Estos consejos podrían facilitar la vacunación contra la COVID de los niños que temen a las agujas

VIERNES, 5 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- En todo el país, los niños de 5 a 11 años están preparándose para recibir su primera dosis de la vacuna pediátrica contra la COVID-19 recién aprobada de Pfizer.

Las agujas les dan miedo a la mayoría de los niños, pero unas simples medidas pueden ayudar a su pequeño a recibir las vacunas contra la COVID-19 con la menor cantidad de lágrimas posible, aseguran los expertos.

Estos consejos podrían facilitar la vacunación contra la COVID de los niños que temen a las agujas

En primer lugar, usted tiene que mentalizarse, aseguró la Dra. Vera Feuer, directora de psiquiatría de emergencia y de atención urgente de salud conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York.

"Antes de llevar a su hijo a vacunarse, primero revise su propia temperatura", planteó Feuer. "Asegúrese de que está calmado y presente de una forma objetiva y confiada, para que su hijo pueda sentirse bien y seguro al ponerse la vacuna. Los niños se dan cuenta del estrés y la ansiedad de sus padres, y es muy importante modelarles un buen afrontamiento".

Una vez usted tenga la mentalidad correcta, prepare a su hijo para lo que debe esperar en el consultorio del médico, farmacia o clínica comunitaria.

Es mejor que tenga esta conversación más o menos un día antes de la cita, y que sea completamente honesto sobre la experiencia, planteó la Dra. Catherine Pourdavoud, pediatra del Centro de Bienestar Pediátrico Calabasas en Calabasas, California.

"Debe fomentar la confianza del niño para las futuras vacunas y visitas al médico, así que es mejor no sorprender a su hijo el día de la vacuna, ni decirle que no le va a doler", señaló Pourdavoud.

El lenguaje es importante

Al mismo tiempo, realizar la conversación en palabras que sean menos aterradoras para los niños no tiene nada de malo, añadió Pourdavoud.

"Usar palabras como 'pinchazo' o 'pellizco' en lugar de 'inyección' o 'aguja' puede crear una experiencia más positiva para su hijo", aseguró Pourdavoud.

Asegúrese de que sea una conversación bidireccional, agregó Feuer. Pregúnteles sobre sus miedos e inquietudes relacionadas con las vacunas, y corrija cualquier información falsa que pudieran tener.

"Con los niños más pequeños o que estén particularmente asustados, practicar en casa con una muñeca o leer libros sobre el tema también puede ser útil para aliviar los temores", aseguró Feuer.

El día de la cita, asegúrese de ayudar a su hijo a sentir que tiene el mayor control posible sobre la experiencia, dijo Feuer.

"Todos nos sentimos mejor y menos ansiosos cuando nos sentimos en control", apuntó Feuer. "Deje que su hijo elija cualquier opción que le presenten. La camisa que use, el brazo para ponerle la vacuna, con quién va a la cita, qué llevar para consolarse o distraerse... encuentre y ofrezca opciones siempre que pueda, para que los niños puedan sentir que tienen la situación bajo control".

De hecho, pedirle a su hijo que elija un peluche, juguete o juego favorito para llevarlo puede ayudarlo a mantenerse calmado durante la vacunación, dijo Pourdavoud.

"Puede abrazar a su peluche o agarrar su mano cuando reciba el pinchazo", apuntó Pourdavoud. "Para los niños mayores, el consuelo quizá se encuentre en un teléfono o una tableta para ver un video o escuchar música antes y durante la inmunización. Incluso los pediatras aprueban el tiempo frente a las pantallas para distraerse durante las vacunas y procedimientos".

Convierta al pediatra en su aliado

Tanto Feuer como Pourdavoud recomendaron comunicarse con el pediatra de su hijo por adelantado, para crear el mejor plan para aliviar los miedos de su hijo y afrontar la vacuna.

"Implique a sus proveedores pediátricos para crear un plan y preparar a su hijo", aconsejó Feuer. "Tienen mucha experiencia en ayudar a los niños a afrontar momentos dolorosos como este".

Cuando le llegue el turno a su hijo, puede ofrecerle o permitirle que se siente en su regazo o que agarre su mano, recomendaron los expertos. Puede cantar una canción con su hijo, o hacer otra cosa que lo distraiga de la aguja.

El médico quizá también pueda aplicar una crema o un aerosol analgésicos antes de la vacuna, para reducir la sensación del pinchazo, dijo Pourdavoud. También hay dispositivos de vibración que ayudan a distraer al cerebro del niño del pinchazo de la aguja.

Y cuando todo haya acabado, asegúrese de recompensar a su hijo con elogios y atención.

"Después de que su hijo se vacune, felicítelo y alabe el magnífico trabajo que hizo y lo orgulloso que está de él", recomendó Pourdavoud. "Felicítelo, dele un abrazo cálido, o una pegatina".

"Quizá incluso pueda ir al parque de vuelta a casa y subirse a los columpios, comprar un premio especial como un libro nuevo, o compartir un helado para crear una memoria positiva de la experiencia", continuó. "Incluso aunque su hijo haya llorado o gritado, de cualquier forma felicítelo cuando haya acabado. A nadie le gustan las inyecciones, y su hijo fue muy valiente".

Más información

El Hospital Pediátrico de Colorado ofrece más información sobre cómo ayudar a su hijo a afrontar las vacunas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Vera Feuer, MD, director, emergency psychiatry and behavioral health urgent care, Cohen Children's Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Catherine Pourdavoud, MD, pediatrician, Calabasas Pediatrics Wellness Center, Calabasas, Calif

Comparte tu opinión