Hacer muchas horas extras podría disparar su presión arterial

Hacer muchas horas extras podría disparar su presión arterial

JUEVES, 19 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Pasar largas horas trabajando no es favorable para su presión arterial, sugiere un nuevo estudio canadiense.

El estudio de cinco años monitorizó la cantidad de horas que trabajaron y la presión arterial de 3,500 trabajadores administrativos de tres instituciones públicas de la provincia de Quebec.

En comparación con los que trabajaban menos de 35 horas por semana, los que trabajaban 49 horas o más por semana tenían un riesgo un 70 por ciento más alto de lo que se conoce como hipertensión "enmascarada", que es una hipertensión que quizá no se detecte durante una cita médica de rutina, pero que se detecta cuando la presión arterial se monitoriza en el hogar.

Trabajar muchas horas extras también se vinculó con un riesgo un 66 por ciento más alto de hipertensión "sostenida", es decir, una hipertensión que se registra tanto dentro como fuera de los ámbitos de la atención de la salud.

El estudio no pudo probar causalidad, pero trabajar incluso algunas horas extras por semana pareció ser importar respecto a la salud cardiaca. Por ejemplo, las personas que trabajaban entre 41 y 48 horas por semana tenían un riesgo un 54 por ciento más alto de hipertensión enmascarada y un riesgo un 42 por ciento más alto de hipertensión sostenida, reportaron los investigadores en la edición del 19 de diciembre de la revista Hypertension.

La conexión exacta entre las horas extras y una presión arterial más alta no está clara, señaló el autor del estudio, Xavier Trudel.

"El vínculo entre un horario laboral extenso y la hipertensión en el estudio fue más o menos igual en los hombres y en las mujeres", anotó Trudel. Trudel es profesor asistente en el departamento de medicina social y preventiva de la Universidad de Laval, en la ciudad de Quebec.

En sus cálculos, el equipo de Trudel tomó en cuenta otros factores, como la edad, el tipo de trabajo y si la persona fumaba o era obesa.

El estudio también tomó en cuenta el "estrés laboral", señaló Trudel en un comunicado de prensa de la revista. El estrés laboral se definió como "una combinación de unas altas exigencias en el trabajo y una baja autoridad para la toma de decisiones", dijo.

"Las investigaciones futuras podrían examinar si las responsabilidades familiares, como el número de hijos, los deberes en el hogar y el rol en el cuidado de los hijos de un trabajador, podrían interactuar con las circunstancias laborales para explicar la hipertensión", planteó Trudel.

En general, un 19 por ciento de los trabajadores tenían una hipertensión sostenida, incluyendo a los que ya tomaban antihipertensivos. Más de un 13 por ciento de los trabajadores tenían una hipertensión enmascarada, y no recibían tratamiento para la hipertensión.

Los investigadores enfatizaron que el nuevo estudio solo incluyó a trabajadores administrativos, de forma que los hallazgos "quizá no reflejen el impacto en la hipertensión del trabajo en turnos o de las posiciones con unas exigencias físicas mayores".

La moraleja, según Trudel, es que "las personas deben ser conscientes de que trabajar unas largas horas podría afectar a la salud de su corazón, y que si trabajan en un horario prolongado, deben preguntar al médico sobre la monitorización de su presión arterial a lo largo del tiempo con un monitor portátil", planteó Trudel.

Dos expertos en la salud del corazón se mostraron de acuerdo con ese consejo.

Los nuevos hallazgos "amplían nuestra base de conocimientos sobre el impacto del trabajo excesivo y los factores estresantes del estilo de vida en nuestra salud", comentó el Dr. Benjaimin Hirsh, director de cardiología preventiva del Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

La hipertensión "enmascarada", en particular, puede ser un asesino silente, advirtió Hirsh, pero se puede diagnosticar fácilmente mediante el uso de un monitor portátil de la presión arterial en casa.

El Dr. Satjit Bhusri es cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Dijo que el nuevo estudio muestra que "si no se trata y no se reconoce, [la hipertensión enmascarada] pone a los pacientes en un mayor riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares". Por ese motivo, "es importante obtener un historial social y laboral preciso de nuestros pacientes", señaló.

Según los autores del estudio, casi la mitad de los estadounidenses de a partir de 18 años tienen hipertensión, que es un factor importante en más de 82,000 muertes al año. Alrededor de un 15 a un 30 por ciento de los adultos de EE. UU. tienen hipertensión enmascarada.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión