Ensayan tratamientos para el asma dirigido a los genes en los niños

Ensayan tratamientos para el asma dirigido a los genes en los niños

El tratamiento para el asma personalizado según los genes de los niños y los adolescentes podría ayudar a mejorar el control de sus síntomas, sugiere una investigación reciente.

El estudio incluyó a 241 adolescentes, de 12 a 18 años, que se eligieron al azar para recibir el tratamiento tradicional para el asma o la "medicina personalizada", un tratamiento basado en su genética individual.

Durante un año de seguimiento, los del grupo de la medicina personalizada que tenían una diferencia genética en un gen receptor al que se dirigieron los tratamientos para el asma reportaron una mejor puntuación de calidad de vida. La puntuación se basó en sus síntomas, en si el asma limitaba a sus actividades normales, y en la forma en que el asma hacía que se sintieran.

Aunque se necesita más investigación, los hallazgos sugieren que el tratamiento personalizado podría controlar mejor el asma en los jóvenes, según los investigadores.

El estudio, el primero de su tipo con niños y adolescentes, se presentó en una reunión virtual reciente de la Sociedad Respiratoria Europea (European Respiratory Society). Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

"Estos resultados son muy promisorios, porque muestran, por primera vez, que tal vez sea beneficioso hacer pruebas de ciertas diferencias genéticas en los niños con asma y seleccionar los medicamentos según esas diferencias", planteó el líder del estudio, Somnath Mukhopadhyay, presidente de pediatría del Hospital Pediátrico Real de Alejandra, de la Escuela de Medicina de Brighton y Sussex, en East Sussex, Reino Unido.

El método es una meta importante para la investigación respiratoria, aseguró Christopher Brightling, presidente del Consejo de Ciencias de la Sociedad Respiratoria Europea, que revisó los hallazgos.

"En este estudio, los investigadores usaron información genética que sabemos que se vincula con qué tan bien los pacientes responden a ciertos tratamientos con inhaladores. Encontraron que utilizar esta información genética mejoró los resultados de los niños con asma", señaló Brightling en un comunicado de prensa de la Sociedad Respiratoria Europea.

El asma es una afección común en los niños que provoca tos, sibilancia y dificultades para respirar. Unos 5.5 millones de niños y adolescentes menores de 18 años tienen asma en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Comparte tu opinión