El riesgo de coágulos sanguíneos sigue siendo alto casi un año tras la COVID

VIERNES, 23 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Un aumento en el riesgo de coágulos sanguíneos persiste durante casi un año tras una infección con la COVID-19, muestra un estudio de gran tamaño.

Los expedientes médicos de 48 adultos sin vacunar en Reino Unido sugieren que la primera ola de la pandemia en 2020 podría haber conducido a 10,500 casos adicionales de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) y otras complicaciones de los coágulos sanguíneos, como la trombosis venosa profunda, tan solo en Inglaterra y Gales.

El riesgo de coágulos sanguíneos sigue siendo alto casi un año tras la COVID

El riesgo de coágulos sanguíneos continúa durante al menos 49 semanas tras la infección, encontró el estudio.

"Hemos mostrado que incluso las personas que no fueron hospitalizadas se enfrentaban a un riesgo más alto de coágulos sanguíneos en la primera ola", comentó la colíder del estudio, Angela Wood, directora asociada del Centro de Ciencias de los Datos de la British Heart Foundation.

"Aunque el riesgo de los individuos sigue siendo bajo, el efecto de salud pública podría ser sustancial, y unas estrategias para prevenir eventos vasculares serán importantes mientras sigamos en la pandemia", planteó Wood en un comunicado de prensa de Health Data Research UK, que patrocina al centro.

Los investigadores encontraron que los riesgos se redujeron con el tiempo.

Los pacientes tenían 21 veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco o ACV en la semana tras su diagnóstico de COVID. Tras cuatro semanas, el riesgo era 3.9 veces mayor de lo usual.

Los ataques cardiacos y los ACV son provocados principalmente por coágulos sanguíneos que bloquean las arterias.

El riesgo de coágulos en las venas era 33 veces más alto en la semana tras un diagnóstico de COVID, y se redujo a ocho veces más alto tras cuatro semanas. Las afecciones provocadas por estos coágulos incluyen a la trombosis venosa profunda y al embolismo pulmonar, que pueden resultar letales.

De 26 a 49 semanas tras un diagnóstico de COVID, el riesgo se redujo a 1.3 veces más probabilidades de coágulos en las arterias y a 1.8 más probabilidades de coágulos en las venas, mostró el estudio.

Aunque las personas que no fueron hospitalizadas tuvieron un riesgo más bajo, no era de cero, encontró el estudio.

En general, el riesgo individual sigue siendo bajo, señalaron los autores. Los hombres de a partir de 80 años tienen el riesgo más alto.

"Nos tranquiliza que el riesgo se reduzca con bastante rapidez, sobre todo para los ataques cardiacos y el ACV, pero el hallazgo de que sigue siendo elevado durante cierto tiempo resalta los efectos a más largo plazo de la COVID-19, que apenas comenzamos a comprender", planteó el colíder del estudio, Jonathan Sterne, director del Centro de Investigación Biomédica de NIHR Bristol y de Health Data Research UK South West.

Los autores dijeron que medidas como administrar antihipertensivos a los pacientes con un riesgo alto podrían ayudar a reducir los casos de coágulos graves.

Ahora, los investigadores estudian unos datos más recientes para comprender cómo la vacunación y el impacto de las nuevas variantes de la COVID podrían afectar a los riesgos de coágulos sanguíneos.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Circulation.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los coágulos sanguíneos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Health Data Research UK, news release, Sept. 20, 2022

Comparte tu opinión