La AHA recomienda vigilar de cerca la salud cardiaca de los pacientes de cáncer que reciben terapia hormonal

LUNES, 26 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Si las hormonas forman parte del tratamiento para el cáncer de mama o próstata de una persona, su salud cardiaca se debe vigilar de cerca, según una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Las terapias hormonales para el cáncer de mama y de próstata pueden aumentar el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular (ACV), anotaron los autores. Este aumento en el riesgo es mayor en los pacientes que ya tienen dos o más factores de riesgo cardiaco, como hipertensión, colesterol alto, obesidad, fumar o antecedentes familiares de enfermedad cardiaca o ACV.

La AHA recomienda vigilar de cerca la salud cardiaca de los pacientes de cáncer que reciben terapia hormonal

Además, mientras más tiempo recibe un paciente la terapia hormonal, mayor es su riesgo de enfermedad cardiaca, según la publicación, que se publicó el 26 de abril en la revista Circulation: Genomic and Precision Medicine.

"Es necesario un método basado en un equipo para la atención del paciente, que incluya al equipo de oncología, un cardiólogo, un profesional clínico de atención primaria, un dietista, un endocrinólogo y otros profesionales de la atención de la salud, según sea adecuado, para trabajar con cada paciente con el fin de gestionar y reducir el aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca y ACV asociado con la terapia hormonal para el tratamiento del cáncer de mama y de próstata", señaló el presidente del grupo que redactó la declaración, el Dr. Tochi Okwuosa.

Okwuosa es profesor asociado de medicina y cardiología, y director de los servicios cardio-oncológicos del Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago.

Después de los cánceres de piel, los cánceres dependientes de las hormonas, como el cáncer de próstata y el de mama, son los cánceres más comunes en Estados Unidos y el resto del mundo. Las mejoras en el tratamiento, lo que incluye un mayor uso de la terapias hormonales, significan que más personas con esos cánceres viven más tiempo, pero la enfermedad cardiaca se ha convertido en una importante causa de enfermedad y muerte entre estos pacientes.

El tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa son dos tipos de tratamientos hormonales para el cáncer de mama. Los autores de la declaración revisaron la investigación existente, y encontraron que el tamoxifeno aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos, mientras que los inhibidores de la aromatasa aumentan el riesgo de ataque cardiaco y ACV más que el tamoxifeno.

También encontraron que el tratamiento para el cáncer de mama con múltiples hormonas se asocia con unas tasas más altas de hipertensión, ritmos cardiacos anómalos y coágulos sanguíneos.

En los hombres, la terapia de privación de andrógenos para reducir la testosterona es un tratamiento para el cáncer de próstata. Pero aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta la grasa corporal al mismo tiempo que reduce el músculo, y altera la capacidad del cuerpo de procesar la glucosa, lo que podría resultar en diabetes tipo 2. Estos cambios metabólicos se asocian con un mayor riesgo de ataque cardiaco, ACV, insuficiencia cardiaca y muerte cardiovascular, según la declaración.

"En los pacientes que tienen dos o más factores de riesgo cardiovasculares, es probable que una remisión a un cardiólogo sea adecuada antes del inicio del tratamiento hormonal. En los pacientes que ya están recibiendo una terapia hormonal, una conversación con el equipo de oncología puede ayudar a determinar si se recomienda una remisión a cardiología", aclaró Okwuosa en un comunicado de prensa de la AHA.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre las terapias hormonales para el cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Heart Association, news release, April 26, 2021

Comparte tu opinión