El uso de pastillas de dieta podría estar a un paso de un trastorno de la alimentación

MIÉRCOLES, 26 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Las chicas adolescentes que utilizan pastillas de dieta y laxantes de venta libre podrían tener un riesgo muy alto de desarrollar trastornos de la alimentación, señalan unos investigadores.

En un nuevo estudio de EE. UU., las chicas que usaban pastillas de dieta tenían un riesgo un 258 por ciento más alto de ser diagnosticadas con un trastorno de la alimentación, como la anorexia o la bulimia, en un plazo de cinco años. Si usaban laxantes, el aumento en el riesgo fue de un 177 por ciento, en comparación con las que no usaban estos productos.

El uso de pastillas de dieta podría estar a un paso de un trastorno de la alimentación

"Estos hallazgos, sobre todo cuando también se considera que las pastillas de dieta y los laxantes pueden conducir a una variedad de peligrosos efectos secundarios, entre ellos el daño hepático y renal, de verdad enfatizan la necesidad de políticas que restrinjan el acceso a estos productos, sobre todo para los jóvenes", enfatizó la investigadora principal, Vivienne Hazzard. Hazzard realizó el trabajo mientras era miembro postdoctoral del Centro de Investigación Bioconductual de Sanford en Fargo, Dakota del Norte.

En Estados Unidos, California, Massachusetts y Nueva York están pensando en prohibir la venta de pastillas de dieta sin receta a los menores de edad, apuntó.

"Basándonos en los resultados de nuestro estudio y muchas evidencias más que indican los peligros de las pastillas de dieta, la aprobación de estos proyectos de ley es algo obvio", aseguró Hazzard.

Al Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía para la obesidad del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, le preocupa que prohibir la venta de estos fármacos a los menores de edad pudiera resultar en que los jóvenes recurran a medidas más drásticas.

"El problema es que hay un estrés o ansiedad potencialmente anómalos respecto al peso y a la forma del cuerpo", señaló. "Expresan esto al tomar sustancias que quizá les hayan dicho que ofrecen una pérdida de peso a corto plazo".

Si el acceso a estos fármaco se limita, el estrés persistiría, advirtió. "No estoy seguro de si se expresaría en unos artículos más dañinos y unos medicamentos más peligrosos. Tomar una sustancia es el síntoma, no la causa subyacente", aclaró Roslin. "Hay que tener cuidado con las consecuencias accidentales".

Hazzard dijo que los padres deberían estar en alerta: si su hijo adolescente utiliza pastillas de dieta o laxantes como adyuvante para perder peso, piense en esto como una señal de advertencia de un trastorno de la alimentación potencial.

"Si se enteran de que su hijo está usando pastillas de dieta o laxantes para controlar su peso, los padres deben tener una conversación con su hijo sobre los peligros de estos productos y, de forma más amplia, sobre la imagen corporal y la relación con la comida del joven", planteó Hazzard.

"Los padres también deben llevar a su hijo a que un pediatra lo evalúe, y pensar en que su hijo hable con un profesional de la salud mental", añadió.

En el estudio, el equipo de Hazzard recolectó los datos de más de 1,000 chicas. Se dio seguimiento a las chicas durante más de 10 años, a partir de su adolescencia. En ese tiempo, se les preguntó sobre su salud y su conducta, lo que incluía el uso de pastillas de dieta y laxantes, y si tenían un trastorno de la alimentación.

El estudio no establece una relación causal, solo una asociación. Además, solo observó a chicas, y la investigación futura debe observar si la asociación se sostiene entre los chicos, apuntó Hazzard.

"Debemos proteger a nuestros jóvenes del uso de las pastillas de dieta y los laxantes para controlar el peso, porque usar estos productos podría conducir a trastornos de la alimentación, que son unas enfermedades graves con unas altas tasas de mortalidad", comentó.

Una experta cree que la obsesión de la sociedad con la apariencia presiona de forma indebida a las chicas para que se ajusten a un ideal.

"Es importante una intervención temprana en esta población de alto riesgo, que es susceptible a la presión social sobre la delgadez y las afirmaciones poco realistas sobre la pérdida de peso de estos productos", aseguró Samantha Heller, nutricionista clínica sénior de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

La familia, los amigos y otros que observen que una mujer joven se implica en el abuso de las pastillas de dieta y los laxantes deben tomar medidas para abordarlo, dijo. "Debemos seguir enfatizando las ideas de estar sano, no de la delgadez, y la autoaceptación y el autorrespeto en las poblaciones de todas las edades".

No se recomiendan los laxantes ni las pastillas de dieta de venta libre para perder peso, ya que pueden provocar graves problemas de salud, señaló Heller.

"El uso de los laxantes tiene un rol importante en las personas con una necesidad médica. Pero el abuso de los laxantes es un problema grave. Y la mayoría, si no todos, las pastillas y productos de dieta de venta libre que se publicitan para una pérdida de peso rápida no han sido evaluados respecto a su seguridad y eficacia, y en realidad nadie debería usarlos", añadió.

El estudio se publicó el 5 de mayo en la revista International Journal of Eating Disorders.

Más información

Aprenda más sobre los trastornos de la alimentación en el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Vivienne Hazzard, PhD, MPH, RD, postdoctoral fellow, Sanford Center for Biobehavioral Research, Fargo, N.D.; Samantha Heller MSRD, senior clinical nutritionist, NYU Langone Health, New York City; Mitchell Roslin, MD, chief, obesity surgery, Lenox Hill Hospital, New York City; International Journal of Eating Disorders, May 5, 2021

Comparte tu opinión