SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Hay más adolecentes que vapean y menos que fuman; el uso de marihuana se mantiene estable

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -

JUEVES, 14 de diciembre de 2017 (HealthDay News) -- Una cantidad menor de adolescentes estadounidenses fuman cigarrillos, pero hay más que vapean, muestra un nuevo informe.

Al mismo tiempo, el uso de marihuana se ha mantenido constante, y sigue siendo más popular que los cigarrillos; una buena noticia es que el mal uso de analgésicos opiáceos, como OxyContin, en realidad se ha reducido entre los adolescentes.

En 2017, más de 1 de cada 4 estudiantes de último año de secundaria dijeron que habían vapeado en el año anterior, y la mayoría aparentemente no sabían que estaban jugando con un producto potencialmente adictivo.

Casi un 28 por ciento de los estudiantes de decimosegundo curso reportaron probar un cigarrillo electrónico u otro dispositivo de vapeo en 2016, según resultados de la encuesta Monitoring the Future (Monitorizando el futuro) de 2017, patrocinada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU.

Pero cuando se les preguntó qué habían inhalado cuando vapeaban, un 52 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria respondieron que "solo un sabor". Solo un 33 por ciento dijeron que habían inhalado un vapor que contenía nicotina.

"Ni se dan cuenta de que lo que usan es un producto de tabaco", lamentó Erika Sward, vicepresidenta asistente de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

Los cigarrillos electrónicos contienen menos sustancias nocivas que los productos tradicionales de tabaco, y podrían resultar útiles para ayudar a los adultos a dejar de fumar, apuntó el Dr. Wilson Compton, subdirector del NIDA.

Pero "es muy distinto cuando se habla de jóvenes que quizá no hayan usado ningún otro producto de tabaco", apuntó Compton. "En lugar de ser una compensación, podría ser una entrada a lo que sabemos que puede ser un hábito tremendamente nocivo para toda la vida. Los jóvenes que comienzan a vapear pasan a fumar tabaco con más frecuencia que los que nunca han usado cigarrillos electrónicos".

Sward dijo que los resultados de la encuesta "de verdad subrayan por qué se requieren medidas agresivas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) [de EE. UU.]" respecto a la regulación de los cigarrillos electrónicos.

Pero la FDA anunció en julio que iba a retrasar su revisión de los productos de vapeo que ya están en el mercado cinco años más, anotó Sward.

"Ese retraso de cinco años en realidad conserva todos los productos que ya están en el mercado que tienen sabores y que son atractivos para los jóvenes", lamentó Sward. "[La] decisión de la FDA de retrasar una verdadera supervisión tendrá consecuencias significativas".

La encuesta tuvo noticias más positivas respecto al tabaquismo y al abuso de analgésicos recetados de los adolescentes.

Poco más de un 4 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria reportaron fumar cigarrillos a diario, una reducción con respecto a más de un 24 por ciento en 1997, mostró la encuesta.

La reducción en la cantidad de adolescentes que fuman cigarrillos "es una sorprendente historia de salud pública a lo largo de los últimos 20 años. En una sola generación, hemos tenido un impacto inmenso", aseguró Compton.

Sin embargo, hay más estudiantes de decimosegundo curso que reportan ahora el uso diario de marihuana (casi un 6 por ciento) que los que reportan fumar tabaco, encontró la encuesta.

Pero los adolescentes están usando analgésicos recetados con mucha menos frecuencia. El mal uso que realizaron de ellos el año anterior se redujo a poco más de un 4 por ciento, frente a un máximo de un 9.5 por ciento en 2004.

Es probable que la reducción en el abuso de los analgésicos se relacione con la respuesta general a la crisis de los opiáceos en EE. UU, planteó Compton. Se están emitiendo menos recetas de opiáceos en un esfuerzo por controlar la tendencia al abuso que ha acabado con miles de vidas, y eso significa que hay menos pastillas disponibles para su mal uso.

En la encuesta hay evidencias que respaldan esa teoría. Apenas un 36 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria dijeron que los medicamentos eran fácilmente disponibles, frente a más de un 54 por ciento en 2010.

El uso de marihuana es más o menos el mismo que en 2015: alrededor de un 24 por ciento de los adolescentes han probado la marihuana al menos una vez en el año anterior, reveló la respuesta.

Quizá esto no parezca una victoria, pero en realidad lo es, afirmó Compton. No ha habido un aumento en el uso de marihuana de los adolescentes, aunque la legalización de la marihuana se está ampliando estado por estado en todo el país.

"A pesar de unas actitudes muy permisivas y una falta de preocupación sobre los daños de la marihuana, las tasas en realidad no han aumentado", señaló Compton. "El hecho de que no hayan subido nos sorprende un poco a la mayoría".

Los casos de atracones de bebida, haber consumido cinco o más bebidas alcohólicas de seguido en las dos semanas anteriores, también se han estabilizado, mostró la encuesta.

En general, más de 43,700 estudiantes participaron en la encuesta de este año, que ha medido los reportes del uso de medicamentos y drogas, alcohol y cigarrillos de los adolescentes desde 1975.

Más información

Para más información sobre la encuesta Monitoring the Future, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad