En verano, las muertes por ahogamiento pueden ser rápidas: conozca los hechos

MIÉRCOLES, 14 de julio de 2021 (HealthDay News) -- La mejor forma de prevenir el ahogamiento en los niños y adolescentes es protegerlos del peligro en múltiples frentes, señala un importante grupo de pediatras.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), publicó su informe "Prevención del ahogamiento" en línea esta semana, y anota que alrededor de un 70 por ciento de las muertes por ahogamiento de niños de hasta 15 años en EE. UU. ocurren entre mayo y agosto.

En verano, las muertes por ahogamiento pueden ser rápidas: conozca los hechos

El informe incluye la investigación más reciente e información adicional, por ejemplo que los niños pequeños de sexo masculino y los chicos adolescentes son los que tienen el mayor riesgo de ahogarse, y que la mitad de los ahogamientos ocurren entre las 4 p.m. y las 6 p.m., un periodo en que hay mucha natación y cuando hay distracciones, por ejemplo la preparación de la cena.

"El ahogamiento es rápido y silencioso, algo que no es lo que las personas quizá prevean, y puede suceder en una bañera, en una piscina inflable en el patio, o en una playa donde haya salvavidas trabajando", aseguró la Dra. Sarah Denny, autora principal del informe, que fue redactado por el Consejo de Prevención de las Lesiones, la Violencia y las Intoxicaciones de la AAP.

"Los padres quizá supongan que oirán a un niño chapotear o gritar si tiene problemas en el agua, pero con frecuencia no es así", advirtió Denny en un comunicado de prensa de la academia. "Tenemos estrategias para prevenir estas tragedias, que incluyen no solo a una supervisión cercana sino poner barreras físicas para prevenir el acceso de los niños al agua".

Para prevenir el ahogamiento, la AAP recomienda una supervisión adulta estrecha, constante, atenta y capaz en todo momento en que los niños estén en o cerca del agua, además del uso de chalecos salvavidas.

Los padres y los cuidadores deben prevenir el acceso sin supervisión a una piscina, a las aguas abiertas o a una bañera.

Las vallas de cuatro lados alrededor de las piscinas deben medir al menos cuatro pies (1.2 metros) y tener verjas que se cierren de forma automática, y aislar del todo a la piscina de la casa y el patio.

Se debe vaciar el agua de los recipientes, como las cubetas y los baldes, de inmediato tras su uso.

Nunca deje a un bebé solo en una bañera, ni por un minuto. Los asientos para el baño pueden volcarse, y los niños pueden resbalarse y ahogarse incluso en apenas unas pulgadas de agua en la bañera.

Para prevenir los ahogamientos en el sanitario, nunca se debería dejar a niños pequeños solos en el baño. Los cierres para sanitarios podrían ser útiles.

Los niños no deben usar máscaras en el agua, señaló la APP. Pero los niños menores de 12 años y demasiado pequeños para vacunarse contra la COVID-19 deben seguir manteniendo el distanciamiento social, lavarse las manos y usar máscaras en público.

La AAP también recomienda las clases de natación.

"Recomendamos clases de natación para los niños a partir de más o menos 1 año de edad, y que se comprenda que las clases y las habilidades de natación son esenciales, pero que no son suficiente por sí mismas, y que no harán que un niño sea 'a prueba de ahogamiento'", enfatizó la Dra. Linda Quan, que también es autora del informe. "Los padres deben pensar si su hijo tiene la madurez suficiente para las clases de natación, y hablar con el pediatra si tienen alguna preocupación sobre las limitaciones físicas o la salud del niño".

Aunque las tasas de ahogamiento se han reducido de forma constante desde 1985, cientos de niños todavía mueren cada año en Estados Unidos. Tan solo en 2018, 900 niños y adolescentes menores de 20 años murieron por ahogamiento, y 7,200 fueron atendidos en el departamento de emergencias de un hospital por un evento de ahogamiento.

La mayoría de los ahogamientos de bebés ocurren en bañeras y cubetas grandes. Los chicos adolescentes tienen más o menos 10 veces más probabilidades de ahogarse que las chicas. Los niños menores de 5 años que se ahogan con frecuencia tienen un acceso inesperado y sin supervisión al agua, por ejemplo las piscinas o los balnearios residenciales. Las tasas de ahogamientos también son más altas entre los niños negros y los amerindios/nativos de Alaska. Los niños y adolescentes negros de 5 a 19 años tenían 5.5 veces más probabilidades de ahogarse que los niños blancos de la misma edad, según el informe.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más consejos para una natación segura.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Academy of Pediatrics, news release, July 12, 2021

Comparte tu opinión