La ansiedad por las agujas fue la causa de unas reacciones a la vacuna contra la COVID de J&J: estudio

VIERNES, 30 de abril de 2021 (HealthDay News) -- La ansiedad fue la causa de 64 reacciones a las vacunas, que incluyeron desmayos, en personas que recibieron la vacuna contra la COVID-19 de una sola dosis de Johnson & Johnson a principios de abril en clínicas de cinco estados, encuentra un nuevo estudio.

Unos investigadores dirigidos por Anne Hause, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., anotaron que "los eventos relacionados con la ansiedad, entre ellos el síncope [desmayo], pueden ocurrir de inmediato tras la vacunación con cualquier vacuna, y podrían ser provocados por la ansiedad sobre recibir una inyección".

La ansiedad por las agujas fue la causa de unas reacciones a la vacuna contra la COVID de J&J: estudio

Apuntaron que estos grupos de incidentes ocurrieron entre el 7 y el 9 de abril, antes de cualquier publicidad generalizada sobre los coágulos sanguíneos (que son muy poco comunes) que desde entonces se han vinculado a la vacuna de J&J.

La ansiedad ha llevado a algunas personas que reciben la vacuna a exhibir síntomas posteriores a la inmunización, como una respiración acelerada, una reducción en la presión arterial, náuseas, dolor de cabeza o desmayos, que parecen haber estado vinculados con el miedo a las agujas que algunas personas sienten. Todo el mundo se recuperó, y nadie enfermó de gravedad.

"Como la vacuna contra la COVID-19 [de Jonhson & Jonhson] se administra en una sola dosis, esta vacuna quizá sea una opción más atractiva para las personas que sienten aversión a las agujas", teorizaron Hauser y sus colaboradores. Esto podría explicar las cantidades más altas de personas que tuvieron reacciones vinculadas con la ansiedad con esa vacuna, en comparación con las vacunas de dos dosis de Pfizer o Moderna.

En total, hubo 64 informes de "eventos relacionados con la ansiedad" entre más de 8,600 personas que recibieron la vacuna de J&J entre el 7 y el 9 de abril en cinco clínicas de vacunación. Hubo desmayos implicados en 17 de esos casos. Los investigadores anotaron que alrededor de una cuarta parte de los que se desmayaron dijeron que les había sucedido antes cuando recibieron otras vacunas.

Según Associated Press, las clínicas se encontraban en California, Colorado, Georgia, Iowa y Carolina del Norte, y cuatro de los cinco centros ordenaron cierres temporales mientras los expertos en salud intentaban determinar las causas.

Una investigación posterior descubrió 653 casos más de efectos secundarios inducidos por la ansiedad, de un total de casi 8 millones de vacunas de J&J aplicadas. La incidencia es mucho más alta que la que se observa típicamente en las campañas de vacunación contra la influenza, donde los desmayos tras la administración de la vacuna son extremadamente raros, anotó el equipo de los CDC.

Por seguridad, "se debe observar a todas las personas que reciban una vacuna contra la COVID-19 durante al menos 15 minutos tras la vacunación, para ver si hay eventos relacionados con la vacuna o de otro tipo", lo que incluye unas reacciones alérgicas poco comunes, señalaron los investigadores.

En declaraciones a AP, una experta dijo que las reacciones relacionadas con la ansiedad siempre forman parte de las campañas de vacunación.

"Sabíamos que lo veríamos" cuando se implementaran centros de vacunación masiva contra la COVID-19 alrededor del mundo, dijo la Dra. Noni MacDonald a la agencia noticiosa. MacDonald, una investigadora canadiense que ha estudiado incidentes similares, dijo que se sabe que hasta un 15 por ciento de los adultos tienen miedo a las agujas.

Y apuntó que cualquiera puede ser víctima de ansiedades vinculadas con las inyecciones, e incluso escuchar sobre un evento de este tipo puede comenzar una especie de reacción en cadena que afecta a los otros que están en la fila para vacunarse.

MacDonald, profesora de pediatría de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Nueva Escocia, revisó un grupo en que estuvieron implicados 14 miembros de las reservas militares de EE. UU, que desarrollaron síntomas tras vacunarse contra la gripe en 2009.

Ese grupo comenzó con un hombre de 23 años que reportó una debilidad progresiva en las piernas y los brazos un día tras vacunarse contra la gripe, pero que luego se recuperó.

"Todo el mundo piensa que [solo] las chicas adolescentes" tienen estas reacciones, declaró MacDonald a AP. "Pues no es así".

Y dijo que incluso leer sobre las reacciones de ansiedad en los medios sociales podría influir en los futuros recipientes de las vacunas y hacer que tengan sus propios eventos adversos.

Todo esto es parte de la psicología humana normal, enfatizó MacDonald. "Estas personas no están locas", señaló, sino que sus cuerpos reaccionan de formas predecibles al estrés psicológico.

El nuevo estudio aparece en la edición del 30 de abril de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Averigüe más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Morbidity and Mortality Weekly Report, April 30, 2021; Associated Press

Comparte tu opinión