Hay pocas evidencias de que las cremas analgésicas funcionen

Hay pocas evidencias de que las cremas analgésicas funcionen

MARTES, 5 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- A pesar de su amplio uso, las cremas y geles comerciales para el dolor no hacen gran cosa ante el dolor crónico, afirma un informe reciente.

De hecho, el estudio financiado por el gobierno, encargado por el Congreso de EE. UU., encontró que esas cremas y geles no eran mejores que los placebos, apuntaron los investigadores.

"Nuestro estudio de casi 400 pacientes con dolor sugiere que se está engañando a las personas que usan esas cremas y geles magistrales, porque no hay evidencias científicas que respalden a un beneficio", comentó el autor sénior del estudio, el Dr. Steven Cohen, director de investigación del dolor en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

Los productos pueden costar desde 20 dólares a miles de dólares por tubo, y cada año en Estados Unidos se gastan miles de millones de dólares en ellos, apuntaron los investigadores.

Alrededor de un tercio de los adultos de EE. UU. sufren de dolor crónico, lo que resulta en unos costos de atención de la salud directos e indirectos de unos 600 mil millones de dólares al año, según Cohen, quien también es profesor de anestesiología y medicina de la atención crítica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Las cremas y los geles magistrales típicamente contienen uno o más anestésicos, analgésicos, sedantes, antidepresivos, anticonvulsivos o relajantes musculares.

El estudio fue realizado de agosto de 2015 a febrero de 2018, e incluyó a 399 participantes de 18 a 90 años de edad. Casi un 43 por ciento eran militares activos, y los demás participantes eran militares jubilados o dependientes, por ejemplo los cónyuges.

Todos los participantes tenían dolor en áreas específicas, por ejemplo la cara, la espalda, los glúteos, el cuello, el abdomen, el pecho, la ingle y/o hasta dos extremidades. El periodo promedio durante el cual habían sufrido de dolor era de 6.7 años.

Tenían tres tipos de dolor: dolor neuropático, provocado por una enfermedad o por daño en los nervios, por ejemplo la culebrilla o la diabetes; dolor nociceptivo o no neuropático, provocado por lesiones en el tejido, por ejemplo quemaduras y esguinces; y dolor mixto, provocado por daño en los nervios y en los tejidos, por ejemplo ciertos tipos de dolor de espalda.

Se pidió a los pacientes que se aplicaran una crema magistral o una crema placebo (no sabían cuál usaban) tres veces al día en el área afectada, y que hicieran registros en un diario del dolor dos veces al día. Los diarios se usaron para medir los resultados.

Tras el final del periodo de tratamiento, el estudio no encontró ninguna diferencia estadísticamente significativa en las reducciones en las puntuaciones de dolor entre los usuarios del placebo y de las cremas magistrales.

Es posible que las ligeras mejoras que experimentaron todos los participantes se debieran al efecto placebo, anotó Cohen.

"Con el número de participantes de la investigación, que se estudiaron tanto tiempo como el que estudiamos, deberíamos haber podido observar una diferencia estadísticamente significativa en la reducción del dolor si esas cremas en realidad funcionaran", apuntó Cohen en un comunicado de prensa de la Hopkins.

"Pero no vimos eso en nuestros datos", añadió. "La reducción en el dolor que observamos en los pacientes que fueron tratados con la crema analgésica fue casi la misma reducción del dolor que observamos con el placebo: simplemente no hubo una diferencia de un tamaño suficiente como para que la reducción alcanzara la significación científica".

El estudio aparece en la edición del 5 de febrero de la revista Annals of Internal Medicine.

Los participantes del estudio eran elegibles para la cobertura en TRICARE, un plan de seguro de salud provisto por el Departamento de Defensa de EE. UU., que cubre a los militares activos y jubilados y a sus familiares.

TRICARE gastó 259 millones de dólares en cremas analgésicas magistrales en el año fiscal de 2013, y ese costo aumentó a 746 millones de dólares en 2014. En el primer mes de 2015, el Departamento de Defensa gastó unos 6 millones de dólares al día en esos fármacos. En 2015, la Parte D de Medicare pagó más de 500 millones de dólares por las cremas, añadieron los investigadores.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. tiene más información sobre el dolor crónico.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión