El vapeo, los opioides y los 'antivacunas' son las principales historias de salud de 2019

El vapeo, los opioides y los 'antivacunas' son las principales historias de salud de 2019

LUNES, 30 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- El flagelo de la adicción entre los estadounidenses, jóvenes y viejos, acaparó titulares en 2019, igual que un importante cambio en las directrices sobre la salud cardiaca.

Estas son las principales historias de salud del año pasado, seleccionadas por los editores de HealthDay.

El vapeo se arraiga, y surgen nuevos peligros

Quizá ningún tema de salud acaparó tantos titulares como el gran aumento en las tasas de vapeo, y unas nuevas y graves enfermedades relacionadas con el hábito propulsado por la nicotina.

Para finales de diciembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. habían reportado que más de 2,500 personas en los 50 estados habían sido hospitalizadas con una disfunción respiratoria potencialmente letal vinculada con el uso reciente del cigarrillo electrónico. De esos pacientes, 54 fallecieron.

La investigación sugiere firmemente que un aditivo que se usa a veces en los líquidos para vapear con marihuana, llamado acetato de vitamina E, podría estar desencadenando estas enfermedades.

Pero los expertos en salud también han planteado una alarma más general sobre las crecientes tasas de uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes. Un informe de los CDC, publicado en noviembre, encontró que 1 de cada 5 estudiantes de secundaria dijo que había vapeado en el mes anterior. A muchos expertos les preocupa que los avances logrados con tanto esfuerzo contra el tabaquismo se pierdan a medida que el vapeo, y sus potenciales peligros para la salud, siga ganando terreno.

Muchos estados ya han prohibido las variedades de cigarrillos electrónicos con sabores, que se cree que resultan más atractivos para los jóvenes. La administración de Trump sugirió una prohibición similar a principios de año, pero hasta ahora no lo ha cumplido.

Continúa el flagelo de los opioides

En Estados Unidos, el sufrimiento provocado por una oleada de analgésicos opioides recetados, además de opioides ilícitos como el fentanilo y la heroína, continuó en 2019.

Se perdieron decenas de miles de vidas por las sobredosis de drogas, y esas tragedias quizá hayan contribuido al primer declive en la esperanza de vida de EE. UU. que ha ocurrido en generaciones, señalaron los expertos.

Los jóvenes se ven particularmente afectados. Según un estudio publicado en noviembre por la Universidad Estatal de Virginia, entre 2014 y 2017 hubo un aumento del 6 por ciento en las tasas de mortalidad entre las personas de 25 a 64 años, y las tasas de mortalidad aumentaron un 25 por ciento entre los adultos jóvenes de 25 a 44 años.

Ni siquiera los estadounidenses más jóvenes se han librado de la crisis de opioides: un estudio publicado en diciembre encontró que la atención de los bebés estadounidenses que nacen con síndrome de abstinencia de los opioides cuesta 500 millones de dólares al año.

Mientras tanto, el fabricante del Oxycontin, Purdue Pharma, la compañía farmacéutica cuyo agresivo mercadeo de los analgésicos opioides ha sido culpado por desencadenar la crisis, se declaró en bancarrota en septiembre. Como reportó el The New York Times, hay más de 2,600 demandas federales y estatales pendientes contra la compañía, y el gigante farmacéutico ha propuesto una resolución de la mayoría de ellas como parte de su declaración de bancarrota.

Los 'antivacunas' ganan poder, y los brotes de sarampión empeoran

Por todo Estados Unidos, una pequeña pero expresiva minorías de padres continuaron negándose a administrar las vacunas de rutina a sus hijos en 2019. Esto sucedió a pesar de que la inmensa mayoría de las evidencias científicas muestran que la inmunización no representa un gran riesgo y ha salvado incontables vidas.

Esto ha tenido un resultado trágico: importantes brotes de sarampión, que es altamente contagioso, en las zonas donde hay muchos antivacunas en EE. UU., en un momento en que hacía poco que el sarampión se había declarado erradicado en todo el país. Para finales de mayo, ya se habían registrado 971 casos de la enfermedad, que es altamente contagiosa y que se puede prevenir mediante una vacuna, lo que superó el récord anterior de un total de 963 casos en un año, que ocurrió hace 27 años.

El problema no es solo en EE. UU. En julio, un panel de expertos convocado por la Organización Mundial de la Salud declaró que la "renuencia a las vacunas" es ya una crisis global, que amenaza a la salud de los niños en todo el mundo. En noviembre, Samoa, un país isleño, tuvo que afrontar su propia epidemia de sarampión: más de 5,600 personas se infectaron y se reportaron 81 muertes, sobre todo de bebés y niños. Tras una iniciativa de vacunación masiva, las autoridades de salud declararon que el estado de emergencia, que duró seis semanas, había terminado.

Aumenta el interés en la marihuana y el CBD

Un estado tras otro han relajado las leyes sobre el uso medicinal y recreativo de la marihuana, y muchos estadounidenses han adoptado a la droga, que antes era ilegal. Y eso preocupa a muchos padres y expertos en la salud.

De hecho, un estudio publicado en junio encontró que el uso regular de marihuana entre los adolescentes de EE. UU. se ha multiplicado por diez desde los 90: de un 0.6 por ciento de los estudiantes de escuela secundaria en 1991 a un 6.3 por ciento de los adolescentes en 2017. Muchos vapean la marihuana, o prueban productos comestibles.

Y esa tendencia podría cobrarse un precio real. Otro estudio publicado en noviembre encontró que en los cuatro estados que fueron los primeros en legalizar el uso recreativo de la marihuana, las tasas del problemático "trastorno por uso de cannabis" han aumentado en un 25 por ciento entre los adolescentes y en un 37 por ciento entre los adultos de a partir de 25 años.

El interés en el cannabidiol (CBD), un ingrediente del cannabis que no droga, también se disparó entre los consumidores en 2019. Los aceites, los productos comestibles y las aromaterapias con CBD, e incluso los masajes infundidos con CBD, parecieron ser ubicuos este año.

Pero quedan preguntas sobre las afirmaciones médicas (y la seguridad) del CBD. Hasta ahora, la FDA solo ha aprobado el CBD para aliviar las convulsiones en dos formas raras de epilepsia.

La aspirina diaria pierde prestigio

Durante décadas, millones de estadounidenses han tomado aspirina en dosis baja cada día para ayudar a reducir sus probabilidades de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) y ciertos tipos de cáncer.

Pero en marzo, los dos grupos de cardiólogos más importantes del país, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) y el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC), publicaron una declaración conjunta en que retiraban las recomendaciones anteriores.

Basándose en las evidencias más recientes, los grupos afirman ahora que en los adultos mayores con un riesgo bajo (sin antecedentes de ataque cardiaco, ACV ni cirugías cardiacas), actualmente se piensa que el riesgo de sangrado que conlleva la aspirina diaria en dosis baja supera a cualquier beneficio cardiaco.

La AHA y el ACC enfatizaron que la aspirina diaria sí tiene un rol importante para las personas con un riesgo alto de problemas cardiacos: las que tienen antecedentes de ataque cardiaco, ACV o procedimientos cardiacos como las endoprótesis o la cirugía de corazón abierto.

En esos casos, el uso diario de la pastilla anticoagulante "puede salvar vidas", señalaron los grupos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión