La ansiedad, la depresión y el alcohol: una combinación malsana durante la pandemia

LUNES, 25 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Las personas con ansiedad y depresión son más propensas a aumentar su consumo de alcohol durante la pandemia de la COVID-19 que las que no tienen esos problemas de salud mental, reveló una encuesta en línea.

El mayor aumento en el consumo de alcohol fue entre los jóvenes, pero los adultos mayores con ansiedad y depresión tenían alrededor del doble de probabilidades de reportar un aumento en el consumo de alcohol que los adultos mayores sin esos problemas, señalaron los investigadores, de la Universidad de Nueva York (NYU).

La ansiedad, la depresión y el alcohol: una combinación malsana durante la pandemia

"Previmos que las personas más jóvenes con problemas de la salud mental reportarían el consumo de alcohol como mecanismo de afrontamiento, pero esta es la primera vez que averiguamos que la salud mental se asocia con diferencias en el consumo de alcohol según la edad", comentó en un comunicado de prensa de la NYU la autora del estudio, Yesim Tozan, profesora asistente de salud global de la Facultad de Salud Pública Global de la NYU.

La autora principal, Ariadna Capasso, estudiante de doctorado, dijo que el aumento en el consumo de alcohol, sobre todo entre las personas con problemas de salud mental, es consistente con las preocupaciones respecto a que la pandemia podría estar desencadenando una epidemia de consumo de alcohol.

Beber alcohol para afrontar el estrés y los eventos traumáticos no es inusual. Tras el ataque a las Torres Gemelas en 2001, un 25 por ciento de los habitantes de Nueva York aumentaron su consumo de alcohol.

De forma parecida, la COVID-19 ha provocado mucho estrés, lo que incluye al aislamiento, la alteración de las rutinas, las dificultades económicas, la enfermedad y el miedo a contagiarse.

En el estudio, los investigadores realizaron una encuesta en línea de personas de todo Estados Unidos entre marzo y abril.

De los más de 5,800 encuestados que dijeron que consumían alcohol, un 29 por ciento afirmaron que estaban bebiendo más durante la pandemia. Casi un 20 por ciento dijeron que bebían menos, y un 51 por ciento afirmaron que sus hábitos de consumo de alcohol no habían cambiado.

La encuesta encontró que las personas con depresión tenían un 64 por ciento más de probabilidades de consumir más alcohol, y las personas con ansiedad tenían un 41 por ciento más de probabilidades de hacerlo.

Los resultados variaron según la edad: los participantes menores de 40 años fueron los más propensos a reportar un mayor consumo de alcohol (un 40 por ciento), en comparación con los que tenían de 40 a 59 años (un 30 por ciento) y los de a partir de 60 años (un 20 por ciento).

Los investigadores dijeron que respaldan que los servicios de salud mental se aumenten durante la pandemia. También sugirieron ponerse en contacto de forma activa con las personas con problemas de la salud mental.

"Las lecciones que hemos aprendido de desastres anteriores nos muestran que intervenir pronto en el consumo de sustancias malsanas es esencial, y que podría ayudar a reducir el impacto de la pandemia en la salud mental", comentó el autor sénior, Ralph DiClemente, presidente del Departamento de Ciencias Sociales y Conductuales de la NYU.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Preventive Medicine.

Más información

Aprenda más sobre cómo gestionar el estrés durante la pandemia en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: New York University, news release, Jan. 18, 2021

Comparte tu opinión