Es demasiado pronto para levantar las restricciones por la COVID, según Fauci

VIERNES, 5 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Las restricciones por el coronavirus no deberían levantarse hasta que el número diario de casos nuevos en EE. UU. se reduzca por debajo de los 10,000, "y quizá a considerablemente menos que esto", planteó el jueves el Dr. Anthony Fauci.

La última vez que hubo unos números tan bajos en Estados Unidos fue hace casi un año. El conteo diario de casos no se ha reducido por debajo de los 50,000 desde mediados de octubre, y el promedio a siete días del miércoles fue de más de 64,000, reportó CNN.

Es demasiado pronto para levantar las restricciones por la COVID, según Fauci
| Foto: HEALTHDAY

Aun así, algunos estados han comenzado a reducir las restricciones, lo que incluye eliminar las órdenes sobre la obligatoriedad del uso de máscaras, permitir a los negocios abrir del todo y aumentar el número de personas a quienes se permite asistir a las reuniones masivas.

El jueves, Alabama se convirtió en el último estado en eliminar la obligatoriedad de las máscaras, y afirmó que su norma sobre las coberturas faciales caducará el 9 de abril, reportó CNN. A principios de semana, los gobernadores de Texas y Mississippi dijeron que levantarían la obligatoriedad de las máscaras y permitirían que los negocios funcionen a plena capacidad de inmediato o en cuestión de días.

Hicieron esos anuncios mientras los expertos en salud advertían que la propagación de unas variantes más infecciosas podría disparar las tasas de EE. UU. de nuevo.

La variante B.1.1.7, que se descubrió por primera vez en Reino Unido, es particularmente preocupante. La supuesta variante británica ya se ha encontrado en 48 estados, además de Puerto Rico y Washington, DC. Hasta el viernes, había 2,672 casos confirmados de la variante en este país, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Una persona con la variante puede infectar a entre un 43 y un 90 por ciento más de personas que las versiones más antiguas del virus, muestra una nueva investigación de científicos del Centro de Modelos Matemáticos de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, según CNN.

En una declaración, la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America, IDSA), dijo que Estados Unidos debe mantener el uso de las máscaras, el distanciamiento social, el lavado de manos y evitar las grandes reuniones.

"No podemos olvidar las lecciones que esta pandemia nos ha enseñado, ni su terrible precio, y no debemos renunciar al terreno que hemos ganado", enfatizó la Dra. Barbara Alexander, presidenta de la IDSA.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., dijo el jueves que las autoridades estatales deben seguir enfatizando la importancia de usar máscaras en el futuro previsible, y "animar a todo el mundo a ponerse la vacuna desde que esté disponible".

Las tasas de mortalidad por la COVID son 10 veces más altas en los países donde la mayoría de las personas son obesas

En un hallazgo que sugiere que las personas con sobrepeso deben tener prioridad para las vacunas contra la COVID-19, un nuevo informe publicado el jueves muestra que el riesgo de muerte por una infección con el coronavirus es unas 10 veces más alto en los países donde la mayor parte de la población tiene sobrepeso.

El informe de la Federación Mundial de la Obesidad (World Obesity Federation) encontró que un 88 por ciento de las muertes debidas a la COVID-19 en el primer año de la pandemia sucedieron en países donde más de la mitad de la población tiene una clasificación de sobrepeso, señaló el Washington Post. Tener un índice de masa corporal (IMC) de a partir de 25 se considera sobrepeso.

Los resultados hicieron que la federación, con sede en Londres, inste a los gobiernos a priorizar a las personas con sobrepeso y obesas tanto para las pruebas como para las vacunas contra el coronavirus, reportó el Post.

Entre los países con poblaciones con sobrepeso por encima del umbral del 50 por ciento también estaban las que tenían las proporciones más altas de muertes por el coronavirus, incluyendo a países como Gran Bretaña, Italia y Estados Unidos, reportó el Post. En Estados Unidos, se considera que casi tres tercios de la población tiene sobrepeso u obesidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Hasta ahora, más de 518,000 estadounidenses han fallecido de COVID-19.

Al contrario, en los países donde se ha clasificado con sobrepeso a menos de la mitad de la población adulta, el riesgo de morir de la COVID-19 fue de más o menos una décima parte que los niveles de los países con unas proporciones más altas de adultos con sobrepeso. Un IMC más alto también se asoció con un aumento en el riesgo de hospitalización, admisión a cuidados intensivos o atención crítica, y la necesidad de ventilación con asistencia mecánica, según el Post.

Estos hallazgos fueron bastante uniformes en todo el mundo, según el informe. De hecho, el aumento en el peso corporal fue el segundo factor de predicción, después de una edad avanzada, de la hospitalización y de un riesgo más elevado de morir de COVID-19.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores examinaron los datos sobre la mortalidad de 160 países, provenientes de la Universidad de Johns Hopkins y de la Organización Mundial de la Salud. De los 2.5 millones de muertes por la COVID-19 que se habían reportado a finales de febrero, 2.2 millones ocurrieron en países donde más de la mitad de la población tiene sobrepeso, reportó CNN.

Todo país en que menos de un 40 por ciento de la población tenía sobrepeso tuvo una tasa de mortalidad por la COVID-19 de no más de 10 personas por cada 100,000.

Pero en los países en que más de un 50 por ciento de la población tenía sobrepeso, la tasa de mortalidad por la COVID-19 era mucho más alta, de más de 100 por cada 100,000.

"Una población con sobrepeso es una población malsana, y una pandemia previsible", escribió el grupo en su informe.

Todos los adultos estadounidenses podrán vacunarse a finales de mayo, según Biden

Estados Unidos está preparado para tener suficientes vacunas contra la COVID-19 para todos los adultos estadounidenses a finales de mayo, dijo esta semana el Presidente Joe Biden.

El anuncio del martes, durante un breve discurso en la Casa Blanca, acelera las metas de vacunación del país en dos meses.

"Como consecuencia del proceso mejorado que ordené y que acabo de describir, este país tendrá suficientes suministros de las vacunas, y lo diré de nuevo, para todos los adultos de EE. UU. a finales de mayo", aseguró Biden. "Para finales de mayo. Esto es progreso, un progreso importante".

¿Cómo fue posible acelerar el despliegue de las vacunas en EE. UU.?

Biden dijo que su administración proveyó respaldo a Johnson & Johnson para que la compañía y sus socios pudieran producir vacunas noche y día, reportó el The New York Times. Además de esto, la administración hizo un trato con el gigante farmacéutico Merck & Co. para que ayude a fabricar la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson, que acaba de recibir la aprobación y que se administra en una sola dosis.

Aunque su propio intento de producir una vacuna contra la COVID-19 fracasó, Merck es el segundo fabricante más grande de vacunas del mundo, según el Times. Los funcionarios de la Casa Blanca describieron la asociación entre los dos competidores como histórica, y afirmó que se remonta a las campañas de manufactura en tiempos de guerra que implementó el Presidente Franklin D. Roosevelt.

El martes, Biden también dijo que desea que todos los maestros hayan recibido al menos una dosis a finales de este mes, señaló el Times.

Biden hizo su anuncio días después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. autorizara el uso de emergencias de la vacuna de Johnson & Johnson. Hasta el viernes, 82.6 millones de estadounidenses se habían vacunado, y casi 28 millones habían recibido su segunda dosis.

Al mismo tiempo que las vacunaciones se aceleran, las autoridades de salud pública se preocupan sobre otro aumento de los casos de coronavirus mientras surgen unas variantes nuevas y más infecciosas, y estados como Texas y Mississippi levantan sus órdenes de obligatoriedad de las máscaras y reducen muchas de sus restricciones por el coronavirus. Aunque los casos se han reducido de forma significativa desde enero, ahora se están estabilizando, según el Times.

"No podemos descuidarnos ahora ni asegurar que la victoria es inevitable", enfatizó Biden el martes. "No podemos darlo por sentado".

Un azote global

El viernes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 28.8 millones, mientras que el número de muertes superó las 520,000, según un conteo del Times. El viernes, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con casi 3.6 millones de casos; Texas, con casi 2.7 millones de casos; Florida, con más de 1.9 millones de casos; Nueva York, con casi 1.7 millones de casos; e Illinois, con cerca de 1.2 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus era de casi 11.2 millones el viernes, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El viernes, Brasil tenía cerca de 10.8 millones de casos y casi 261,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 115.6 millones el viernes, con más de 2.5 millones de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: The New York Times; Washington Post; CNN

Comparte tu opinión