Remdesivir inhalado ¿nuevo tratamiento en casa para la COVID-19?

Remdesivir inhalado ¿nuevo tratamiento en casa para la COVID-19?

Pronto se evaluará una versión inhalada del remdesivir, un antiviral, fuera del ámbito hospitalario, anunció el lunes Gilead Sciences.

El remdesivir, fabricado por Gilead, se está usando ahora para tratar a los pacientes con COVID-19 en todo el mundo. Actualmente, el fármaco se administra por vía intravenosa a través de infusiones diarias en el hospital.

"Una formulación inhalada se administraría mediante un nebulizador, lo que podría potencialmente permitir una administración más fácil fuera del hospital, en unas etapas más tempranas de la enfermedad", señaló en un comunicado de prensa de Gilead Daniel O'Day, presidente y director ejecutivo de la compañía.

"Esto podría tener unas implicaciones significativas para ayudar a controlar la ola de la pandemia", añadió.

Esta semana se iniciará el proceso de selección de voluntarios sanos para que participen en ensayos en fase 1 del remdesivir inhalado, y los ensayos deberían comenzar en agosto, según la compañía.

"Como parte de nuestra próxima ola de desarrollo clínico, estudiaremos el remdesivir como tratamiento más temprano en la enfermedad, en combinación con otras terapias y en grupos adicionales de pacientes", explicó O'Day.

Otros ensayos clínicos sobre el remdesivir intravenoso han evaluado su seguridad y eficacia en pacientes hospitalizados. Un estudio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EE. UU. encontró que el medicamento acortaba el tiempo hasta la recuperación en un promedio de cuatro días, y un estudio de pacientes con una enfermedad moderada (que estuvieron hospitalizados pero que no requirieron oxígeno) encontró que los que recibieron cinco días de tratamiento con remdesivir tuvieron mejores resultados que los que recibieron el tratamiento estándar.

Los datos del NIAID también mostraron que el remdesivir fue más efectivo en los pacientes que todavía no necesitaban ventilación médica, lo que respalda que haya más estudios sobre el medicamento en pacientes que estén en un momento más temprano de la enfermedad, según O'Day.

La versión inhalada es una forma de evaluar el uso del remdesivir en unas etapas más tempranas de la COVID-19.

"También realizaremos ensayos usando infusiones intravenosas en ámbitos ambulatorios, como los centros de infusión y los hogares de ancianos. Para los pacientes que estén en riesgo de una progresión rápida, podría ser particularmente beneficioso comenzar el tratamiento fuera del hospital", aseguró O'Day.

"Nuestra esperanza es que una intervención más temprana pudiera ayudar a los pacientes a evitar del todo la hospitalización", planteó O'Day. "Según nuestro conocimiento de la enfermedad hasta ahora, parece que en las etapas más tempranas de la COVID-19, el virus en sí es el principal propulsor de la enfermedad".

Anotó que en las etapas más tardías de la enfermedad "la respuesta inflamatoria del cuerpo podría provocar algunos de los aspectos más potencialmente letales de la enfermedad". "Por tanto, es importante tener herramientas que puedan funcionar juntas para luchar contra ambos aspectos de la enfermedad: un antiviral que se dirija al virus en sí, y otra terapia que afronte a la respuesta inflamatoria".

En los próximos meses, se esperan resultados de ensayos del remdesivir con dos moduladores del sistema inmunitario: el baricitinib, un inhibidor de JAK, y el tocilizumab, un antagonista del receptor IL-6.

"Las noticias de la semana pasada sobre la dexametasona parecen ofrecer más respaldo al estudio de los métodos complementarios para tratar a la COVID-19. La dexametasona es un esteroide que potencialmente reduce la respuesta inflamatoria del cuerpo al virus. Además de ampliar nuestro enfoque a un tratamiento más temprano y a las combinaciones, nuestra próxima ola de estudios sobre el remdesivir incluirán a poblaciones de pacientes vulnerables", aseguró O'Day.

La semana pasada, Gilead anunció un ensayo clínico para niños que incluirá a unos 50, desde recién nacidos hasta adolescentes, hospitalizados con la COVID-19, y la compañía también colabora con un socio en un estudio sobre mujeres embarazadas.

O'Day dijo que la compañía está trabajando para garantizar que haya suficientes suministros del remdesivir.

"Prevemos tener 2 millones más de cursos de tratamiento de remdesivir fabricados a finales de año, y muchos millones más en 2021. Nuestros científicos seguirán enfocándose en optimizar el proceso de fabricación, y seguiremos colaborando en todo el mundo para garantizar un suministro global suficiente. Donamos todos nuestros suministros existentes de remdesivir hasta junio", añadió.

Comparte tu opinión