¿Hay un centro de 'toma de riesgos' en el cerebro?

VIERNES, 29 de enero de 2021 (HealthDay News) -- ¿Por qué una persona toma muchos riesgos, mientras que otra actúa con una mayor precaución?

Los investigadores se acercan a encontrar una respuesta en un nuevo estudio, que muestra que la conducta de toma de riesgos podría relacionarse con unas características del cerebro.

¿Hay un centro de 'toma de riesgos' en el cerebro?

El estudio encontró que no hay un área única del riesgo en el cerebro. Más bien, hay muchas regiones en que la anatomía de las personas que toman riesgos está alterada. Pero hay unas conexiones entre los genes, unos niveles más bajos de materia gris y la conducta riesgosa, concluyeron los investigadores.

"Las personas tienen distintas tendencias a implicarse en conductas que pongan su salud en riesgo o que conlleven incertidumbres sobre el futuro", comentó en un comunicado de prensa de la Universidad de Pensilvania el autor sénior, Gideon Nave, profesor asistente de mercadeo de la Facultad Wharton de la universidad.

El equipo de la investigación reunió los escáneres cerebrales y datos genéticos de más de 12,600 personas de ascendencia europea, y luego de 13,000 personas más. Todas tenían de 40 a 69 años, y estaban inscritas en el UK Biobank.

Los investigadores utilizaron las conductas riesgosas reportadas por los mismos participantes (fumar, beber alcohol, la promiscuidad sexual y la conducción por encima del límite de velocidad) para crear un indicador general de la tolerancia al riesgo.

Estimaron la relación entre el volumen total de la materia gris de todo el cerebro y la puntuación de tolerancia al riesgo. Una mayor tolerancia al riesgo se correlacionó con un volumen total de materia gris más bajo, apuntaron los investigadores, aunque solo se observó una asociación. La materia gris realiza las funciones básicas del cerebro.

El equipo de investigación también observó cuáles áreas específicas del cerebro mostraban la relación más firme entre la toma de riesgo y la materia gris reducida. Encontraron los vínculos previstos entre el riesgo y la amígdala, que está implicada en el miedo y la emoción, pero también encontraron vínculos con otras regiones, como el hipocampo, que crea los nuevos recuerdos, y el cerebelo, que está implicado en el equilibrio y la coordinación, y que hace mucho que se sospecha que tiene que ver con la toma de decisiones.

Los investigadores también desarrollaron una puntuación de riesgo para intentar hacer conexiones entre los genes, el cerebro y la conducta, usando un estudio de asociación de todo el genoma con casi 300,000 personas.

Encontraron que la puntuación de riesgo explicaba un 3 por ciento de la variación en la conducta riesgosa. Se correlacionó con el volumen de materia gris en tres áreas del cerebro, y los investigadores determinaron que las diferencias en la materia gris en esas ubicaciones implicaban alrededor del 2 por ciento de la disposición genética a la conducta riesgosa.

"Parece que la materia gris de esas tres regiones traduce una tendencia genética en una conducta real", señaló el coautor, Philipp Koellinger, de la Universidad Libre de Ámsterdam.

Los hallazgos se publicaron en línea en la revista Nature Human Behaviour.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. ofrece información básica sobre el cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Pennsylvania, news release, Jan. 28, 2021

Comparte tu opinión