El equipo de protección personal ayudaría a controlar la COVID-19

El equipo de protección personal ayudaría a controlar la COVID-19

El personal de la unidad de cuidados intensivos (UCI) tuvo una de las tasas más bajas de infección con la COVID-19 entre los trabajadores de un sistema hospitalario de Reino Unido, lo que sugiere que su equipo de protección personal (EPP) podría haberles conferido una protección añadida, señala un estudio reciente.

Unos investigadores británicos evaluaron al personal de University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust. Se trata de una de las mayores fundaciones de Reino Unido, con más de 20,000 empleados.

Durante el pico de la pandemia, admitía a cinco pacientes con una COVID-19 grave cada hora.

Los investigadores evaluaron la infección actual o pasada con el coronavirus en 545 miembros del personal, y les sorprendió encontrar que los trabajadores de atención de la salud de la UCI estaban entre los que tenían el riesgo más bajo de COVID-19. Por otro lado, los limpiadores, los profesionales clínicos de medicina aguda y general, y el personal negro, asiático y de razas minoritarias tuvieron el riesgo más alto.

Todos los participantes del estudio trabajaron a lo largo de 24 horas del 24 al 25 de abril, más o menos un mes después de que Reino Unido entrara en confinamiento.

Fue más probable que se encontraran anticuerpos contra el coronavirus, que es una indicación de una infección anterior, entre los limpiadores (un 34.5 por ciento), seguidos por los trabajadores de atención de la salud de medicina aguda (un 33 por ciento) o medicina general interna (un 30 por ciento), reportaron los investigadores.

Las tasas más bajas fueron entre los trabajadores de la atención de la salud de la UCI (un 15 por ciento), de medicina de emergencias (un 13 por ciento) y de cirugía general (un 13 por ciento), según el estudio. Los resultados se publicaron en la revista Thorax.

La tasa entre las personas de ascendencia negra, asiática y de etnias minoritarias fue casi el doble de alta que la de los blancos.

"Dimos por sentado que los trabajadores de cuidados intensivos tendrían el riesgo más alto. Pero los trabajadores de la UCI están relativamente bien protegidos, en comparación con otras áreas", señaló en un podcast relacionado la autora principal, la Dra. Alex Richter, del Servicio de Inmunología Clínica del Colegio de Ciencias Médicas y Dentales de la Universidad de Birmingham.

"Es probable que los factores subyacentes sean multifactoriales: de conformidad con las directrices nacionales, las unidades de cuidados intensivos se designaron como ambientes de alto riesgo", anotaron Richter y su equipo en un comunicado de prensa de la revista. El uso obligatorio de EPP reforzado incluyó a respiradores con máscaras de filtrado. "En cambio, en las otras áreas clínicas se recomendaron máscaras quirúrgicas resistentes a los fluidos", apuntaron.

Los hallazgos respaldan la evaluación de las pruebas generalizadas y el rastreo de contactos entre los trabajadores de la atención de la salud durante las olas futuras de la pandemia, aseguraron los investigadores.

"Es importante tomar en cuenta todos esos factores para lo que va a suceder este invierno", enfatizó Richter. "¿Tendremos otro aumento? Si hay un aumento, ¿cómo protegemos a los trabajadores de la atención de la salud este invierno?".

"Y no pensemos solo en el SARS-CoV-2 y en las lecciones que podemos aprender de otras pandemias, sino en la infección estacional. La influenza tiene un impacto masivo cada invierno", añadió.

Comparte tu opinión