Incluso los golpes en la cabeza que no llegan a ser una conmoción afectan a la vista de los jóvenes jugadores de fútbol americano

Incluso los golpes en la cabeza que no llegan a ser una conmoción afectan a la vista de los jóvenes jugadores de fútbol americano

JUEVES, 20 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Una nueva investigación sobre 12 jugadores de fútbol americano de secundaria a quienes se dio seguimiento durante una temporada encontró que los impactos repetidos en la cabeza afectaban a la vista de los chicos, aunque esos golpes no resultaran en una conmoción cerebral.

Los investigadores de la Universidad de Indiana (IU) enfatizaron que los cambios en la vista parecían ser temporales.

Pero dado que las pruebas de la vista son parte de ciertos protocolos de evaluación del daño cerebral, el hecho de que los ojos pudieran verse afectados por los golpes en la cabeza pone en duda la precisión de dichas pruebas, añadieron.

"Encontramos una respuesta oculomotora [del ojo] exclusiva a los impactos en la cabeza, y nos dimos cuenta de que todavía tenemos mucho que aprender sobre la respuesta del cerebro al traumatismo", comentó en un comunicado de prensa de la universidad el investigador principal, Keisuke Kawata, profesor asistente de la Facultad de Salud Publica de la IU en Bloomington.

Hace mucho que se sabe que las conmociones pueden tener efectos graves y duraderos en el cerebro, sobre todo en el cerebro adolescente que todavía sigue en desarrollo. Esto incluye los problemas de la vista, advirtió el Dr. Howard Pomeranz, que no participó en el nuevo estudio.

"Las conmociones con frecuencia resultan en alteraciones en la capacidad de enfocarse de cerca o la capacidad de mover ambos ojos al mismo tiempo", explicó Pomeranz, director de neurooftalmología en Northwell Health en Great Neck, Nueva York.

"Esto ocurre debido al daño que sucede en partes del cerebro que son importantes para iniciar esas actividades de enfoque", dijo Pomeranz.

¿Y qué pasa con los golpes en la cabeza más leves que son "subconmocionales"? Utilizando un dispositivo de alta tecnología integrado en cada uno de los protectores bucales de los 12 jóvenes jugadores, el equipo de Kawata registró un total colectivo de más de 8,000 de esos golpes a lo largo de la temporada de fútbol americano.

También evaluaron los ojos de cada chico, buscando cambios en lo que los especialistas en la vista llaman "el punto próximo de convergencia". Se trata de la capacidad de llevar un objeto lo más cerca posible de los ojos antes de que parezca "duplicarse".

El equipo de la Indiana encontró que la medida del punto próximo de convergencia aumentó en hasta un tercio tras los impactos subconmocionales frecuentes en la cabeza.

Pero de alguna forma, los ojos de los jugadores también comenzaron a reajustarse. Más o menos a partir de la mitad de la temporada, el punto próximo de convergencia de cada jugador comenzó a volver a su nivel normal previo a la temporada, encontraron los investigadores. Esto sucedió aunque los golpes en la cabeza continuaron a medida que la temporada avanzaba.

"Basándonos en nuestros estudios anteriores, pensábamos que el punto próximo de convergencia estaría afectado durante la temporada completa", señaló Kawata. "En vez de eso, el punto próximo de convergencia había vuelto al punto de referencia normal en el cuarto final de la temporada, cuando los jugadores se esfuerzan al máximo para llegar a la etapa de las eliminatorias".

Pero aunque el efecto en la vista pareció ser temporal, de cualquier forma podría haber implicaciones para la evaluación de las conmociones cerebrales.

Esto se debe a que una prueba ocular que mide el punto próximo de convergencia forma parte del examen estándar que se utiliza para determinar el daño cerebral subconmocional.

"Nuestro estudio sienta las bases para una comprensión de la utilidad, o las limitaciones, de la convergencia como biomarcador clínico para entender los golpes subconmocionales agudos y crónicos", planteó el coautor del estudio, Steve Zonner, médico del deporte en la Washington Township Medical Foundation.

El Dr. Mark Fromer es oftalmólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Dijo que el estudio ofrece una información nueva e importante.

"Los jugadores de fútbol americano de secundaria sufren cientos de lesiones por impactos en la cabeza en cada temporada", dijo, así que "es importante comprender el daño que esos eventos pueden provocar".

Basándose en la investigación de Indiana, parece que el sistema visual sí sufre un daño a partir de los impactos en la cabeza, pero "puede continuar recuperándose y adaptándose incluso si sigue sufriendo eventos subconmocionales repetidos", añadió Fromer.

El estudio se publicó en la edición del 20 de diciembre de la revista JAMA Ophthalmology.

Más información

Para más información sobre las lesiones oculares, visite la Academia Americana de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión