La administración de Biden quizá respalde un segundo refuerzo para todos los adultos

MARTES, 12 de julio de 2022 (HealthDay News) -- La Casa Blanca está sopesando si ofrecer o no una segunda dosis de refuerzo de las vacunas contra la COVID a los adultos estadounidenses menores de 50 años.

La nueva medida responde a las más recientes variantes ómicron, que son altamente contagiosas, y que han aumentado las tasas de hospitalización y planteado nuevas preocupaciones sobre la inmunidad menguante en las personas que se vacunaron hace seis meses o más.

La administración de Biden quizá respalde un segundo refuerzo para todos los adultos

Ampliar los requisitos de elegibilidad para una cuarta dosis de la vacuna requeriría una aprobación reguladora. Hay conversaciones programadas tanto con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. como con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. para un futuro cercano, reportó el The New York Times.

En marzo, la FDA aprobó una segunda dosis de refuerzo para los adultos de a partir de 50 años, y para los adultos jóvenes inmunocomprometidos. Pero el Dr. Anthony Fauci, asesor médico principal de la Casa Blanca, ha planteado de manera contundente que todos los adultos más jóvenes deben ser elegibles para un segundo refuerzo.

El Dr. Ashish Jha, coordinador de la respuesta a la pandemia de la Casa Blanca, también favorece este método, informó el Times.

En una entrevista del lunes, Fauci dijo que aunque no hay datos clínicos que respalden a una segunda dosis de refuerzo para las personas menores de 50 años, muchas personas de este grupo de edad recibieron su último refuerzo hace seis meses o más, y es probable que su inmunidad esté disminuyendo.

La decisión final depende de la FDA y de los CDC, pero Fauci afirmó que "pienso que debe haber flexibilidad y permisividad para al menos permitir" un segundo refuerzo para los adultos más jóvenes.

Pero otros del gobierno federal todavía esperan que haya más datos para justificar la decisión, señaló el Times. Algunos plantean que la Casa Blanca no está trabajando lo suficiente para convencer a los estadounidenses de aceptar la ronda original de vacunas contra la COVID-19, en lugar de presionar para mejorar la inmunidad entre los grupos que ya han recibido al menos una dosis y están más protegidos.

A otros les preocupa que en su intento de promover las dosis de refuerzo ahora, unas dosis de refuerzo nuevas específicas para la ómicron quizá sean más difícil de plantear en otoño. El 28 de junio, la FDA recomendó que las vacunas sean rediseñadas para las variantes ómicron más recientes, de propagación más rápida, de la enfermedad, la BA.4 y la BA.5. Hasta el 2 de julio, las variantes conformaban poco más de un 70 por ciento de todas las infecciones de EE. UU.

Algunos expertos han desaconsejado una segunda dosis de refuerzo para más estadounidenses, por motivos distintos.

Paul Offit, director del Centro de Educación de Vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia, y miembro del panel asesor de vacunas de la FDA, ha criticado a las autoridades federales por lo que ha denominado la "manía de los refuerzos".

"Pienso que [una segunda dosis de refuerzo] tiene sentido para ciertos grupos, pero una estrategia de refuerzo universal no tiene sentido", planteó Offit al Washington Post el lunes, citando datos que muestran que tres dosis de una vacuna de ARNm proveen una protección de larga duración contra la enfermedad.

"A cierto nivel, tendremos que acostumbrarnos a una enfermedad leve y a una enfermedad moderada como parte de este virus, que estará con nosotros durante el resto de nuestras vidas, el resto de las vidas de nuestros hijos, y el resto de las vidas de sus hijos", enfatizó.

Pero hay otro problema potencial: Offit advirtió que administrar la misma vacuna de forma repetida podría conducir a un fenómeno conocido como "impronta", en que el sistema inmunitario de una persona desarrolla una respuesta altamente dirigida a unas versiones anteriores de un virus, y no logra adaptarse a nuevas variantes.

"A medida que se sigue reforzando con la misma cepa ancestral, uno queda atrapado en esa respuesta", explicó Offit. "Si en algún momento hay un virus que de verdad es resistente a la protección contra la enfermedad grave... hay que comenzar desde cero y administrar esa vacuna".

La Casa Blanca planifica celebrar una reunión informativa el martes sobre las amenazas que plantean las nuevas variantes, que han aumentado las tasas de hospitalización y muerte en Gran Bretaña, Francia, Portugal, Bélgica e Israel, apuntó el Times. Aun así, las tasas están muy por debajo de las observadas el invierno pasado, cuando la variante ómicron se convirtió en dominante en todo el mundo.

Más información

Para lo último sobre la disponibilidad de las dosis de refuerzo, consulte a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: The New York Times; Washington Post

¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?


¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?

Comparte tu opinión