En su nueva recomendación, los CDC presionan mucho por la vacunación de las mujeres embarazadas

JUEVES, 30 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- La principal agencia de salud del país rogó el miércoles a todas las estadounidenses que estén embarazadas, que den el seno o que estén planificando quedar embarazadas que se vacunen contra el coronavirus.

La COVID-19 plantea un grave riesgo para las mujeres que están embarazadas, ya que son vulnerables debido al efecto atenuador del embarazo en el sistema inmunitario, señalan los expertos.

En su nueva recomendación, los CDC presionan mucho por la vacunación de las mujeres embarazadas

Pero menos de un tercio de las mujeres embarazadas han recibido las vacunas contra el coronavirus antes o durante sus embarazos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La cifra es incluso más baja entre las mujeres negras, de las cuales apenas un 15 por ciento están vacunadas.

"El embarazo puede ser un momento tanto especial como estresante, y el embarazo durante una pandemia es una preocupación adicional para la familia", aseguró en el urgente ruego de los CDC su directora, la Dra. Rochelle Walensky. "Animo con contundencia a todas las mujeres embarazadas o que estén pensando en quedar embarazadas que hablen con el proveedor de atención de la salud sobre los efectos protectores de la vacuna contra la COVID-19, para mantener a sus bebés, y mantenerse ellas mismas, seguras".

Tan solo el mes pasado, 22 mujeres embarazadas murieron del coronavirus en Estados Unidos, lo que lleva el número total desde principios de la pandemia a 161. Alrededor de 125,000 mujeres embarazadas han tenido una prueba positiva de la COVID-19 durante la pandemia, lo que incluye a 22,000 que fueron hospitalizadas, apuntaron los CDC.

Los riesgos no son solo para las madres. El virus también plantea la posibilidad de mortinatos y otros malos resultados para los bebés, según los CDC.

Las personas que están embarazadas y que tienen COVID-19 también son más propensas a desarrollar una presión arterial peligrosamente alta (una afección conocida como preeclampsia) que las personas que no tienen COVID-19, y presentan un riesgo más elevado de parto prematuro.

Lamentablemente, alrededor de un 97 por ciento de las que se infectaron con el virus cuando estaban hospitalizadas (por su enfermedad o para el parto y el nacimiento) no estaban vacunadas, reportó el The New York Times.

El riesgo absoluto de enfermedad grave es bajo, pero las pacientes embarazadas sintomáticas tienen el doble de probabilidades de ser admitidas a la unidad de cuidados intensivos o de requerir intervenciones significativas, por ejemplo la ventilación mecánica, anotaron los CDC. También podrían ser más propensas a fallecer.

Las mujeres embarazadas no se incluyeron en los ensayos de las vacunas de Pfizer y Moderna, lo que ha significado que haya datos limitados sobre ellas, pero desde la autorización de las vacunas los estudios han encontrado que las vacunas producen una respuesta inmunitaria robusta en las personas embarazadas, que no dañan la placenta, y que no aumentan el riesgo de pérdida del embarazo, informó el Times.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19 y el embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: The New York Times





Comparte tu opinión