¿Fiebre Q? Peor para los humanos de lo que se pensaba

¿Fiebre Q? Peor para los humanos de lo que se pensaba

MARTES, 21 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Es probable que nunca haya oído hablar de la fiebre de Query (Q), pero la enfermedad bacteriana podría estar enfermando (y matando) a más estadounidenses de lo que se creía, sugiere un estudio reciente.

La fiebre Q, provocada por una bacteria que porta el ganado, es una enfermedad rara que se descubrió en 1947 y que se encuentra sobre todo en áreas secas y polvorientas de California y el Suroeste.

"La fiebre Q no se diagnostica lo suficiente en Estados Unidos", aseguró la investigadora principal, la Dra. Christine Akamine, profesora asistente de medicina en la Universidad de Loma Linda, en California. "Sospechamos que se debe a que la mayoría de los pacientes solo tienen síntomas leves y no se presentan para una evaluación clínica".

Pero su investigación reveló que más pacientes de lo previsto tenían casos graves de fiebre Q, y que el diagnóstico con frecuencia se retrasaba. Akamine dijo que una creciente concienciación sobre la enfermedad podría cambiar esta situación.

Las personas pueden contraer la fiebre Q mediante contacto directo con ganado que porte la bacteria, llamada Coxiella burnetii, o al inhalar las esporas que llevan el polvo y el viento.

En el estudio, Akamine y sus colaboradores recolectaron datos de pacientes hospitalizados con fiebre Q entre 2000 y 2016. Los pacientes vivían en un área polvorienta, seca y con mucho viento del sur de California, ideal para la propagación de la enfermedad.

De los 20 pacientes diagnosticados con fiebre Q, tres desarrollaron casos crónicos de la enfermedad y dos fallecieron, encontró el estudio.

La mayoría de los casos de fiebre Q son leves y se curan solos. Los síntomas, parecidos a los de la gripe (tos, dolor en el pecho, dolor de garganta, un sarpullido en la piel o síntomas gastrointestinales), comienzan en general de dos a tres semanas tras la exposición.

A veces, también ocurren neumonía y hepatitis, según la Asociación Nacional de Trastornos Raros (National Association for Rare Disorders).

"Algunos pacientes con ciertas afecciones cardiacas o vasculares podrían tener un riesgo particular de complicaciones graves de esta enfermedad", señaló Akamine.

Cuando se diagnostica, la fiebre Q puede curarse con antibióticos. Pero los casos graves pueden conducir a infecciones graves en el corazón y los vasos sanguíneos, y tener malos resultados, dijo Akamine.

Aunque 20 casos en un hospital a lo largo de más de una década quizá no parezcan muchos, los investigadores apuntaron que el número de casos crónicos y dos muertes son mucho más altos que el promedio nacional.

Aunque otros estudios han concluido que es raro que la fiebre Q se haga crónica, un 15 por ciento de los pacientes del estudio desarrollaron enfermedad crónica. Y la tasa de mortalidad es cinco veces más alta de lo que se había reportado antes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Aun así, Akamine sospecha que la fiebre Q está incluso más generalizada de lo que sugieren los hallazgos, porque su estudio solo incluyó a pacientes hospitalizados. La mayoría de las personas que se infectan no enferman lo suficiente como para buscar tratamiento.

Además, podrían existir varias formas de fiebre Q, algunas más letales que otras, y no todas destinadas a la cronicidad. Ningún acuerdo internacional define esas formas de la enfermedad, anotó Akamine.

El Dr. Marc Siegel, profesor de medicina del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York, revisó los hallazgos. Dijo que parece que el viento propaga la bacteria más lejos de lo que se pensaba.

"Pensábamos que la fiebre Q crónica era menos de un 5 por ciento, pero este estudio encontró un porcentaje mucho más elevado", indicó. "Necesitamos un diagnóstico mucho más rápido, y un tratamiento más temprano".

Los médicos que tratan a las personas en las áreas donde la fiebre Q es más común deben estar atentos a síntomas gripales sin explicación, apuntó Siegel. Los pacientes con esos síntomas deben recibir la prueba de la enfermedad, y quizá tomar antibióticos incluso antes de que lleguen los resultados de la prueba, añadió.

El informe aparece en la edición en línea del 20 de mayo de la revista American Journal of Tropical Medicine and Hygiene.

Más información

La Asociación Nacional de Trastornos Raros ofrece más información sobre la fiebre Q.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión