¿Mala reacción a un tatuaje nuevo? Esto es lo que debes hacer

¿Mala reacción a un tatuaje nuevo? Esto es lo que debes hacer
| Foto: ISTOCK

La mayor preocupación que una persona por lo general siente al hacerse un tatuaje es qué aspecto tendrá. Pero a veces, un tatuaje también puede llevar a algo peor que el arte corporal malo, advierte una experta.

Si sufre de problemas en la piel tras hacerse un tatuaje, visite a un dermatólogo y avise al artista del tatuaje, dijo la Dra. Marie Leger, dermatóloga en la ciudad de Nueva York.

Alrededor de un 10% de las personas sufren una complicación tras un tatuaje. Entre las complicaciones comunes se encuentran infecciones, reacciones alérgicas y el empeoramiento de una afección cutánea existente, como la psoriasis o el eczema, según Leger.

Otra complicación potencial es la sarcoidosis, una enfermedad autoinmune que puede afectar a la piel y a otros órganos. La primera señal podrían ser bultos en el lugar del tatuaje.

Las infecciones son la más común en un plazo de unos pocos días o semanas tras tatuarse. Pueden provocar enrojecimiento y dolor alrededor del lugar del tatuaje (no solo en la tinta en sí), además de supuración, costras y pus, señaló Leger.

"Si experimenta esos síntomas tras tatuarse, vaya el médico de inmediato, porque las infecciones pueden ser bastante graves", advirtió en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology).

Las infecciones pueden ser provocadas por tinta contaminada, una aplicación no estéril o unos cuidados posteriores inadecuados, explicó Leger.

Las alergias y la sarcoidosis pueden ocurrir entre meses y años más tarde. Las señales incluyen picazón, bultos, escamas, inflamación periódica o que el tatuaje se eleve. SI desarrolla esos síntomas, vaya al dermatólogo, aconsejó.

Si sufre problemas, es buena idea notificar al artista del tatuaje, añadió Leger.

"Es importante que los artistas sepan si los pacientes particulares tienen complicaciones, para que puedan participar en la evaluación de lo que está sucediendo", planteó.

Leger también sugirió que las personas con afecciones crónicas de la piel o antecedentes de cáncer de piel hablen con un dermatólogo antes de hacerse un tatuaje. Las personas con psoriasis deben ser conscientes de que podrían desarrollar un parche de psoriasis en el tatuaje, y las que tienen lunares deben evitar aplicarse tinta en los mismos.

"No hay datos firmes que muestren que los tatuajes aumenten el riesgo de cáncer de piel, pero pueden hacer que la detección sea más difícil", dijo Leger.

Se estima que casi un 40% de las personas nacidas tras 1980 en Estados Unidos tienen tatuajes.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre los tatuajes.

Comparte tu opinión