Hay un riesgo bajo de que la madre transmita la COVID a su hijo recién nacido

LUNES, 26 de abril de 2021 (HealthDay News) -- El riesgo de transmisión de la COVID-19 entre la madre y el bebé recién nacido es bajo, pero la enfermedad puede provocar parto prematuro en las mujeres embarazadas, señalan los investigadores.

El nuevo estudio observó a 255 bebés nacidos en Massachusetts el año pasado, de madres con una prueba positiva de COVID-19 reciente.

Hay un riesgo bajo de que la madre transmita la COVID a su hijo recién nacido

Apenas alrededor de un 2 por ciento del 88 por ciento de los bebés que recibieron pruebas de la COVID-19 tuvieron un resultado positivo.

Pero un empeoramiento de la enfermedad por la COVID-19 en las futuras madres explicó alrededor de tres cuartas partes de los partos prematuros en el grupo del estudio. El nacimiento prematuro aumenta el riesgo de complicaciones a corto y a largo plazo en los bebés, lo que incluye dificultades respiratorias, problemas de salud crónicos y discapacidades del desarrollo.

El estudio se publicó en la edición en línea del 23 de abril de la revista JAMA Network Open.

"Encontramos que, de los bebés nacidos de madres con COVID-19, muy pocos bebés tuvieron un resultado positivo en la prueba", comentó en un comunicado de prensa del Centro Médico Beth Israel Deaconess la autora sénior del estudio, la Dra. Mandy Brown.

"Más bien, el impacto de salud adverso de la COVID-19 materna en el recién nacido se debió al parto prematuro, que en general fue provocado por el empeoramiento de la enfermedad de la madre. Nuestros hallazgos respaldan la necesidad de una toma de decisiones sopesada y colaboradora respecto al momento del parto en el ámbito de la enfermedad materna por la COVID-19", añadió Belfort, profesora asociada de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

El estudio también encontró que los recién nacidos de "madres socialmente vulnerables" (las de unos vecindarios más pobres) tenían un mayor riesgo de un resultado positivo de COVID-19. Esto podría deberse a que estas madres tienen menos acceso a la atención y se enfrentan a la discriminación de los proveedores de atención de la salud, según los investigadores.

La discriminación también podría provocar un estrés crónico, lo que puede reducir la capacidad del sistema inmunitario de combatir a los virus, anotaron.

La coautora del estudio, la Dra. Asimenia Angelidou, comentó que "previmos que el modo del parto o el grado de enfermedad materna aumentaría el riesgo de infección del recién nacido, pero nos sorprendió encontrar que no fue así". Angelidou es neonatóloga del Centro Médico Beth Israel Deaconess.

"Aunque las tasas bajas de infección neonatal que observamos son tranquilizadoras, es importante que los proveedores permanezcan atentos", añadió. "Incluso durante las emergencias de salud pública, como la pandemia en curso, los proveedores deben monitorizar las señales de enfermedad con cuidado en los recién nacidos, al mismo tiempo que también intentan evitar los partos prematuros innecesarios, que plantean unos riesgos inherentes tanto para la madre como para el niño".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19 y el embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Beth Israel Deaconess Medical Center, news release, April 23, 2021

Comparte tu opinión