Fumar aumenta el riesgo de aneurismas en las mujeres

Fumar aumenta el riesgo de aneurismas en las mujeres

Fumar aumenta de forma significativa el riesgo de una mujer de unos aneurismas cerebrales potencialmente letales, advierte un estudio reciente.

Un aneurisma es una sección de una arteria que se abulta y sobresale. Si un aneurisma revienta, puede provocar una hemorragia letal.

El estudio incluyó a 545 mujeres, de 30 a 60 años, que se sometieron a escáneres del cerebro en cinco hospitales académicos y de investigación de gran tamaño en Estados Unidos y Canadá entre 2016 y 2018. Los escáneres mostraron que 152 de las mujeres tenían aneurismas cerebrales que no habían reventado.

En comparación con las que no fumaban, el riesgo de aneurismas fue cuatro veces más alto en las mujeres que fumaban, y siete veces más alto entre las que fumaban y tenían hipertensión.

El motivo más común del escáner cerebral entre las mujeres fue un dolor de cabeza persistente, que ocurrió en un 62.5 por ciento de las que tenían un aneurisma, en comparación con un 44 por ciento de las que no tenían un aneurisma, comentaron los autores del estudio.

La mayoría de los aneurismas se ubicaban en la arteria carótida, que es el vaso sanguíneo principal que conduce al cerebro.

Las mujeres con aneurismas cerebrales eran fumadoras más empedernidas que las que tuvieron un escáner cerebral normal (con un promedio de 20 frente a 12 cigarrillos al día) y habían fumado durante más tiempo (29 frente a 20 años, en promedio).

Un tercio de las mujeres con aneurismas cerebrales se sometieron a cirugías u otros procedimientos invasivos, mientras que dos tercios fueron asignadas a monitorización, según el estudio, que se publicó en la edición en línea del 27 de julio de la revista Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry.

"Se debe pensar en hacer más pruebas de detección [de los aneurismas cerebrales sin reventar] en las mujeres de 30 a 60 años que fuman cigarrillos", planteó en un comunicado de prensa de la revista el Dr. Christopher Ogilvy, del servicio de neurocirugía del Centro Médico Beth Israel Deaconess y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Se piensa que alrededor de 6.5 millones de personas de Estados Unidos tienen un aneurisma cerebral que no ha reventado. Entre los factores de riesgo se encuentran un aneurisma anterior, los antecedentes familiares, los quistes múltiples en los riñones (la enfermedad renal poliquística) y los trastornos de los tejidos conectivos. Las investigaciones anteriores sugieren que los aneurismas son más comunes en las mujeres y en los fumadores.

Comparte tu opinión