Inminente escasez de respiradores, máscaras y batas en todo el país, según una encuesta de expertos

Inminente escasez de respiradores, máscaras y batas en todo el país, según una encuesta de expertos

VIERNES, 27 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- En casi la mitad de los centros de salud de EE. UU., los respiradores que usa el personal para protegerse de la infección mientras atienden a los pacientes con COVID-19 ya se han agotado o casi se han agotado, muestra una encuesta reciente.

Uno de cada cinco centros no tiene respiradores, y a un 28 por ciento casi se les han acabado las máscaras faciales con filtro, que proveen protección avanzada contra la infección viral, encontró la encuesta en línea de 1,140 prevencionistas de infecciones.

La encuesta también encontró una escasez de los protectores faciales, las máscaras de hospital, las gafas de protección y el equipo de protección personal (EPP) que los trabajadores de hospital usan mientras tratan a las personas enfermas con el coronavirus.

"Los resultados presentan un panorama perturbador y alarmante", señaló Katrina Crist, directora ejecutiva de la Asociación de Profesionales de Control de las Infecciones y Epidemiología (Association for Professionals in Infection Control and Epidemiology, APIC), que patrocinó la encuesta. "La escasez de EPP y suministros de desinfección críticos pone en peligro nuestra capacidad de tratar a los pacientes de forma segura, y de proteger a los trabajadores de la salud que ponen sus vidas en juego todos los días".

Los respiradores están escaseando porque no se necesitan en las épocas normales, y por tanto no se acumulan en grandes cantidades, comentó Benjamin Klos, profesor y enfermero registrado de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Virginia Occidental.

"Si bien un trabajador de atención de la salud podría usar 50, 100 o 150 guantes al día, tal vez solo usen de 10 a 20 máscaras por semana. Entonces, se mantiene menos equipamiento EPP a mano", apuntó Klos en un comunicado de prensa de la universidad. "El problema es que el EPP respiratorio se usa ahora con la misma frecuencia que los guantes".

La encuesta también encontró que de las existencias de EPP:

  • Los protectores faciales de plástico casi se han acabado en un 37 por ciento de los centros encuestados, y se han acabado del todo en un 13 por ciento.
  • Casi uno de cada tres centros ya casi no tiene máscaras faciales, y en un 48 por ciento hay pocas existencias.
  • En dos de cada cinco centros las gafas de protección casi se han acabado o se han acabado del todo, y en un 38 por ciento más quedan pocas existencias.
  • En alrededor de uno de cada cuatro centros las batas de hospital casi se han acabado o se han acabado del todo, y en un 44 por ciento hay pocas existencias.

Citando esa escasez, el viernes APIC hizo un llamamiento al Presidente Donald Trump para que active de inmediato la Ley de Producción de Defensa (Defense Production Act), que da al presidente el poder de presionar a la industria privada para que produzca suministros para la defensa nacional.

El gobierno federal debe redoblar los suministros

Las donaciones privadas y comunitarias, y las iniciativas personales, han sido más útiles que el gobierno federal de EE. UU. al proveer EPP a los centros necesitados, encontró la encuesta.

Apenas más o menos un 12 por ciento de los centros han podido obtener EPP suplementarios de fuentes federales, en comparación con un 25 por ciento que han recurrido a donaciones locales y a un 17 por ciento que han recurrido a iniciativas de fabricación casera para crear máscaras y batas, muestran los resultados. Los gobiernos estatales y locales han suplido EPP a un 29 por ciento de los centros encuestados.

"El gobierno federal debe actuar ahora para garantizar más EPP y para coordinar la distribución donde más se necesite", enfatizó la presidenta de APIC, Connie Steed. "Cada minuto es importante. Cada minuto que se desperdicia pone más vidas en riesgo. Debemos ayudar a los que están en primera línea".

El gobierno federal no solo debe intervenir, sino que se debe dar a las hospitales las fechas en que pueden prever la entrega de suministros, para ayudar a calmar a los trabajadores de la atención de la salud que temen por su propia seguridad en el trabajo, planteó Steed.

"Pronto en realidad no es suficiente. Lo necesitamos de inmediato", enfatizó Steed.

La preocupación por la escasez de EPP es doble. Los trabajadores de salud que enfermen no podrán ayudar a cuidar a otras personas, y también existe la preocupación de que los trabajadores dejen de acudir al trabajo si se asustan demasiado por su propia seguridad.

Los trabajadores de atención de la salud no usan estas cosas por gusto, dijo Klos.

"El EPP es incómodo y caliente. Lo comparo con un autosauna con poca ventilación", apuntó Klos.

Los enfermeros y los médicos no pueden lavar y reutilizar sus máscaras y batas porque no hay evidencias de que esto prevendría de forma efectiva la propagación de las enfermedades, indicó.

"Limpiar uno mismo el EPP quizá solo dañe el equipo y haga que sea menos útil", dijo Klos. "Un enfermero podría usar una máscara para ver al paciente A, limpiar la máscara e ir a ver al paciente B. Pero si el proceso de limpieza no es efectivo, la enfermedad se propaga en potencia del paciente A al paciente B a través de la máscara".

También observan una escasez de desinfectantes y productos de limpieza

Steed, directora de prevención y control de las infecciones de Prisma Health-Upstate en Greenville, Carolina del Sur, dijo que su organización intenta usar la desinfección ultravioleta para alargar la vida útil de sus existencias de respiradores y otros EPP.

También planifican usar un aerosol de peróxido de hidrógeno para desinfectar los respiradores, comentó Steed.

La escasez también incluye a muchos desinfectantes y productos de limpieza de que los centros dependen para prevenir la propagación del coronavirus.

El desinfectante de manos escasea en más de uno de cada cuatro centros. Alrededor de un 3 por ciento no tienen, y en un 26 por ciento casi se ha acabado, mientras que un 43 por ciento tienen pocas existencias, según la encuesta.

Por otro lado, alrededor de un 17 por ciento de los centros tienen unas existencias críticamente bajas de productos de limpieza y desinfección, y en un 39 por ciento hay pocas existencias.

En todas las comunidades, las personas están registrando los almacenes para encontrar EPP que puedan enviar a los hospitales, hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo.

El jueves, la Universidad Estatal de Oregón dijo que había recolectado más de 12 palés de EPP, incluyendo casi 200,000 pares de guantes y más de 8,000 máscaras faciales, y que donaría el lote a los trabajadores de la atención de la salud.

Y la Catedral Nacional de Washington encontró cajas que contenían más de 5,000 máscaras quirúrgicas escondidas en sus criptas, que se compraron en 2006 durante un susto anterior de salud, comentaron el jueves las autoridades al Washington Post. Las máscaras se dividieron entre el Hospital de la Universidad de Georgetown y el Hospital Pediátrico Nacional, ambos en Washington, D.C.

Fanatics, la compañía que fabrica los uniformes para las Grandes Ligas de Béisbol, ha reorientado su fábrica de Pensilvania para que fabrique máscaras protectoras y batas con la misma malla de poliéster que se usa para hacer los jerséis de los equipos, reportó el Post el viernes. La meta es producir 1 millón de máscaras y batas en los próximos dos meses.

Los hospitales aceptan felizmente las donaciones de máscaras hechas en casa, pero es probable que se usen para proteger a las familias que visiten a sus parientes enfermos o a los pacientes recién dados de alta que vuelven a casa, señaló la presidenta electa de la APIC, Ann Marie Pettis, directora de prevención de la infección del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Rochester, Nueva York.

Nueva York es el epicentro de la epidemia de COVID-19 en EE. UU.; casi la mitad de todos los casos confirmados se ubican en ese estado.

"Los casos y las muertes están aumentando cada día, y honestamente de verdad parece que no haya luz al final del túnel", dijo Pettis. "Dada la rapidez con que se propaga el virus, es muy probable que otros estados y ciudades se enfrenten pronto a la misma situación".

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre el equipo de protección personal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión