En las interacciones entre padres e hijos, los libros de papel superan a las tabletas, encuentra un estudio

En las interacciones entre padres e hijos, los libros de papel superan a las tabletas, encuentra un estudio

LUNES, 30 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Los padres que desean un tiempo de lectura de calidad con sus hijos pequeños harían bien en elegir un libro tradicional en lugar de un moderno libro electrónico, plantea un nuevo estudio.

Los padres y los niños parecen tener una mejor experiencia compartida cuando leen un libro juntos que cuando leen con una tableta, informan los investigadores.

El padre y el niño tienden a pelearse por la tableta, explicó la investigadora principal, la Dra. Tiffany Munzer, miembro de pediatría conductual del desarrollo en el Hospital Pediátirco C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

"En este estudio, los libros impresos fueron magníficos para fomentar un ambiente rico en reciprocidad, pero la tableta pareció crear cierto conflicto entre los padres y los niños pequeños, ya que ambos intentaban controlar la tableta", apuntó Munzer.

Este no es el primer estudio de Munzer que plantea preguntas sobre el valor de los libros electrónicos cuando se lee a niños pequeños. Otro estudio, publicado el pasado marzo en la revista Pediatrics, observó las interacciones verbales cuando un padre y un niño compartían un libro electrónico.

En ese estudio, los padres y los niños pequeños hablaban más cuando leían libros impresos, y era más probable que sostuvieran el libro o pasaran las páginas juntos. Los niños pequeños a quienes se presentó un libro electrónico se confundieron al tocar o pasar el dedo por la pantalla y no prestaban tanta atención a la historia que les contaban ni al padre que se la leía.

El estudio más reciente de Munzer se enfocó en las señales no verbales de "reciprocidad social", que son los intercambios que suceden entre los padres y los niños cuando comparten una tarea.

Este acto de compartir "crea momentos de alegría, y es el fundamento del desarrollo del niño. Es la forma en que los niños aprenden nuevas palabras, desarrollan la competencia emocional, y aumentan sus habilidades de resolución de problemas", señaló Munzer. "La reciprocidad social es la forma en que se fomentan las relaciones, y es importante para el desarrollo y el logro de nuestra generación futura".

En el estudio más reciente, Munzer y sus colaboradores de la Universidad de Michigan observaron a 37 parejas de padres y niños pequeños que leyeron juntos en un laboratorio usando tres formatos distintos de libro: impreso, un libro electrónico básico, o libros electrónicos mejorados en tabletas.

Los libros electrónicos mejorados contenían elementos adicionales, como efectos de sonido y animación. Los libros electrónicos básicos permitían pasar el dedo para pasar de página y tocar ilustraciones para que aparecieran palabras, pero no tenían narración automática ni efectos de sonido.

Los tres libros eran de la serie "Little Critter" de Mercer Mayer, y tenían una longitud y una dificultad de lectura similares.

Los investigadores encontraron diferencias en la comunicación no verbal tanto entre los padres como entre los niños cuando usaban una tableta, dijo Munzer.

"Los niños usaban los libros en las tabletas de una forma más solitaria o independiente, lo que evitaba que los padres vieran o accedieran fácilmente al libro, y hacía que para los padres comunicarse con sus hijos resultara más difícil", apuntó Munzer.

Tanto los niños como sus padres también intentaron controlar la experiencia al leer con una tableta. En lugar de trabajar juntos, apartaban las manos del otro o apartaban la tableta del otro. Los niños pequeños podrían incluso intentar agarrar la tableta.

"Esas conductas podrían interferir con la interacción entre padres e hijos", lamentó Munzer.

Los hallazgos aparecen en la edición del 30 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

Los pediatras con frecuencia enfatizan los aspectos beneficiosos de leer con su hijo pequeño, que incluyen un mejor desarrollo del lenguaje y unas interacciones sociales más positivas, comentó el Dr. David Fagan, vicepresidente de pediatría del Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York.

Estos hallazgos muestran que "en el siglo XXI, como pediatras debemos pensar sobre la tecnología de lectura", planteó Fagan. "No podemos dar por sentado que leer con su hijo equivale a compartir un libro".

"Parece que los niños perciben a las tabletas como dispositivos solitarios que ellos deben controlar, y su uso en la lectura compartida podría fomentar unas interacciones negativas", siguió Fagan. "El mensaje para los padres sobre la lectura debe enfatizar el uso de los libros tradicionales, y si los padres eligen leer con sus hijos en tabletas, deben ser conscientes de las conductas descritas en este estudio".

El Dr. Michael Grosso, director médico y presidente de pediatría en el Hospital de Huntington de Northwell Health en Huntington, Nueva York, dijo que "claramente se deben realizar más estudios de este tipo".

Cuando leyó este estudio, Grosso se acordó de una historia de ciencia ficción de Isaac Asimov.

"El autor describió una tecnología avanzada que tenía una interfaz de usuario que permitía que uno modulara el flujo de información del dispositivo sin usar nada más que los ojos y el control mental", dijo Grosso. "Por supuesto, el autor estaba describiendo un libro. Los libros (y que los padres lean a sus hijos) son ahora tan valiosos para los niños como siempre lo han sido".

Más información

La Nemours Foundation ofrece más información sobre cómo leer con su hijo pequeño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión