El plomo ambiental está intoxicando a las águilas

VIERNES, 18 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- El ave nacional de Estados Unidos se enfrenta a una letal amenaza interna: una intoxicación generalizada con plomo, provocada en gran medida por la ingesta de fragmentos de las municiones de los cazadores.

La intoxicación ralentiza el crecimiento de la población tanto de las águilas calvas, el símbolo del país desde 1782, como de las águilas reales, cuyos número también se están reduciendo.

El plomo ambiental está intoxicando a las águilas

Investigaciones anteriores han mostrado que el plomo es letal para las águilas individuales, "pero este nuevo estudio es el primero que muestra consecuencias a nivel de la población por la intoxicación con el plomo en esta majestuosa especie a una escala tan amplia", lamentó Anne Kinsinger, directora asociada de ecosistemas del Servicio Geológico de EE. UU. (USGS).

El estudio, dirigido por investigadores del USGS, Conservation Science Global, Inc., y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., analizó las muestras recolectadas de 1,210 águilas en 38 estados entre 2018 y 2018.

La intoxicación a los niveles encontrados en el análisis provoca que las tasas de crecimiento poblacional anual de las aves se ralentice en un 3.8 por ciento en las águilas calvas, y en un 0.8 por ciento en las águilas reales, según el informe, que se publicó en la edición del 17 de febrero de la revista Science.

"El modelado del estudio muestra que el plomo reduce la tasa de crecimiento poblacional de estas dos especies protegidas", señaló el coautor del estudio, Brian Millsap, coordinador nacional de rapaces del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. "No es tan impactante para las águilas calvas, dado que la población de esta especie endémica crece a un 10 por ciento al año por todo EE. UU. Al contrario, la población de águilas reales no es igual de estable".

Cualquier aumento en su tasa de mortalidad podría empujarla al declive, añadió Millsap.

Casi la mitad de las águilas estudiadas mostraron evidencias de exposición al plomo, encontró el estudio. La exposición a corto plazo fue más común en invierno. Ambas especies de águilas dependen de los animales muertos como recurso alimentario durante todo el año, pero en particular durante el invierno, cuando es más difícil conseguir presas vivas, explicaron los investigadores en un comunicado de prensa del USGS.

En general, las águilas se intoxican con plomo cuando ingieren fragmentos de las municiones que están dentro de los cadáveres de un animal que ha sufrido un disparo, o en las pilas de órganos que los cazadores dejan cuando preparan las piezas de caza en el campo.

La frecuencia de la intoxicación crónica con plomo en ambos tipos de águilas aumenta con la edad, porque el plomo se acumula en sus huesos a medida que se exponen de forma repetitiva al plomo a lo largo de sus vidas, añadieron los investigadores.

Según Todd Katzner, autor del estudio y biólogo de vida silvestre del USGS, "este es el primer estudio sobre la intoxicación con plomo de la vida silvestre a una escala nacional, y demuestra los desafíos invisibles a los que se enfrentan estas aves de presa".

Más información

Para aprender más sobre las águilas, visite Birds of North America.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Geological Survey, news release, Feb. 17, 2022

Comparte tu opinión