron un declive pronunciado en el riesgo de morir de cáncer gastrointestinal (de un 28 por ciento) y de cáncer de colon (de un 34 por ciento).

"Nuestro enfoque primario en realidad fueron las muertes por cáncer colorrectal, dado que hay muchas evidencias que sugieren que el uso de la aspirina podría reducir el riesgo de muertes gastrointestinales", comentó la investigadora principal, Holli Loomans-Kropp, miembro de prevención del cáncer del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Los resultados del estudio respaldan la recomendación actual del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF), que plantea que las personas de 50 a 59 años deben tomar aspirina en dosis baja para prevenir el cáncer de colon si no tienen un riesgo aumentado de sangrado.

Pero el uso de la aspirina diaria como medida preventiva para la salud se ha convertido en un tema controversial en los últimos años.

En marzo, el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) cambiaron sus directrices para restringir el uso de la aspirina en dosis baja a las personas con un riesgo alto de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular. Los dos grupos argumentaron que el riesgo de sangrado que la aspirina conlleva superaba a los beneficios cardiacos en las personas sanas.

El USPSTF sigue recomendando la aspirina en dosis baja a las personas de mediana edad para la salud del corazón, si tienen unas probabilidades de un 10 por ciento o más altas de desarrollar una enfermedad cardiaca en la próxima década.

El nuevo estudio implicó un nuevo análisis de datos reunidos durante el Ensayo de pruebas de detección del cáncer de próstata, de pulmón, colorrectal y de ovario, que fue patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer.

Nadie sabe por qué la aspirina podría tener este efecto protector, pero Loomans-Kropp apuntó a evidencias de una acción antiinflamatoria.

"Los cánceres gastrointestinales son cánceres altamente asociados con la inflamación, y el efecto más potente ha sido en los cánceres gastrointestinales", señaló Loomans-Kropp.

También es posible que el efecto anticoagulante de la aspirina tenga un rol, dijo Eric Jacobs, director científico sénior de investigación en epidemiología de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

"La aspirina podría prevenir el cáncer de la misma forma que ayuda a prevenir los ataques cardiacos, que es al bloquear la activación de las plaquetas sanguíneas", dijo Jacobs. "Sabemos que las plaquetas activadas pueden liberar factores que ayudan a los tumores a crecer, y que las plaquetas activadas también podrían ayudar a los cánceres a propagarse por el cuerpo".

Las personas a quienes les preocupa el cáncer de colon deben hablar con el médico para someterse a pruebas de la enfermedad, dado que una colonoscopia puede extirpar los pólipos antes de que puedan convertirse en un cáncer, señaló Jacobs.

"El uso de la aspirina no es la única ni la mejor forma de reducir el riesgo de cáncer colorrectal", apuntó Jacobs, y añadió que mantener un peso sano, ser físicamente activo, dejar de fumar y comer menos carne roja también puede ayudar a reducir el riesgo.

Cualquiera que esté pensando en tomar aspirina a diario debe primero hablar con el médico, planteó la Dra. Merry Jennifer Markham, vocera de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology) y oncóloga de la Universidad de Florida.

"Es importante hablar con el médico sobre si los beneficios del uso regular de aspirina superan a los riesgos", añadió Markham. "No creo en un método universal, se debe individualizar según los otros problemas de salud y los riesgos de sangrado de la persona individual".

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 4 de diciembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre la aspirina y el riesgo de cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión