COVID-19: ¿el próximo paso son las pruebas grupales?

COVID-19: ¿el próximo paso son las pruebas grupales?

Realizar unas pruebas "grupales" a gran escala a los estadounidenses podría frenar la propagación del nuevo coronavirus, y permitir a la mayor cantidad de personas volver a sus vidas normales en cuestión de varias semanas, sugiere un informe reciente.

Los hallazgos se publican al mismo tiempo que el grupo de trabajo del coronavirus de la Casa Blanca considera la estrategia como solución potencial para ampliar las pruebas rápidamente en todo el país, mientras se disparan los casos en el Sur y el Oeste Medio.

El Dr. Anthony Fauci declaró al Washington Post a última hora del jueves que los funcionarios de la Casa Blanca están teniendo "intensas conversaciones" sobre el nuevo concepto. El viernes, el grupo de trabajo del coronavirus celebrará una conferencia de prensa por primera vez en casi dos meses.

"Cuando se está gestionando el tipo de rebrote que vemos en ciertos lugares, y hay una propagación comunitaria que claramente está sucediendo en una situación en que una parte sustancial de las personas infectadas quizá no tengan síntomas, el proceso estándar de identificación, aislamiento y rastreo de contactos no parece ser adecuado", dijo Fauci al Post. "Por tanto, estamos pensando en serio en métodos adicionales, uno de los cuales son las pruebas grupales".

"Lo que se debe hacer es encontrar la penetración de las personas infectadas en la sociedad", declaró Fauci al Post. "Y la única forma de saberlo es ampliar la búsqueda".

El método grupal combina muestras de múltiples personas a la vez, y ofrecería una forma de minimizar el número de pruebas necesarias, reportó el New York Times. Si la muestra grupal arroja resultados negativos, se considera que todas las personas en ese grupo están libres del virus.

Si la muestra resulta positiva, cada paciente proveería una muestra que entonces se pueda evaluar de forma individual. La estrategia puede resultar particularmente efectiva cuando la prevalencia de la infección en una población es inferior a un 30 por ciento, reportó el Times.

La Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta del grupo de trabajo del coronavirus, informó hace poco a la Sociedad Americana de Microbiología (American Society for Microbiology) que "las pruebas grupales nos darían la capacidad de pasar de medio millón de pruebas al día a potencialmente 5 millones de individuos evaluados por día".

El método ya se usa en Alemania, Israel y varios países más, y también en Nebraska y Tennessee, según el Times.

En un informe sobre las pruebas grupales, divulgado como informe técnico, pero no como estudio publicado, investigadores de la Universidad de Cornell condujeron una simulación del método grupal, y concluyeron que, si un 1 por ciento de las personas tienen el coronavirus, esta estrategia de pruebas podría permitir a más de un 90 por ciento de los estadounidenses volver a sus rutinas diarias de forma segura en cuestión de cuatro semanas.

Estas pruebas grupales implicarían 6 millones de pruebas por semana, muchas más de las que se realizan ahora, pero es una meta factible, según el líder de la simulación, Peter Frazier, investigador de la Cornell.

"Si tuviéramos la capacidad de proveer pruebas a una gran parte de la población de manera regular, esto nos permitiría encontrar a las personas que son infecciosas pero que no lo saben, y entonces tomar medidas para que esas personas no infecten a otras", planteó Frazier en un comunicado de prensa de la universidad.

"Una de nuestras grandes dificultades es que no contamos con la capacidad de pruebas para satisfacer la necesidad", añadió.

En la simulación, los investigadores supusieron que se haría pruebas a las familias una vez por semana a lo largo de cuatro semanas, y las pruebas familiares se agruparían en grupos de entre 41 y 62 muestras.

Suponiendo una tasa de falsos negativos de un 30 por ciento debida a una recolección inadecuada de las muestras, y una tasa de falsos positivos de un 10 por ciento, la simulación mostró que, al final de las cuatro semanas, la prevalencia del coronavirus se reduciría de un 1 a un 0.3 por ciento de la población de EE. UU.

"Hay una contrapartida: si no se tiene suficiente capacidad para evaluar a todo el mundo mediante pruebas individuales, se puede hacer pruebas a menos personas con menos frecuencia y una mayor precisión, o se puede sacrificar un poco en términos de la precisión para evaluar a un gran número de personas con una mayor frecuencia", explicó Frazier.

Comparte tu opinión