El riesgo de suicidio de las chicas adolescentes aumenta junto con el tiempo que pasan en los medios sociales

El riesgo de suicidio de las chicas adolescentes aumenta junto con el tiempo que pasan en los medios sociales

MARTES, 16 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- A medida que la cantidad de tiempo que las chicas adolescentes jóvenes pasan pegadas a Instagram, TikTok y otros sitios de medios sociales aumenta, lo mismo ocurre con su riesgo a largo plazo de suicidio, advierte un estudio reciente.

El hallazgo proviene de una década de rastreo de los hábitos en los medios sociales y el riesgo de suicidio de 500 chicos y chicas adolescentes, la iniciativa de este tipo más duradera hasta la fecha, apuntaron los autores del estudio.

"Encontramos que las chicas que comenzaron a usar los medios sociales durante dos a tres horas al día o más a los 13 años, y que entonces aumentaron [ese uso] con el tiempo, tenían los niveles más altos de riesgo de suicidio en la adultez emergente", señaló la autora del estudio, Sarah Coyne, profesora asociada de la facultad de vida familiar de la Universidad de Brigham Young en Provo, Utah.

Pero no surgió un patrón de este tipo entre los chicos. El equipo de Coyne teorizó que un motivo es que los medios sociales y las chicas jóvenes tienden a enfocarse en lo mismo: las relaciones. No son igual de importantes para los chicos.

"Sabemos que las chicas tienden a sentir e internalizar el distrés a niveles distintos que los chicos", dijo Coyne. "Este tipo de estrés en las relaciones puede estar presente, aunque no siempre lo está, en las interacciones en los medios sociales. [Las chicas] también tienden a tener unos niveles más altos de comparación social, miedo a perderse de las cosas, etc. Este es el motivo de que los efectos probablemente fueran más potentes en las chicas".

En el estudio, se realizaron encuestas anuales entre 2009 y 2019, y al inicio del estudio los adolescentes tenían una edad promedio de 14 años.

La mayor parte del riesgo atañe a chicas que, en la adolescencia temprana, ya pasaban mucho tiempo usando medios sociales, la televisión y/o videojuegos. A medida que su tiempo frente a las pantallas aumentó con el paso de los años, lo mismo sucedió con su riesgo de suicidio cuando habían llegado a entre principios y mediados de la veintena, mostraron los hallazgos.

Pero, ¿podría la depresión en la adolescencia aumentar el uso de los medios sociales, y en última instancia el riesgo de suicidio? ¿O sucede lo contrario?

Coyne apuntó que es la clásica pregunta de la gallina y el huevo, y que sigue abierta al debate. Este estudio más reciente no probó causalidad, anotó, aunque sugirió que es probable que sea una calle de doble sentido.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of Youth and Adolescence.

Se necesita más investigación en esta área, planteó la Dra. Alecia Vogel-Hammen, investigadora de la división de psiquiatría infantil y adolescente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Vogel-Hammen anotó que aunque la depresión previa a la primera encuesta se tomó en cuenta, el equipo "no observó cómo los síntomas de depresión cambiaron con el tiempo. Entonces, no pueden decir si las chicas se deprimieron más, y [por tanto] usaron más medios electrónicos (como los medios sociales, la televisión y los videojuegos), o si usar estos tipos de medios provocó el aumento en la depresión y las tendencias suicidas".

Por otra parte, Coyne dijo que es probable que el tiempo frente a las pantallas sea "solo un factor pequeño" que contribuya al riesgo de suicidio, junto con otros problemas (como los sentimientos de exclusión e invisibilidad) que podrían afectar al riesgo de suicidio fuera del contexto de los medios sociales.

En cuanto a qué pueden hacer los padres, el equipo de Coyne no aconseja eliminar todo acceso a los medios sociales en las chicas jóvenes. Más bien, "retrase el inicio del uso de los medios sociales al menos hasta los 13 años. Y, entonces, comience con unos niveles bajos que solo aumenten de forma moderada con el tiempo", sugirió Coyne. "Este patrón fue bastante protector en cuanto al riesgo de suicidio con el tiempo. También, hable con su hija sobre las experiencias en los medios sociales, para ayudarla a ser consciente de lo que siente".

Vogel-Hammen se hizo eco de estas ideas, y anotó que un creciente tiempo frente a las pantallas puede ser una señal de advertencia de unos problemas más grandes en la adolescencia.

"Esto es particularmente cierto si su uso de los medios sociales consume gran parte de su tiempo, evita que hagan cosas de las que antes disfrutaban, o provoca distrés", señaló Vogel-Hammen.

"Los padres y los adolescentes deben hablar sobre la cantidad y el tipo de medios sociales que usan, de forma que puedan estar atentos a las señales de advertencia, hablar sobre un estado de ánimo que empeora o sobre la tendencia al suicidio, y buscar ayuda", añadió.

"También es útil tener algún tipo de límite de sentido común respecto al uso de los medios electrónicos. Por ejemplo, limitar el uso a menos de dos horas al día, no usar los medios electrónicos después de una hora determinada de noche dado que puede empeorar al sueño, y tener conversaciones francas sobre el acoso y la seguridad en línea", planteó Vogel-Hammen.

Más información

Aprenda más sobre los adolescentes y los medios sociales en el Centro de Investigación Pew.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Sarah Coyne, PhD, professor and associate director, school of family life, Brigham Young University, Provo, Utah; Alecia Vogel-Hammen, MD, PhD, clinical instructor and research fellow, department of psychiatry, division of child and adolescent psychiatry, Washington University School of Medicine, St. Louis; Journal of Youth and Adolescence, Feb. 2, 2021

Comparte tu opinión