Incluso sin síntomas, las personas con ómicron son mucho más propensas a propagar la COVID, según estudios

LUNES, 10 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Unos investigadores señalan que han descubierto una pista de por qué la variante ómicron de la COVID-19 se propaga con mucha más rapidez que sus antecesoras.

Las personas que están infectadas pero que no tienen síntomas de cualquier forma son mucho más propensas a infectar a otros de lo que habrían sido con variantes anteriores, muestran los datos.

Incluso sin síntomas, las personas con ómicron son mucho más propensas a propagar la COVID, según estudios

"Mientras somos testigos de la rápida propagación mundial de la ómicron, está claro que necesitamos con urgencia comprender mejor la dinámica de transmisión de esta variante", planteó el autor sénior de uno de los estudios, el Dr. Lawrence Corey, investigador principal del centro de operaciones la Red de Prevención de la COVID-19, con sede en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson.

"Dado que tantas personas podrían ser asintomáticas, no siempre podemos saber quién porta el virus, pero sí sabemos qué podemos hacer para protegernos y ayudar a prevenir una mayor propagación: usar una máscara, lavarnos las manos, evitar las grandes reuniones en interiores, y vacunarnos del todo lo antes posible", añadió en un comunicado de prensa de la red.

Los dos estudios nuevos se realizaron en África.

El estudio de Sisonke utilizó pruebas de PCR desde mediados de noviembre hasta el 21 de diciembre de 2021 en personas asintomáticas. Encontró que el 16 por ciento eran portadores.

El estudio de Ubuntu, que tuvo un mayor tamaño, encontró que un 31 por ciento eran portadores asintomáticos, es decir, 71 de 230 muestras tomadas entre el 2 y el 17 de diciembre de 2021. Se verificó que todas las muestras disponibles para un análisis de secuenciación eran de ómicron.

Estudios anteriores sobre las variantes ancestrales, beta y delta, tenían unas tasas de transmisión asintomática de entre un 1 y un 2.6 por ciento, de siete a 12 veces más bajas que con las muestras de ómicron, apuntaron los investigadores.

El estudio de Ubuntu comenzó a principios de diciembre, y tenía la meta de evaluar la efectividad de la vacunas contra la COVID-19 de Moderna en personas que vivían con el VIH.

La investigación de Sisonke fue un subestudio de un estudio de mayor tamaño que evaluó la efectividad de una sola dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson. El subestudio evaluó las respuestas inmunitarias y las infecciones postvacunación en 1,200 trabajadores de la atención de la salud, incluso embarazadas y lactantes, o que tenían VIH. El estudio incluyo a 577 personas vacunadas con la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson, y los resultados sugieren una alta tasa de portadores incluso entre las que se sabía que estaban vacunadas.

"Los estudios de mayor tamaño se diseñaron para analizar datos sobre la intersección de las vacunas contra la COVID-19 y las personas que viven con el VIH, pero también nos están dando información útil sobre la ómicron y cómo su propagación difiere de la de variantes preocupantes anteriores", comentó en un comunicado de prensa del Consejo Sudafricano de Investigación Médica (South African Medical Research Council, SAMRC) la Dra. Glenda Gray, presidenta del SAMRC.

África subsahariana ha sido muy afectada tanto por el VIH como por la pandemia de COVID-19, apuntó el Dr. Nigel Garrett, director de Vacunas y Patogénesis del VIH del Programa de Investigación del Centro para el SIDA de Sudáfrica.

"Ubuntu y Sisonke nos proveerán datos importantes sobre la seguridad, la dosificación y la efectividad de las vacunas, pero ya nos están ayudando a comprender mejor la forma en que este virus puede cambiar y cómo estos cambios afectan a la transmisión y la gravedad. Es esencial que sepamos cómo la ómicron y otras variantes se propagan entre las personas inmunocomprometidas además de las que no lo son", planteó Garrett.

Los hallazgos preliminares de ambos estudios se publicaron en el servidor previo a la impresión medRxiv, y no se han sido revisados por profesionales.

"Todavía no hemos podido determinar cómo la vacunación afecta a la infección y la propagación asintomáticas", comentó Linda-Gail Bekker, directora del Centro de VIH Desmond Tutu de la Universidad de Ciudad del Cabo. "Debemos también crear estrategias para la detección rápida de los portadores asintomáticos, sobre todo en los centros de cuidados a largo plazo y los hospitales, donde podría ocurrir la transmisión a poblaciones de alto riesgo".

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: COVID-19 Prevention Network/South African Medical Research Council, news release, Jan. 7, 2022

Comparte tu opinión