Guía para el alivio del dolor tras una cirugía de reemplazo de rodilla o cadera

VIERNES, 21 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Ponerse una rodilla o una cadera nueva puede cambiarle la vida, pero primero hay que pasar por la recuperación postquirúrgica.

Los expertos señalan que una combinación de los medicamentos correctos y algunos otros consejos harán que sea más fácil.

Guía para el alivio del dolor tras una cirugía de reemplazo de rodilla o cadera

En este caso, como técnica mnemónica resulta útil aprenderse las siguientes siglas: RHCE. Son las iniciales de reposo, hielo, compresión y elevación.

Es importante reposar tras la cirugía, según la Asociación Americana de Cirujanos de Rodilla y Cadera (American Association of Hip and Knee Surgeons). Escriba en su diario, escuche música o pruebe alguna otra técnica de relajación si le es difícil no estar de pie.

Aplique compresas de hielo durante 20 a 30 minutos a la vez, y entonces haga un descanso de 30 minutos antes de volver a aplicarla para ayudar con la hinchazón en el área de la cirugía. La compresa fría o de hielo no debe tocar la piel directamente: protéjase con una toalla o una venda flexible para prevenir el congelamiento.

Una manga de rodilla o una venda de compresión también puede ser útil, recomendaron los cirujanos. La compresión reduce la hinchazón, pero se debe aplicar con suavidad. Si su pie se entumece o se siente frío al tacto, se está apretando demasiado, según un comunicado de prensa de la asociación.

La elevación podría consistir en recostarse y levantar la pierna en una almohada u otro material blando. Su pie debe estar por encima del nivel del corazón.

La actitud también hace una diferencia, apuntaron los expertos. En general, un paciente sufre menos cuando cree que el dolor es manejable.

Varios medicamentos no opioides pueden ser útiles, sin los mismos riesgos de adicción. Entre los fármacos comunes que se usan tras un reemplazo de articulación se encuentran los antinflamatorios no esteroides (AINE), el acetaminofén, los relajantes musculares y medicamentos que se dirigen al dolor nervioso.

Un cirujano puede proveer indicaciones para el uso de AINE tanto recetados como de venta libre. Entre los recetados se encuentran meloxicam (Mobic), voltarén (Diclofenac), indometacina (Indocin) y celecoxib (Celebrex). Entre los medicamentos de venta libre se incluyen ibuprofeno o naproxeno (como Advil, Motrin o Aleve). La aspirina se puede usar para reducir el riesgo de un coágulo sanguíneo.

El acetaminofén, o Tylenol, es otro medicamento efectivo contra el dolor y la fiebre, que se puede usar en combinación con AINE u otros analgésicos. La combinación de acetaminofén más AINE puede proveer un control del dolor más efectivo que cualquiera de los dos medicamentos por su cuenta.

Los relajantes musculares pueden aliviar el dolor relacionado con los espasmos musculares. Dos relajantes musculares comunes son metocarbamol (Robaxin) y ciclobenzaprina (Flexeril).

Los medicamentos para el dolor nervioso también pueden ayudar. La gabapentina (Neurontin) o la pregabalina (Lyrica) pueden dirigirse al dolor nervioso y reducir la cantidad de opioides que se necesitan tras un reemplazo de articulación.

Su cirujano podría recetarle opioides, que quizá sean necesarios durante las seis primeras semanas tras una cirugía de reemplazo de articulación. Se usan de la forma más común antes o después de la fisioterapia, o cuando intenta calmar el dolor durante el sueño.

Hay varios opioides distintos, y su potencia difiere. Entre ellos se encuentran el tramadol (Ultram), la hidrocodona (Vicodin) y la oxicodona (Roxicodone, Percocet).

Estos opioides son altamente adictivos, debido a su capacidad de activar los "centros de recompensa" del cerebro. Tomar opioides con regularidad también hace que un paciente desarrolle tolerancia a los efectos analgésicos, y que requiera unas dosis más altas para aliviar el dolor.

No se recomienda un uso a largo plazo de opioides antes o después de una cirugía de reemplazo de articulaciones, aconsejaron los cirujanos.

Si un paciente usa múltiples tipos de medicamentos en conjunto con opioides a corto plazo para el dolor tras una cirugía, es menos probable que esto conduzca al abuso o a la adicción. Todas las pastillas no utilizadas deben tirarse en un centro de eliminación autorizado, lo que ayuda a prevenir el abuso.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre las cirugías de cadera y de rodilla.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Association of Hip and Knee Surgeons, news release

Comparte tu opinión