La ansiedad podría acelerar al Alzheimer, según un estudio


MARTES, 24 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Los adultos mayores con problemas de la memoria podrían progresar al Alzheimer con una mayor rapidez si también sufren síntomas de ansiedad, sugiere un estudio preliminar.

La ansiedad podría acelerar al Alzheimer, según un estudio

Es común que las personas con enfermedad de Alzheimer tengan síntomas del estado de ánimo, incluyendo a la ansiedad y depresión. Y algunas investigaciones han sugerido que esos síntomas pueden, en las personas mayores, actuar como indicadores tempranos del proceso de la demencia.

El nuevo estudio se enfocó en 339 pacientes diagnosticados con un deterioro cognitivo leve, es decir, problemas persistentes de la memoria y las habilidades de pensamiento, que pueden avanzar hasta convertirse en una demencia en toda regla.

Pero la progresión no es una certeza, y las personas varían en cuanto a la rapidez con que su funcionamiento mental se deteriora.

No hay forma de predecir cómo le irá a ninguna persona en particular, dijo la Dra. Maria Vittoria Spampinato, autora sénior del estudio.

Pero los investigadores intentan averiguar si ciertos factores se vinculan con la velocidad de la progresión. Los nuevos hallazgos sugieren que la ansiedad podría ser uno de ellos, según Spampinato, profesora de radiología de la Universidad de Medicina de California del Sur.

Su equipo encontró que los pacientes con más síntomas de ansiedad al inicio eran más propensos a ser diagnosticados con enfermedad de Alzheimer durante los próximos años, en comparación con los que tenían pocos síntomas.

¿Significa esto que la ansiedad acelera el proceso de la demencia? No necesariamente, según Mary Sano, directora del Centro de Investigación en Enfermedad de Alzheimer de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Más bien, es probable que la ansiedad sea otro síntoma de la enfermedad cerebral subyacente, dijo Sano, que no participó en el estudio.

Dudo que tratar la ansiedad de alguien con deterioro cognitivo leve "cambiaría la biología subyacente" del proceso de la demencia.

Aun así, dijo Sano, reconocer la ansiedad en esos pacientes sigue siendo importante. Por un lado, podría servir como señal de alarma de que alguien está en riesgo de un deterioro más rápido.

Eso es clave, aseguró Sano, en parte porque los síntomas de ansiedad son fáciles de medir. En este estudio, otros factores se vincularon con una progresión más rápida, entre ellos el encogimiento de algunas áreas del cerebro. Pero esto solo se puede medir mediante una IRM del cerebro.

Además, apuntó Sano, ayudar a las personas a gestionar la ansiedad debe ser una meta por derecho propio. "Es un importante síntoma a tener en cuenta", enfatizó.

Los hallazgos se basan en un estudio de pacientes norteamericanos con un deterioro cognitivo leve que implicaba problemas de memoria. Al principio, todos se sometieron a pruebas de la ansiedad y la depresión, a IRM del cerebro y a pruebas sanguíneas.

De 339 pacientes, 72 progresaron al Alzheimer en los próximos años. Los que tenían unos niveles más altos de ansiedad al principio tendieron a tener una progresión más rápida, al igual que los pacientes con un volumen más bajo de tejido en dos áreas del cerebro implicadas en la memoria y el aprendizaje.

Los genes también fueron importantes. Las personas que portaban una variante genética vinculada con un riesgo más alto de Alzheimer (el ApoE4) también tuvieron un deterioro más rápido, en comparación con las que portaban unas variantes distintas.

Pero incluso cuando se tomaron en cuenta otros factores, la ansiedad se vinculó de forma independiente con una progresión más rápida, apuntó Spampinato.

Pero esto en sí no significa que la ansiedad empeore los problemas cognitivos de forma directa.

"Las personas que viven con un deterioro cognitivo leve podrían experimentar ansiedad, pero en este momento lo que no está claro es si controlar o reducir la ansiedad podría ralentizar al deterioro cognitivo", señaló Heather Snyder, vicepresidenta de operaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

Se mostró de acuerdo con Sano sobre la importancia de reconocer la ansiedad en cualquier caso.

"En los individuos que viven con un deterioro cognitivo leve o demencia, gestionar la ansiedad y el estrés es un aspecto importante de proveer cuidados", dijo Snyder.

La Asociación del Alzheimer recomienda algunos pasos para los pacientes y las familias: simplificar las rutinas diarias, hacer que le hogar sea un ambiente tranquilo, y programar regularmente actividades agradables, como caminar, hacer jardinería y escuchar música.

Además, hablar con un proveedor de atención de la salud siempre es una opción, apuntó Sano.

"A veces, las personas mayores pueden mostrarse renuentes a hablar de la ansiedad y la depresión", anotó. "Pero creo que eso es un error".

El estudio se presentó el lunes en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (Radiological Society of North America), que se está celebrando en línea. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación del Alzheimer ofrece más información sobre la ansiedad y la depresión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Maria Vittoria Spampinato, MD, professor, radiology, Medical University of South Carolina, Charleston; Mary Sano, PhD, professor, psychiatry, and director, Alzheimer's Disease Research Center, Mount Sinai Icahn School of Medicine, New York City; Heather Snyder, PhD, vice president, medical and scientific operations, Alzheimer's Association, Chicago; Radiological Society of North America, online meeting presentation, Nov. 30, 2020

Comparte tu opinión