En la cirugía de vesícula, en general cuanto antes, mejor

En la cirugía de vesícula, en general cuanto antes, mejor

JUEVES, 31 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Si alguien es hospitalizado por un doloroso ataque de vesícula, una investigación reciente sugiere que es probable que no se deba esperar para la cirugía.

Típicamente, los médicos posponen la cirugía hasta que la inflamación de la vesícula baja y los antibióticos han comenzado a manejar una infección. Pero el estudio encontró que esperar más de 72 horas para la cirugía condujo a una tasa más alta de complicaciones y a estadías más largas en el hospital.

"Estos hallazgos sugieren que si se puede hacer la cirugía pronto, los resultados podrían ser mejores", señaló el autor sénior del estudio, el Dr. Stanley Trooskin, jefe de servicios quirúrgicos del Hospital Universitario Robert Wood Johnson en New Brunswick, Nueva Jersey.

La vesícula biliar es un pequeño órgano que está cerca del hígado y que almacena la bilis, una sustancia que se usa en la digestión, sobre todo la digestión de los alimentos grasos. Los cálculos biliares (que son duros y parecidas a piedritas) se pueden formar en la vesícula biliar, según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) de EE. UU. Los cálculos biliares pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf.

Los cálculos biliares son muy comunes. Afectan a hasta un 15 por ciento de la población de EE. UU., señala el NIDDK.

Con frecuencia, las personas tienen cálculos biliares sin darse cuenta. Pero, a veces, los cálculos biliares bloquean a los conductos que liberan a la bilis. Esto puede provocar un ataque de vesícula: un dolor repentino en la parte superior derecha del abdomen. A veces, los síntomas desaparecen. Pero pueden volver, y podrían volver repetidamente.

Los cálculos biliares que vuelven una y otra vez pueden conducir a complicaciones, como inflamación o infección de la vesícula biliar. Los cálculos biliares también pueden dañar a la vesícula, a los conductos biliares o al hígado, según el NIDDK.

El tratamiento más común es una cirugía para extirpar la vesícula biliar. La vesícula biliar no es un órgano esencial, como el corazón o el hígado. Esto significa que se puede vivir sin ella, y extirparla hace que no se sigan formando cálculos biliares.

Hay dos tipos de cirugía: abierta y mínimamente invasiva (también llamada laparoscópica). La cirugía de vesícula biliar mínimamente invasiva con frecuencia se realiza de forma ambulatoria. Le recuperación tarda más o menos una semana, según el NIDDK.

La cirugía abierta es más compleja, y conlleva una incisión de un tamaño mucho mayor. Quizá tenga que estar en el hospital hasta una semana. La recuperación de este procedimiento puede tardar hasta un mes.

El Dr. Bruce Molinelli, director del programa de cirugía de atención aguda del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, comentó que cuando la cirugía abierta era la única alternativa, no había tanta preocupación respecto a en qué momento realizar la cirugía. Pero ahora que se prefiere la cirugía mínimamente invasiva, es un problema más importante, porque si la vesícula se inflama o infecta más, el cirujano al final quizá tenga que realizar una cirugía abierta.

Por otra parte, señaló, si se espera a que la inflamación de la vesícula se reduzca y los antibióticos traten cualquier infección, la cirugía podría ser incluso más fácil.

"Varios estudios de gran tamaño han sopesado la pregunta de la cirugía temprana frente a la cirugía tardía", indicó Molinelli.

Afirmó que el estudio de Trooskin respalda lo que él ha visto en la práctica. "La cirugía de la vesícula no es una cirugía de emergencia, pero es probable que sea mejor realizar la cirugía más bien temprano que tarde".

El estudio observó una base de datos nacional de los procedimientos quirúrgicos realizados entre 2012 y 2016. Los investigadores tomaron a un grupo de casi 50,000 personas que se sometieron a una cirugía de la vesícula, y las dividieron en tres grupos. A un grupo les extirparon las vesículas en un plazo de 24 horas. Al segundo grupo les extirparon las vesículas en un plazo de entre 24 y 72 horas. Al tercer grupo no les extirparon las vesículas hasta que habían transcurrido 72 o más horas tras su admisión al hospital.

El equipo del estudio ajustó los datos para tomar en cuenta factores como la edad, el tamaño corporal y si alguien tenía diabetes o no.

La duración de la estadía fue de cinco días entre los que se sometieron a la cirugía después de 72 horas, en comparación con apenas un día entre los que recibieron la operación en un plazo de 24 horas tras la admisión. El grupo que recibió la cirugía entre 24 y 72 horas tras la admisión tuvo estadías promedio de dos días.

El estudio también encontró que era más probable que el grupo de la cirugía retrasada tuviera coágulos sanguíneos en las piernas y los pulmones, e infección en el torrente sanguíneo (sepsis). Las probabilidades de ser readmitido al hospital en los 30 días posteriores a la cirugía también fueron más altas en el grupo de la cirugía retrasada.

Los hallazgos fueron presentados el jueves en la reunión anual del Colegio Americano de Cirujanos (American College of Surgeons), en San Francisco. Los hallazgos presentados en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el tratamiento de los cálculos biliares, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión