Incluso los niños en edad preescolar quieren sentir 'pertenencia al grupo', encuentra un estudio

LUNES, 31 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Las personas no comprenden las normas sociales cuando nacen, pero los niños sí tienen un deseo de encajar con los demás desde una edad temprana, según un estudio reciente.

Los investigadores de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, encontraron que cuando se les pidió a los niños de 3 años que se comportaran de una forma en particular, y lo hicieron, no se estaban sometiendo solo para obedecer a un adulto, sino que estaban sumándose al grupo.

Incluso los niños en edad preescolar quieren sentir 'pertenencia al grupo', encuentra un estudio

Los niños comienzan a detectar las normas sociales no escritas, por ejemplo comer con un tenedor en lugar de sus manos o cubrir la boca al toser, desde muy pequeños, según el estudio.

Los investigadores pidieron a 104 niños en edad escolar, que tenían 3 años y medio, que jugaran al té. Al principio, le dieron a cada niño una calcomanía azul, y les dijeron que las personas con esa calcomanía de color formaban parte del mismo grupo.

Entonces, los investigadores observaron mientras los niños tomaban decisiones sobre los tés, los refrigerios, las tazas y los platos para el té, primero por su cuenta y luego tras escuchar las opciones de los demás.

A veces, otros miembros del equipo expresaban sus opciones como una cuestión de preferencia personal ("Para mi té de hoy, quiero este refrigerio"). Otras veces, las presentaban como una norma que todo el grupo compartía: "En los tés de la Duke, siempre usamos este tipo de refrigerio".

Tras escuchar las opciones de los demás, los niños usualmente mantenían su primera opción. Pero, un 23 por ciento de las veces, cambiaban a la opción de otro. Cuando lo hacían, era más probable que la aceptaran cuando una opción se presentaba como una norma grupal, en lugar de solo una preferencia personal.

Esto fue cierto incluso cuando la otra persona era un niño, y no un adulto. Los investigadores dijeron que esto sugiere que los niños no actuaban simplemente por el deseo de imitar a los adultos u obedecer a la autoridad.

El primer autor, Leon Li, un estudiante doctoral de psicología y neurociencia, es miembro del Laboratorio Tomasello de la Duke.

Dijo que los hallazgos respaldan a una idea propuesta por el director del laboratorio, Michael Tomasello, un profesor de psicología y neurociencias, y sus colaboradores, sobre la forma en que los niños desarrollan el razonamiento moral, que diferencia a los humanos de los demás animales.

Cuando un adulto le dice a un bebé o un niño pequeño "no se pega", el niño en general obedece por deferencia a esa persona, según los investigadores. Pero su forma de pensar cambia con el tiempo. Comienzan a comprender que las pistas como "no se pega" son algo más abarcador, que provienen del grupo, y actúan por un sentimiento de conexión e identidad compartida, señalaron los investigadores.

"Cada cultura tiene sus acciones que se deben y no se deben realizar", dijo Li en un comunicado de prensa de la universidad.

Los hallazgos aparecen en la edición del 26 de mayo de la revista PLOS ONE.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre cómo comunicarse con sus hijos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Duke University, news release, May 27, 2021

Comparte tu opinión