El riesgo de hemorragias cerebrales pone en duda la seguridad de la aspirina en dosis baja

El riesgo de hemorragias cerebrales pone en duda la seguridad de la aspirina en dosis baja

MARTES, 14 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Supongamos que usted es uno de los millones de adultos mayores que toman una aspirina en dosis baja religiosamente, creyendo que lo protegerá contra las enfermedades del corazón y los ataques cardiacos.

Ahora, una nueva revisión sugiere que su riesgo de hemorragia cerebral supera a cualquier beneficio que una aspirina diaria pudiera conferir.

Los investigadores dijeron que los hallazgos respaldan un cambio reciente en las directrices sobre la aspirina en dosis baja: el anticoagulante debería reservarse ahora para las personas con un riesgo alto de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV).

Los demás pueden prescindir de ella.

El Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) publicaron el cambio en conjunto en marzo. Los grupos dijeron que aunque siempre se ha conocido el riesgo de sangrado con la aspirina, ahora parece que en la mayoría de las personas el riesgo no vale la pena.

En vez de ello, la persona promedio se debe enfocar en controlar su presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol, en comer una dieta saludable, en hacer ejercicio con regularidad y en no fumar.

"Todas esas cosas son más importantes que tomar una aspirina en dosis baja para prevenir los ataques cardiacos y ACV futuros", aseguró el Dr. Meng Lee, uno de los autores del nuevo informe.

"Nuestros hallazgos respaldan al más reciente cambio en las directrices del ACC y la AHA", señaló Lee, del Colegio de Medicina de la Universidad de Chang Gung, en Taiwán.

En el estudio, los investigadores reunieron los resultados de 13 ensayos clínicos que evaluaron la aspirina en dosis baja en adultos mayores sin antecedentes de problemas del corazón ni ACV. En promedio, la aspirina aumentó el riesgo de sangrado en o alrededor del cerebro en un 37 por ciento, mostraron los hallazgos.

El riesgo seguía siendo bajo: los investigadores estiman que una aspirina diaria provocaría dos hemorragias cerebrales adicionales por cada 1,000 personas.

Pero para las personas con un riesgo más bajo de ataque cardiaco o ACV, es un riesgo que probablemente no deban tomar, según las nuevas directrices.

Y basándose en dos ensayos, las personas de etnia asiática podrían tener un riesgo particular de sangrado cerebral. En esos estudios, los pacientes experimentaron un aumento del riesgo de un 84 por ciento.

El motivo no está claro, dijo Lee, pero otros estudios han encontrado el mismo patrón.

Este hallazgo más reciente se publicó en la edición en línea del 13 de mayo de la revista JAMA Neurology.

Hace mucho que se sabe que la aspirina conlleva un riesgo de sangrado, ¿pero por qué cambia ahora el consejo?

En años recientes, la investigación ha mostrado que el equilibrio de riesgos frente a beneficios ha cambiado, explicó el Dr. Eugene Yang, miembro de la Sección de Prevención y el Consejo de Liderazgo del ACC.

Estudios anteriores sugirieron que los riesgos de hemorragias con la aspirina se veían, en general, superados por su capacidad de reducir las probabilidades de un primer ataque cardiaco y ACV.

Pero hoy en día las cosas son distintas, explicó Yang. Las personas fuman menos y ha habido mejoras en el control de la hipertensión y el colesterol. Eso significa que, para las personas con un riesgo más bajo, el beneficio cardiaco de la aspirina ha disminuido, haciendo que el riesgo de hemorragia sea un mayor problema.

Pero Yang enfatizó que el cambio de directriz solo aplica a las personas sin una enfermedad cardiovascular "manifiesta". Para las personas con antecedentes de ataque cardiaco o ACV, o un estrechamiento significativo de las arterias que alimentan al corazón, el cerebro o las piernas, el consejo sigue siendo el mismo.

"En esos casos, se intentan prevenir complicaciones futuras", dijo Yang, que también es profesor clínico asociado de medicina en la Universidad de Washington, en Seattle.

Además, apuntó, la aspirina tampoco está descartada del todo para la prevención de las complicaciones de primera presentación.

Las directrices plantean que las personas mayores de 70 años deben evitar la aspirina si no tiene una enfermedad cardiovascular manifiesta. Pero todavía se puede considerar para las personas de 40 a 70 años que tengan un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares.

"No es una decisión simple de blanco o negro", dijo Yang.

Si toma aspirina actualmente y se pregunta si debe parar, primero hable con su médico, aconsejó Yang.

"Quizá se la hayan recetado por otros motivos, como reducir el riesgo de cáncer de colon o prevenir los coágulos sanguíneos", añadió.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre la aspirina en dosis baja.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión