Incluso vivir cerca de una granja podría ayudar a prevenir las alergias

Incluso vivir cerca de una granja podría ayudar a prevenir las alergias

MARTES, 1 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Aunque hace mucho que los alergólogos saben que la vida en las granjas previene las alergias en los niños, una nueva investigación muestra que el beneficio podría extenderse incluso a los adultos que viven cerca de una granja.

Los hallazgos "son indicadores de los efectos potencialmente beneficiosos para la salud de vivir cerca de granjas", según un equipo dirigido por la Dra. Lidwien Smit, de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos.

Un experto de EE. UU. dijo que el estudio respalda lo que se conoce como la "hipótesis de la higiene". Esta teoría propone que la exposición temprana a los desencadenantes de las alergias en el sistema inmunitario, llamados antígenos, en realidad ayuda a preparar al cuerpo para que no desarrolle alergias.

Esta teoría fue respaldada "cuando se demostró que los niños que crecían en granjas desarrollaban menos asma y enfermedades atópicas más adelante", anotó el Dr. Alan Mensch, pulmonólogo en los Hospitales de Plainview y Syosset, en Long Island, Nueva York.

"Esto incluye las alergias a las gramíneas, a los ácaros del polvo, e incluso a los gatos y a los perros", afirmó.

¿Pero simplemente vivir cerca de granjas de ganado tiene algún beneficio para las personas que no son granjeros ni hacendados?

Para averiguarlo, el grupo de Smit encuestó a 2,500 adultos de 20 a 72 años de edad que vivían en áreas rurales cerca de granjas.

El equipo holandés encontró que casi un 30 por ciento de los adultos tenían alergias. De esas personas, casi un 12 por ciento eran alérgicas a las gramíneas, casi un 12 por ciento eran alérgicas a los ácaros del polvo de las viviendas, más o menos un 5 por ciento eran alérgicas a los gatos, y alrededor de un 4 por ciento eran alérgicas a los perros.

Entonces, el equipo observó qué tan cerca estaban las viviendas de los participantes de cualquier granja de ganado. El grupo de Smit encontró que las personas que vivían a unos 1,000 pies (unos 305 metros) del ganado tenían un 27 por ciento menos de probabilidades de sufrir de alergias que las que vivían más lejos.

En específico, las personas que vivían a unos 1,600 pies (488 metros) de una granja de cerdos tenían un 37 por ciento menos probabilidades de sufrir de alergias que las que vivían a unos 1,900 pies (579 metros). Y vivir a no más de 1,300 pies (casi 400 metros) de una granja de ganado se vinculó con un riesgo un 32 por ciento más bajo de alergias, encontró el estudio.

Estar rodeado por granjas cercanas (a unos 1,600 pies) también se vinculó con un riesgo un 4 por ciento más bajo de alergias por cada granja, y en los que vivían cerca de granjas de cerdos, el riesgo se redujo un 14 por ciento por cada granja.

El estudio fue observacional, así que no puede probar causalidad. Pero los investigadores anotaron que el efecto protector de vivir cerca de una granja aumentó con el tiempo, sobre todo cuando las exposiciones comenzaron en la niñez.

Mensch dijo que estudios anteriores han sugerido que el aire mismo que la gente respira cerca de las granjas podría ser protector contra las alergias.

Apuntó a un estudio que encontró que "unos niveles elevados de componentes de bacterias gramnegativas [potencialmente protectoras] eran prominentes en la atmósfera cerca de las granjas y en la dirección del viento en las áreas muy cercanas a las granjas".

Mensch dijo que esas bacterias "útiles" podrían respaldar al microbioma humano, que es el conjunto de billones de gérmenes beneficiosos que viven en nuestros cuerpos. Y "mientras menos nos exponemos a los varios microbiomas prevalentes en las granjas de ganado, más probable es que desarrollemos enfermedades alérgicas", teorizó.

La Dra. Punita Ponda, directora asistente de alergias e inmunología en Northwell Health en Great Neck, Nueva York, se mostró de acuerdo con Mensch en que la investigación holandesa "refuerza la hipótesis de la higiene". Los hallazgos también son "similares a mi investigación personal sobre el aumento en la prevalencia de las alergias a los alimentos en los niños", dijo.

"Sospecho que esto se debe a un cambio en nuestro microbioma por un ambiente [urbano] demasiado higiénico, y a la exposición tanto a antibióticos en dosis bajas en nuestra cadena alimentaria como al tratamiento excesivo en dosis más altas de antibióticos para enfermedades comunes", explicó Ponda. "Algunos resultados preliminares muestran cambios en el microbioma asociados con las alergias a los alimentos".

Los hallazgos holandeses aparecen en la edición en línea del 30 de abril de la revista Occupational and Environmental Medicine.

Más información

Podrá encontrar mucha más información sobre las alergias en la Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma & Immunology).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión