Incluso cuando cuentan con seguro, la enfermedad cardiaca puede llevar a las familias pobres a la bancarrota

Incluso cuando cuentan con seguro, la enfermedad cardiaca puede llevar a las familias pobres a la bancarrota

JUEVES, 5 de julio de 2018 (HealthDay News) -- En Estados Unidos, la enfermedad cardiaca puede llevar a una familia pobre a la ruina económica aunque tenga seguro de salud, encuentra un nuevo estudio.

Una de cada cuatro familias de bajos ingresos con alguien que sufría de enfermedad de la arteria coronaria tenía gastos de desembolso que superaban por mucho sus medios, encontraron los investigadores. Y esas familias tenían tres veces más probabilidades que las familias de ingresos medianos o altos a tener esas cargas financieras altas.

"Debemos enfocarnos en el seguro de salud que se ofrece a esas familias", planteó el autor principal del estudio, el Dr. Rohan Khera, investigador en cardiología en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas.

"Debemos trabajar en garantizar que el seguro logre la meta que se supone que busca", añadió.

Los seguros de salud privados fueron el principal motivo de los altos costos de desembolso, que incluyen a las primas, los copagos, los deducibles y los medicamentos esenciales, dijo Khera.

Esos costos fueron particularmente altos para las personas que compraban un seguro por sí mismas. A los que tenían seguro a través de su empresa o Medicaid les iba mejor, apuntó.

Aunque la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, también conocida como Obamacare) limita los gastos de desembolso, esos límites no reflejan la realidad financiera de las familias con unos ingresos bajos, lamentó Khera.

El problema empeorará si la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio se debilita y las primas, copagos y costos de recetas siguen aumentando, explicó Khera. Además, millones que tienen seguro de salud lo perderán.

"Lo que es incluso peor, la gente podría prescindir de la atención", advirtió.

Khera apuntó que la enfermedad cardiaca es una afección crónica que requiere de una atención constante, de forma que los costos nunca acaban, y los presupuestos estrechos no encuentran alivio.

Usando datos de encuestas de 2006 a 2015, el equipo de Khera identificó a más de 22,500 adultos con enfermedad cardiaca en 20,600 familias.

En ese grupo, los ingresos familiares anuales promedio eran de 57,143 dólares. Su costo de desembolso promedio: 4,415 dólares, según el informe.

En 1 de cada 10 familias con ingresos bajos, los costos médicos relacionados con la enfermedad cardiaca consumían un 40 por ciento de sus ingresos anuales disponibles, provocando una catástrofe económica, señalaron los autores del estudio.

Además, las probabilidades de una carga catastrófica eran 9 veces mayores en los hogares con unos bajos ingresos que entre las familias con unos ingresos medianos y altos, mostraron los hallazgos.

Para todas las familias que cuidan de alguien con una enfermedad cardiaca, las primas de seguro y los medicamentos recetados son los mayores costos de la atención de la salud, dijo Khera.

En 2014 y 2015, casi un 22 por ciento de las familias con unos ingresos bajos con un seguro de salud experimentaron una carga financiera alta, y casi un 10 por ciento tuvieron costos de desembolso catastróficos, reportaron los investigadores.

El Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención Yale-Griffin en Derby, Connecticut, dijo que "en comparación con casi todos los países que son nuestros iguales, la cobertura de seguro de salud en EE. UU. es frugal, desigual, contenciosa y para muchos, miserable".

Este estudio demuestra con claridad cómo "esa disfunción y discordia conspiran para añadir el problema de la desesperación financiera al problema de la enfermedad cardiovascular", comentó Katz.

Lamentablemente, añadió, casi todas las noticias del estudio son malas.

"Las tasas de enfermedad cardiovascular, una afección que se puede prevenir casi del todo, son alarmantemente altas. Las tasas de pobreza son incluso más altas, e incluso más alarmantes. Y la cobertura de seguro, aunque falta del todo con menos frecuencia que antes de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, con demasiado frecuencia es inadecuada", dijo Katz.

Los avances médicos no arreglarían esta situación tóxica, pero los cambios en las políticas pueden hacerlo, anotó.

"La recompensa por sobrevivir a una enfermedad cardiaca no debería ser la pobreza para la familia", señaló Katz.

El informe aparece en la edición en línea del 3 de julio de la revista JAMA Cardiology.

Más información

La Kaiser Family Foundation ofrece más información sobre los costos de la atención de la salud para los pobres.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión