El uso de marihuana aumenta el riesgo tras una forma grave de ACV

VIERNES, 7 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Si tiene cualquier factor de riesgo de un accidente cerebrovascular (ACV) y le gusta fumar marihuana, un nuevo estudio sugiere que debe dejar de hacerlo.

Los investigadores encontraron que las personas con una hemorragia subaracnoidea aneurismática, un tipo grave de ACV hemorrágico, que habían utilizado marihuana hasta 30 días antes de su ACV tenían el doble de probabilidades de desarrollar una peligrosa complicación que puede conducir a una mayor discapacidad o a la muerte.

El uso de marihuana aumenta el riesgo tras una forma grave de ACV

El estudio ha sido el más grande que ha sopesado el impacto del THC, el componente psicoactivo de la marihuana, en las complicaciones tras este tipo de ACV.

"Todos somos vulnerables a un accidente cerebrovascular hemorrágico o a la rotura de un aneurisma, pero si usted usa marihuana de forma rutinaria, quizá esté predispuesto a un peor resultado por un ACV tras la ruptura de un aneurisma", advirtió el autor sénior del estudio, el Dr. Michael Lawton, presidente y director ejecutivo del Instituto Neurológico Barrow, en Phoenix.

Su equipo analizó los datos de más de 1,000 pacientes que habían sido tratados por una hemorragia subaracnoidea aneurismática en el instituto entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de julio de 2019.

Todos los pacientes habían sido tratados para frenar la hemorragia de una de dos formas: al conducir un fino tubo a través de un vaso sanguíneo hasta la base del aneurisma para activar unas espirales (coils) que proveen una mayor barrera contra el sangrado, o a través de una cirugía en toda regla para extirpar la base del aneurisma.

Se realizaron pruebas de toxicología en orina de todos los pacientes admitidos por la ruptura de aneurismas.

En una hemorragia subaracnoidea aneurismática, una parte debilitada y protuberante de un vaso sanguíneo revienta en la superficie del cerebro. Esto se conoce como ruptura de un aneurisma. Resulta en sangrado en el espacio entre el cerebro y el tejido que lo recubre, y puede provocar discapacidades neurológicas en un 66 por ciento de las personas, y muerte en un 40 por ciento.

El tratamiento inmediato se enfoca en frenar y prevenir el sangrado adicional. Sin embargo, en los 14 días tras este tipo de ACV, los pacientes pueden desarrollar unos peores síntomas, por ejemplo problemas del habla o dificultades para moverse.

Esta complicación, que se conoce como isquemia cerebral retardada, sucede cuando la sangre del ACV original irrita a los vasos sanguíneos, haciendo que se constriñan lo suficiente como para impedir el flujo sanguíneo en una parte del cerebro, una afección llamada vasoespasmo.

El estudio comparó la incidencia de la isquemia cerebral retardada en 46 personas que tuvieron un resultado positivo de THC con la de 968 personas que tuvieron un resultado negativo de THC.

Los usuarios recientes de cannabis no tenían unos aneurismas significativamente más grandes ni unos peores síntomas de ACV cuando fueron admitidos al hospital. Tampoco fueron más propensos a haber tenido hipertensión u otros factores de riesgo cardiovasculares que los pacientes con resultados negativos de THC. También fue significativamente más probable que tuvieran un resultado positivo de otras sustancias, como cocaína, metanfetaminas y tabaco, en comparación con los pacientes que tuvieron resultados negativos de THC.

Entre todos los participantes, un 36 por ciento desarrollaron una isquemia cerebral retardada, un 50 por ciento quedaron con una discapacidad entre moderada y grave, y un 13.5 por ciento fallecieron.

Los investigadores encontraron que los que tuvieron una prueba positiva de THC tenían 2.7 veces más probabilidades de desarrollar una isquemia cerebral retardada, 2.8 veces más probabilidades de sufrir una discapacidad física de moderada a grave a largo plazo, y 2.2 veces más probabilidades de fallecer.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 6 de enero de la revista Stroke.

"Cuando las personas llegan con una ruptura de aneurisma, y tienen antecedentes de uso de cannabis o un resultado positivo en una prueba toxicológica, esto debería sonar una alarma para el equipo de tratamiento de que tienen un riesgo más alto de vasoespasmo y complicación isquémica", señaló Lawton en un comunicado de prensa de la revista.

"De todas las sustancias detectadas en las pruebas de toxicología, solo el cannabis aumentó el riesgo de una isquemia cerebral retardada", enfatizó. "La cocaína y la metanfetamina son drogas hipertensivas, así que es probable que se relacionen con la ruptura en sí, pero no se prevé que tengan un impacto en el vasoespasmo".

Ahora, los investigadores están realizando un seguimiento en el laboratorio para comprender mejor los riesgos relacionados con el THC que podrían afectar a la formación y ruptura de aneurismas. También instan a que haya más investigación que estudie el impacto de las distintas dosis de THC en las complicaciones del ACV.

"Evaluar los riesgos y los beneficios del uso de la marihuana es más importante, dada su popularidad, y a medida que más estados legalizan el uso recreativo de esta droga", añadió Lawton.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. ofrece más información sobre los aneurismas cerebrales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Stroke, news release, Jan. 6, 2022

Comparte tu opinión