La administración de Biden luchará contra el plomo en el agua potable

VIERNES, 17 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- En una iniciativa para reducir más los niveles de plomo en el agua potable, la administración de Biden anunció el jueves 2.9 mil millones de dólares en fondos para una ley de infraestructura, con el fin de eliminar las tuberías de plomo, y unos límites más estrictos para el plomo.

Se prevé que los nuevos límites más estrictos que impondrá la Agencia de Protección Ambiental (EPA) se finalicen en 2024, y requerirían que se reemplacen las tuberías de agua potable de plomo restantes lo antes posible, señaló la Casa Blanca en una declaración en que anunció el nuevo plan.

La administración de Biden luchará contra el plomo en el agua potable

"En el último año, he visitado, y escuchado a, comunidades en Chicago, Flint y Jackson, y muchas otras áreas impactadas por el plomo en el agua potable", comentó en una declaración de la EPA el administrador de la agencia, Michael Regan. "Estas conversaciones han subrayado la necesidad de eliminar el plomo de las líneas de servicio de forma proactiva, sobre todo en comunidades con unos ingresos bajos. La ciencia sobre el plomo está establecida: no hay un nivel de exposición segura, y ha llegado el momento de eliminar este riesgo para respaldar a unas comunidades prósperas y vibrantes".

En unos comentarios que hizo el jueves en la sede de AFL-CIO en Washington, D.C., la Vicepresidenta Kamala Harris reconoció que la meta es ambiciosa.

"Sin duda, el desafío al que nos enfrentamos es grande. El plomo está incrustado en nuestras ciudades. Está instalado debajo de nuestras carreteras, y está instalado en nuestras viviendas", apuntó Harris.

Los defensores medioambientales tuvieron reacciones contradictorias al plan de 10 años.

"La principal prioridad debe ser requerir la eliminación de todas las tuberías de plomo en una década, y fijar un estricto límite en el grifo, que es la única forma de prevenir que otra generación de niños beban agua de lo que es, básicamente, un popote de plomo", declaró a Associated Press Erik Olson, director estratégico sénior del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. "Las buenas intenciones no serán suficiente para lograrlo".

John Rumpler, un abogado sénior de Environment America, dijo a AP que los planes "deberían haber llegado hace mucho, y son un paso indispensable para garantizar un agua segura". También observó que la EPA debe fijar una fecha límite de 10 años para reemplazar las línea de servicio de plomo, como hizo Nueva Jersey en julio.

La norma de la era de Trump señalaba que los sistemas de aguas públicas deben reemplazar un 3 por ciento de las líneas de servicio de plomo cada año si los niveles de plomo superan las 15 partes por mil millones. Esta tasa es más baja que el requisito anterior de un 7 por ciento, pero los funcionarios de la administración de Trump dijeron en ese momento que la norma eliminaba unos tecnicismos que permitían a los sistemas de agua evitar la eliminación de las tuberías, y que en realidad aceleraría el proceso de reemplazo.

El gobierno federal estima que hasta 10 millones de hogares de todo el país obtienen agua a través de líneas de servicio de plomo, que conectan a los edificios con la cañería de agua. El plomo de las tuberías puede contaminar al agua.

La ingesta de plomo puede provocar unos graves problemas del desarrollo y neurológicos, sobre todo en los niños, informó AP.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre el plomo en el agua potable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Associated Press

Comparte tu opinión