La 'adicción a las noticias' es común, y puede dañar a la salud mental

MIÉRCOLES, 24 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- La pandemia de COVID-19 y la propagación de la viruela del simio, la invasión rusa de Ucrania, los tiroteos escolares y los devastadores incendios forestales: últimamente, no han faltado las desgracias, y muchas personas están pegadas a las noticias.

Pero para más de un 16 por ciento de las personas, ver noticias de forma compulsiva puede ser un grave problema, y se vincula con una variedad de problemas de la salud física y salud mental, muestra un nuevo estudio.

La 'adicción a las noticias' es común, y puede dañar a la salud mental

"En los individuos que piensan y revisan de forma constante las noticias, el consumo de noticias podría estar teniendo un impacto más negativo en su bienestar de lo que saben", advirtió el autor del estudio, Bryan McLaughlin, profesor asociado de publicidad del Colegio de Medios y Comunicación de la Universidad Tecnológica de Texas, en Lubbock.

Las personas que reportan unos niveles altos de un consumo problemático de noticias experimentan un gran estrés durante periodos prolongados.

"Si esto conduce a unos niveles altos de inflamación, podría tener unos efectos adversos en la salud física de un individuo" señaló McLaughlin.

Y es probable que las cosas hayan ido de mal en peor, con la catarata de malas noticias de los últimos años.

"La COVID sin duda ha sido un factor importante, además del conflicto y la división políticas", dijo. "Mientras más cosas hay de qué preocuparse, más probable es que las personas se vean muy atraídas a las noticias".

En el nuevo estudio, el equipo de McLaughlin encuestó a 1,100 adultos de EE. UU., en agosto del año pasado. Se preguntó a las personas si estaban de acuerdo con afirmaciones como "Las noticias me absorben tanto que me olvido del mundo que me rodea", "Con frecuencia mi mente está ocupada con pensamientos sobre las noticias", "Encuentro que dejar de leer o ver noticias me resulta difícil", y "Con frecuencia no presto atención en la escuela o el trabajo porque estoy leyendo o viendo noticias".

También se preguntó a las personas si, y con qué frecuencia, experimentaban estrés y ansiedad, además de fatiga, dolor, falta de concentración y problemas digestivos.

La encuesta reveló que las personas que reportaron un consumo de noticias problemático eran más propensas a experimentar síntomas mentales y físicos que las personas que se implicaban menos con las noticias. En específico, un 61 por ciento de las personas con unos niveles intensos de consumo de noticias problemático reportaron que se sentían "bastante" o "muy" enfermas, en comparación con un 6 por ciento de las demás personas.

Mantenerse informado de los eventos actuales tiene beneficios, apuntó McLaughlin, pero si las noticias provocan sufrimiento, reduzca su consumo y preste atención a sus sentimientos.

"Ser más consciente sobre cómo las noticias lo afectan y aprender a prestar atención al aquí y el ahora son cosas que podrían ayudar a permitir que alguien continúe siguiendo a las noticias sin implicarse en exceso", planteó.

El informe se publicó en la edición del 24 de agosto de la revista Health Communication.

Los hallazgos reflejan lo que Amanda Spray, psicóloga clínica, ha estado viendo en su consultorio en los últimos tiempos.

"Es probable que se deba a las múltiples crisis de salud y sociales de los últimos años, en combinación con un aumento en el acceso a las noticias las 24 horas del día, los 7 días a la semana, de una variedad de fuentes", comentó Spray, directora del Centro Familiar Militar Steven A. Cohen de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"El consumo de noticias problemático puede contribuir de forma significativa a los sentimientos de depresión y ansiedad, lo que a la vez puede tener efectos nocivos para la salud mental", dijo Spray, que revisó los hallazgos del estudio.

Pero parar en seco quizá no sea la respuesta, afirmó.

"Si alguien nota que se siente más deprimido y ansioso, que tiene problemas para dejar de ver las noticias durante un periodo largo, o si hacen que esté menos implicado en otras áreas de su vida, quizá deba examinar qué tantas noticias está consumiendo", sugirió Spray.

Esto comienza con escribir cuánto tiempo pasa viendo noticias.

"Tras monitorizar el uso para tener una idea clara de su uso actual, uno puede identificar qué tantas noticias le gustaría consumir idealmente, y reducir de forma gradual su consumo hasta un nivel que provoque menos interferencia, pero que le permita seguir implicado con la comunidad", apuntó.

La Dra. Amy Baxi, psiquiatra del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo.

"Si ver las noticias, en particular las noticias difíciles o traumáticas, altera a alguien, es adecuado reducir el consumo de noticias y hacer pausas", comentó.

Mejor, consuma la información en porciones más pequeñas cuando se sienta calmado, instó Baxi.

"La exposición frecuente o continua a noticias problemáticas podría ser particularmente peligrosa para las personas con problemas mentales o físicos subyacentes", advirtió Baxi, que no participó en la investigación. "Puede desencadenar síntomas de TEPT [trastorno por estrés postraumático] o mantener a los pacientes en unos estados elevados de ansiedad durante periodos prolongados, y también puede incrementar el uso de sustancias".

Más información

La Asociación Americana de Ansiedad y Depresión (Anxiety and Depression Association of America) ofrece consejos para mantenerse informado sin empeorar la ansiedad.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Bryan McLaughlin, PhD, associate professor, advertising and brand strategy, College of Media and Communication, Texas Tech University, Lubbock; Amanda Spray, PhD, clinical psychologist, director, Steven A. Cohen Military Family Center, NYU Langone Health, New York City; Ami Baxi, MD, psychiatrist, Lenox Hill Hospital, New York City; Health Communication, Aug. 24, 2022

Comparte tu opinión