El trauma del racismo fomenta la hipertensión en los afroamericanos, según un estudio

El trauma del racismo fomenta la hipertensión en los afroamericanos, según un estudio

MIÉRCOLES, 1 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Al Dr. Willie Lawrence, un cardiólogo, le sigue persiguiendo el recuerdo de la muerte de su mejor amigo, a quien la policía disparó durante los disturbios raciales de 1966, en Cleveland.

"Vi a la policía disparar a mi mejor amigo en la espalda y la pierna. Vi cómo dispararon cinco veces a su hermana. Fui testigo de todo esto, y ha tenido un impacto en mí para toda la vida", señaló Lawrence, jefe de cardiología del Centro de Investigación Médica de HCA Midwest Health en Kansas City, Misuri.

"Diría que le tengo tanto miedo a la policía como el que más, y eso es un factor estresante", añadió Lawrence, que es negro.

Las duraderas secuelas del trauma han hecho que a Lawrence no le sorprenda para nada un nuevo estudio que vincula el racismo en Estados Unidos con un riesgo elevado de hipertensión entre los afroamericanos.

Los negros que sufren casos de discriminación que alteran sus vidas tienen entre un tercio y más de la mitad más de probabilidades de desarrollar hipertensión que los que no han padecido traumas similares, informan los investigadores en la edición del 1 de julio de la revista Hypertension.

Esos resultados "podrían explicar gran parte de las diferencias raciales entre los resultados de salud de las personas, y el motivo de que la hipertensión afecte a los afroamericanos de manera desproporcionada", comentó la autora principal, Allana Forde, investigadora postdoctoral de la Colaboración de Salud Urbana de la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

"La discriminación es mala para la salud", advirtió Forde. "La discriminación es medible, e impacta a la salud de forma negativa".

Lawrence se mostró de acuerdo, y lo expresó de una manera incluso más contundente.

"El racismo es un problema de salud pública. Lo primero que hay que hacer es reconocerlo y entenderlo", enfatizó Lawrence. "Acaba con las vidas de los afroamericanos de formas que este trabajo comienza a precisar".

"No es la muerte repentina de una estrangulación", dijo Lawrence. "Es la muerte lenta de la discriminación".

La hipertensión es más común en los adultos negros que en cualquier otro grupo étnico, y afecta a alrededor de un 54 por ciento de los afroamericanos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los negros también son más propensos a desarrollar hipertensión a una edad más temprana.

Este nuevo estudio monitorizó la salud de 1,845 negros inscritos en el Estudio cardiaco de Jackson, una investigación a largo plazo sobre la enfermedad cardiaca de los afroamericanos que viven en Mississippi.

Forde y sus colaboradores preguntaron a los participantes si habían experimentado eventos importantes y que alteraran sus vidas vinculados con el racismo: dificultades para encontrar trabajo o avanzar en la carrera profesional, encontrar un lugar dónde vivir, obtener un préstamo bancario, o recibir atención médica.

Los participantes no tenían hipertensión cuando entraron al estudio a principios de los 2000. Los médicos monitorizaron su salud durante más o menos una década, durante la cual poco más de la mitad desarrollaron hipertensión.

Los negros que reportaron unos niveles medianos de discriminación a lo largo de su vida tuvieron un aumento de un 49 por ciento en el riesgo de hipertensión, tras tomar en cuenta otros factores de riesgo, encontraron los investigadores. Los que tenían unos niveles altos de discriminación a lo largo de la vida tuvieron un riesgo un 34 por ciento más alto de desarrollar hipertensión.

Es probable que el estrés asociado con el racismo sea un factor importante en este aumento del riesgo, especularon Forde y Lawrence.

"La exposición acumulativa al estrés a lo largo de la vida de alguien es lo que al final conduce al desgaste del cuerpo, los cambios fisiológicos que ocurren que pueden conducir a la hipertensión", apuntó Forde.

Afrontar ese tipo de estrés también podría conducir a los negros a elegir opciones de estilo de vida que son malas para su salud cardiaca, que incluyen comer alimentos malsanos o consumir un exceso de alcohol, añadió Forde.

De hecho, el efecto del racismo en la salud cardiaca de los afroamericanos podría ser incluso mayor de lo que se reporta en este estudio, dado que los resultados tomaron en cuenta unos factores de riesgo de la presión arterial que pudieran en sí empeorar con la discriminación, anotaron los investigadores.

El estudio "respalda lo que sabemos sobre la enfermedad en general, lo que sabemos sobre su código postal frente a su código genético, los determinantes sociales de la salud", apuntó Lawrence.

También demuestra la importancia del movimiento Black Lives Matter y otras iniciativas que buscan acabar con el racismo y la discriminación en Estados Unidos, aseguró Lawrence.

"Debemos redefinir la policía, porque es una fuente importante de racismo y estrés, sobre todo para los afroamericanos", añadió Lawrence. "Acabar con la discriminación es una de las cosas que es una meta altruista que todos, como cultura, debemos buscar. Hay una muerte súbita y hay una muerte lenta. La hipertensión representa una muerte lenta".

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la hipertensión y los afroamericanos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión