Es frecuente que no se informe a las mujeres sobre los efectos sexuales del tratamiento para el cáncer

MARTES, 25 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Cuando un hombre tiene un cáncer en un área que afecta a la función sexual, es probable que su médico lo hable con él.

Pero lo mismo no sucede cuando una mujer tiene un cáncer en un órgano sexual, según una investigación reciente. Los investigadores encontraron que a 9 de cada 10 hombres les preguntaron sobre su salud sexual, pero que apenas 1 de cada 10 mujeres recibieron la misma atención.

Es frecuente que no se informe a las mujeres sobre los efectos sexuales del tratamiento para el cáncer

"Parece haber una gran disparidad en la forma en que abordamos la disfunción sexual con nuestros pacientes, en que a las pacientes de sexo femenino se les pregunta con mucho menos frecuencia sobre los problemas sexuales que a los pacientes de sexo masculino", advirtió la autora principal, la Dra. Jamie Takayesu, médica residente en oncología de la radiación del Centro Oncológico Rogel de la Universidad de Michigan.

"Vemos esta tendencia nacionalmente en los ensayos clínicos, lo que es igual de importante", lamentó Takayesu.

Los hallazgos fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología de la Radiación (American Society for Radiation Oncology), en San Antonio.

En Estados Unidos, unas 13,000 mujeres son diagnosticadas cada año con un cáncer de cuello uterino, mientras que más de 220,000 hombres sufren casos nuevos de cáncer de próstata.

La radioterapia y otros tratamientos se usan con frecuencia en ambos casos.

Es importante tomar en cuenta el potencial de efectos secundarios a largo plazo, entre ellos la disfunción sexual, dijo Takayesu. Alrededor de un 96 por ciento de los pacientes con un cáncer de próstata y un 67 por ciento de las que tienen un cáncer de cuello uterino sobreviven al menos cinco años.

En la braquiterapia para el cáncer de próstata o de cuello uterino, los médicos insertan fuentes de radiación directamente en el tumor. Esto puede afectar a los órganos de la región genital.

Más o menos la mitad de las mujeres que reciben braquiterapia en el cuello uterino experimentan efectos secundarios sexuales, entre ellos cambios incómodos, y a veces dolorosos, en el tejido vaginal y resequedad, según el equipo de la investigación.

Entre una cuarta parte y la mitad de los hombres que reciben braquiterapia de la próstata al final desarrollan disfunción eréctil durante, después de o mucho después del tratamiento.

Takayesu comentó que la falta de apertura hacia la salud sexual de las mujeres no se limita a los consultorios médicos.

"Culturalmente, hay diferencias en la forma en que hablamos sobre disfunción sexual que afecta a los hombres, en comparación con las mujeres. Vemos anuncios en la televisión sobre la disfunción eréctil, por ejemplo, pero no hay un equivalente de esto para las mujeres", señaló Takayesu en un comunicado de prensa de la reunión.

En el estudio, los investigadores combinaron análisis de datos institucionales y de ensayos clínicos nacionales.

Los autores revisaron las notas de la consulta de los expedientes de 201 pacientes que fueron tratados con braquiterapia para el cáncer de próstata o el cáncer de cuello uterino entre 2010 y 2021.

Los médicos hablaron sobre la salud sexual con más o menos un 89 por ciento de los hombres, en comparación con un 13 por ciento de las mujeres. Los médicos no evaluaron a ninguna de las mujeres usando una herramienta de resultados reportados por el paciente, pero sí lo hicieron con un 81 por ciento de los hombres.

Al analizar la Base de Datos de Ensayos Clínicos de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., los investigadores encontraron que era significativamente más probable que se incluyera la función sexual como un punto final primario o secundario en los ensayos sobre el cáncer de próstata, en comparación con los ensayos sobre el cáncer de cuello uterino. También era más probable que incluyeran la calidad de vida general como punto final.

Un oncólogo de la radiación afirmó que los nuevos hallazgos son "esclarecedores".

"Aunque es un pequeño estudio retrospectivo, la marcada disparidad en la evaluación de la salud sexual entre los hombres y las mujeres es de hecho iluminadora", aseguró el Dr. David Byun, que ejerce en el Centro Oncológico Perlmutter de Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"El potencial de efectos secundarios en la calidad de vida a largo plazo, lo que incluye a su impacto en la salud sexual, se debe hablar de forma adecuada durante las consultas, de manera que los pacientes estén completamente informados [sobre los tratamientos]", enfatizó Byun, que también es profesor clínico de oncología de la radiación en la Facultad de Medicina Grossman de la NYU.

Según los autores del estudio, entre los motivos de las disparidades se podría encontrar que los pacientes con cáncer de próstata tienen múltiples opciones de tratamiento, algunas de las cuales afectan a la salud sexual. En comparación, no existe la misma variedad de tratamientos para el cáncer de cuello uterino.

Y aunque los hombres pueden elegir entre medicamentos para la disfunción sexual aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., para las mujeres existen entre pocos y ninguno.

"Las únicas herramientas que se recomiendan con frecuencia a las mujeres son lubricantes y dilatadores, pero incluso estas no son grandes opciones", dijo Takayesu.

"Para nosotros es fácil recetar distintos fármacos a nuestros pacientes de sexo masculino, pero para nuestras pacientes de sexo femenino, no tenemos ese primer paso. Pienso que esto crea una barrera contra sacar estos temas", apuntó.

Los médicos deben comenzar a preguntarles a las pacientes de sexo femenino sobre su salud sexual con una mayor frecuencia. "Si no nos enteramos de los problemas, no podemos resolverlos", comentó Takayesu.

Byun se mostró de acuerdo. "Eduque y comunique: pregunte a sus pacientes qué es importante para ellos para poder ofrecerles el mejor servicio", aconsejó.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre el tratamiento para el cáncer y la salud sexual de las mujeres.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Society for Radiation Oncology, news release, Oct. 21, 2022; David Byun, MD, radiation oncologist, NYU Langone Perlmutter Cancer Center and clinical instructor in radiation oncology, NYU Grossman School of Medicine, New York City

Comparte tu opinión