Vapeo y daño pulmonar en adolescentes: ¿cuál es el vínculo real?

Vapeo y daño pulmonar en adolescentes: ¿cuál es el vínculo real?
| Foto: HEALTHDAY

El supuesto vínculo entre los cigarrillos electrónicos y el daño pulmonar podría ser más complejo de lo que se pensaba al principio, informa un estudio reciente.

Los usuarios adolescentes de cigarrillos electrónicos no son más propensos a sufrir episodios de sibilancia que los no usuarios, encontraron los investigadores, pero solo tras tomar en cuenta una variedad de factores adicionales relacionados con el tabaco que también tienen algo que ver.

"Nos sorprendió encontrar que el uso de los cigarrillos electrónicos no era un problema respecto a un aumento en las probabilidades de que se experimente sibilancia", señaló la investigadora principal, Alayna Tackett.

"De verdad creo que estos datos muestran que debemos seguir indagando para comprender mejor esta relación", añadió Tackett, profesora asistente de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

Las normas sobre el uso del tabaco en el hogar, la exposición de segunda mano a los cigarrillos regulares, y el uso actual de productos de tabaco combustibles parecen ser el motor del vínculo observado entre los cigarrillos electrónicos y los problemas de sibilancia entre los jóvenes, dijo Tackett.

Una vez los investigadores controlan esos factores, la asociación entre el uso de cigarrillos electrónicos y la sibilancia entre los adolescentes se vuelve estadísticamente insignificante.

Sin embargo, Tackett anotó que este estudio solo observó la sibilancia, uno de los muchos problemas respiratorios potenciales asociados con el vapeo.

"No quiero que se concluya a partir de esto que el vapeo no es malo. Este estudio no responde a esa pregunta", dijo Tackett. "El sistema respiratorio es complejo, y la sibilancia es solo uno de los indicadores de la salud respiratoria".

La popularidad de los cigarrillos electrónicos sigue en aumento entre los adolescentes. Hubo un aumento del 75 por ciento en el vapeo entre los estudiantes de secundaria de EE. UU. entre 2017 y 2018, indicaron los investigadores en las notas de respaldo.

La preocupación por la salud pulmonar es que el vapor de los cigarrillos electrónicos contiene unos compuestos que pueden ser dañinos, observaron los investigadores, y algunos estudios anteriores han vinculado el vapeo con la bronquitis, la tos y la flema entre los usuarios adolescentes.

En este estudio, los investigadores usaron datos de más de 7,000 adolescentes de EE. UU. que no tenían asma. La información se reunión como parte del estudio Evaluación de tabaco y salud en la población (PATH), un estudio a largo plazo sobre los efectos del uso del tabaco en los niños y los adultos.

Al principio, los datos mostraban que las probabilidades de haber tenido sibilancia en el año anterior eran un 74 por ciento más altas entre los adolescentes que habían vapeado que entre los que no, dijeron los autores del estudio.

Pero cuando los investigadores tomaron en cuenta otras variables relacionadas con el uso de tabaco en el hogar y personal, la asociación se volvió insignificante.

"Desentrañar cuáles síntomas son el motor de esta asociación se hace difícil", lamentó Tackett.

El Dr. Len Horovitz, especialista pulmonar del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, se muestra escéptico ante los hallazgos, porque el estudio PATH requirió que los adolescentes reportaran sus propios síntomas, "de forma que los encuestados quizá minimicen sus síntomas".

"Vapear cualquier cosa sigue siendo un riesgo de lesiones pulmonares con el tiempo", advirtió Horovitz.

Tackett se mostró de acuerdo en que se necesitan estudios futuros sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos para observar una variedad más amplia de síntomas pulmonares, y usar equipo científico para medir la función pulmonar.

Por ejemplo, el estudio "no incluyó medidas objetivas para evaluar la capacidad pulmonar ni la inflamación de las vías respiratorias, porque la sibilancia es un indicador de unas vías respiratorias estrechadas o inflamadas", apuntó Tackett. "Añadir esas medidas objetivas adicionales de verdad será importante de ahora en adelante, para poder comprender mejor esta relación y cuál es el motor de esas asociaciones".

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 13 de octubre de la revista JAMA Network Open.

Comparte tu opinión