Incluso una vacuna 'mala' contra la gripe podría salvar 61,000 vidas, según un estudio

Incluso una vacuna 'mala' contra la gripe podría salvar 61,000 vidas, según un estudio

LUNES, 30 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Una vacuna contra la gripe verdaderamente mala podría de cualquier forma salvar miles de vidas, siempre y cuando aproximadamente un 40 por ciento de los estadounidenses se vacunen, sugiere una nueva investigación.

Con ese nivel de cobertura, una vacuna que tuviera un nivel de efectividad de apenas un 20 por ciento evitaría 21 millones de infecciones y casi 130,000 hospitalizaciones, y salvar 61,000 vidas.

¿Por qué? Los modelos computarizados muestran que la cantidad de personas que se vacunan es más importante para proteger las vidas que la efectividad real de la vacuna de cada temporada.

"Lograr una tasa alta de cobertura es muy, muy importante, aunque la eficacia de la vacuna sea baja", afirmó la investigadora principal, Pratha Sah, asociada postdoctoral en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale. "Una cobertura baja es peor que una vacuna con una baja eficacia, de forma que es extremadamente importante que se vacune toda la gente que sea posible".

Un experto que no participó en la investigación alabó el hallazgo.

"Se trata de un estudio importante que resalta la capacidad de una vacuna incluso modesta de salvar una cantidad sustancial de vidas durante la temporada de gripe", enfatizó el Dr. Amesh Adalja, experto principal en el Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins.

La brutal temporada de gripe de este año ofrece el ejemplo perfecto. Aunque la vacuna contra la gripe tuvo una efectividad de apenas un 25 por ciento contra la grave cepa H3N2 que provocó la mayoría de los casos de enfermedad, la vacuna podría haber sido incluso menos efectiva, y de cualquier forma habría salvado decenas de miles de vidas, afirmaron los investigadores.

La tasa promedio de cobertura de la vacuna durante los últimos cinco años ha sido de más o menos un 43 por ciento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero si absolutamente nadie se vacunara contra la gripe, los investigadores estiman que unas 130,000 personas fallecerían tras 77 millones de infecciones y 470,000 hospitalizaciones durante una temporada de gripe típica.

Sin embargo, si un 43 por ciento de las personas recibieran una vacuna con una efectividad de tan solo un 20 por ciento, eso de cualquier forma sería suficiente para reducir la cantidad de fallecimientos a la mitad.

Y un aumento de la cobertura a un 50 por ciento de la población salvaría las vidas de más de 8,400 personas adicionales con la misma vacuna, al mismo tiempo que evitaría 3.6 millones de infecciones y casi 22,000 hospitalizaciones.

"No supusimos de forma realista que todo el mundo de Estados Unidos se vacunaría. Eso no sucederá nunca", dijo Sah. "Pero si se vacunan apenas un 10 por ciento más de los que hemos estado vacunando, incluso ese pequeño aumento en la cobertura es beneficioso para todo el país".

Cuando los investigadores compararon directamente la cobertura de la vacuna con la efectividad de la vacuna, la cobertura resultó clave para salvar vidas:

  • Una reducción en la cobertura desde un 40 hasta un 20 por ciento con una vacuna con una efectividad del 40 por ciento conduciría a 39,738 muertes adicionales.
  • Pero una reducción en la efectividad de la vacuna desde un 40 hasta un 20 por ciento conduciría a apenas 28,343 muertes adicionales, siempre y cuando la cobertura de la vacuna permaneciera en un 40 por ciento.

La cobertura de la vacunación es más importante que la efectividad específica de la vacuna debido al concepto de la "inmunidad grupal", explicó Sah. En esencia, mientras más personas se vacunan, más protección se ofrece a toda la población.

Estos hallazgos significan que los médicos deben hacer un mejor trabajo al dirigirse a grupos esenciales que propagan la gripe con una mayor amplitud, señaló Adalja.

¿Y quiénes son? Sah dijo que los adultos de 30 a 39 años son un objetivo primario para mejorar las tasas de vacunación.

Ese grupo de edad es el que menos se vacuna, pero son una "población puente" esencial porque tienen hijos y entran regularmente en contacto con sus padres que envejecen, explicó Sah. Los jóvenes y las personas mayores son los más vulnerables a la infección y a la muerte por la gripe.

"Los adultos jóvenes no se vacunan lo suficiente", dijo Sah. "Deberían vacunarse más, no por su propio beneficio sino por el beneficio de sus familias y sus seres queridos".

El estudio aparece en la edición del 30 de abril de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la vacuna contra la gripe estacional.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión