El sarampión deja a las personas vulnerables a infecciones en el futuro

El sarampión deja a las personas vulnerables a infecciones en el futuro

JUEVES, 31 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Las personas que contraen el sarampión no están libres de problemas después de que su sarpullido desaparece y su fiebre se calma.

En ese momento son más vulnerables a otras infecciones bacterianas y virales, incluso aquellas contra las que ya se han vacunado o de las que ya han sufrido antes.

Esto se debe a que el sarampión ataca a las células que sirven como memoria del sistema inmunitario, destruyendo la resistencia a la enfermedad, informan un par de estudios nuevos.

Hasta tres cuartas partes de la memoria inmunitaria pueden ser destruidas por la "amnesia" provocada por el virus del sarampión, reportó un equipo de investigadores en la edición de noviembre de la revista Science.

"El virus del sarampión reprograma a su reloj inmunitario y lo devuelve a un estado primitivo, y toda la protección que obtuvo al tener otras infecciones virales y bacterianas se reduce de ahí en adelante", indicó el investigador sénior, Stephen Elledge, investigador del Instituto Médico Howard Hughes en Chevy Chase, Maryland, y profesor de genética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston. "Podría volver a enfermar por virus a los que antes era inmune".

Esta "reprogramación" del sistema inmunitario también daña a la capacidad del cuerpo de crear anticuerpos contra las enfermedades, lo que implica que es probable que las infecciones nuevas lo afecten más que antes, según un equipo de investigadores cuyos hallazgos se publicaron en la edición de noviembre de la revista Science Immunology.

Ambos estudios obtuvieron sus datos de un brote de sarampión de 2013 en los Países Bajos.

Las familias en las comunidades con unas tasas bajas de vacunación aceptaron ofrecer muestras de sangre, permitiendo a los investigadores observar los efectos de la infección con el sarampión en las personas no vacunadas.

Estudios anteriores habían sugerido que los efectos del sarampión podrían persistir mucho después de la infección, al suprimir al sistema inmunitario, apuntó Elledge. Pero nadie sabía el motivo.

El análisis de la sangre de 77 niños holandeses no vacunados encontró que el virus eliminó entre un 11 y un 73 por ciento de sus anticuerpos, encontró el equipo de Elledge. Los anticuerpos son células que recuerdan encuentros pasados con patógenos y que ayudan al cuerpo a evitar las infecciones repetidas.

"Las personas sabían que muchas de esas células inmunitarias se infectan durante el sarampión, pero no tenían ni idea del nivel de daño que ocurría", indicó Elledge.

Mientras peor es la infección de un niño, más daño hay en su sistema inmunitario, encontraron los investigadores.

"Esos anticuerpos se redujeron de forma vertiginosa. Desaparecieron con una gran rapidez", dijo Elledge. "Fue muy sorprendente. Nadie previó que sucederían tan rápido, porque hacía apenas siete semanas que los niños se habían infectado".

El segundo equipo de investigadores realizó una secuenciación genética de los genes de los anticuerpos de 26 niños holandeses, antes, y luego de 40 a 50 días después, de su infección con el sarampión.

Los investigadores confirmaron la pérdida de unas células específicas de la memoria inmunológica que se habían acumulado contra otras enfermedades y que los niños tenían antes del sarampión.

Pero el análisis también mostró que el sistema inmunitario se había reprogramado a un estado inmaduro que solo podía producir un repertorio limitado de anticuerpos, lo que afecta a la capacidad del cuerpo de responder a infecciones nuevas.

Una investigación de seguimiento con animales mostró que el sarampión reducía el nivel de anticuerpos contra la gripe en hurones que se habían vacunado contra la influenza, según el informe.

Los hurones fueron entonces más susceptibles a contraer la gripe cuando se expusieron al virus de la influenza, y sus síntomas fueron más fuertes, mostraron los hallazgos.

El Dr. Amesh Adalja es experto sénior en el Centro de Seguridad en la Salud de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore. Apuntó que "una de las ideas erróneas sobre el sarampión que con frecuencia fomenta la renuencia ante las vacunas es que se trata de una enfermedad infantil benigna. Pero dista mucho de serlo. El sarampión no solo provoca directamente hospitalizaciones, neumonías, infecciones cerebrales y muertes, sino que también tiene un impacto secundario muy importante".

Esos nuevos estudios "subrayan el peligro claro e inminente que representa el resurgimiento del sarampión en todo el mundo, y el valor incalculable de la vacuna contra el sarampión", añadió Adalja.

El sistema inmunitario sigue funcionando tras una infección con el sarampión, pero tienen que aprender desde cero cómo proteger al cuerpo, dijo Elledge.

Recomendó que las personas vacunadas contra otras enfermedades que contraigan el sarampión piensen en ponerse otra ronda de vacunas.

Esos hallazgos refuerzan la importancia de la vacuna contra el sarampión, comentó Elledge.

"Observamos a niños que se habían vacunado con la vacuna SPR [contra el sarampión, las paperas y la rubeola], y no vimos los mismos problemas", añadió. "El virus del sarampión es mucho peor de lo que pensábamos, y eso hace que la vacuna sea mucho más valiosa".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el sarampión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión