El peligro de los opioides para los recién nacidos varía según la región

El peligro de los opioides para los recién nacidos varía según la región
| Foto: ISTOCK

Las áreas de Estados Unidos con un nivel alto de desempleo y pocos servicios de salud mental tienen unas tasas más altas de recién nacidos expuestos a los opioides en el útero, encuentra un estudio reciente.

Los investigadores analizaron los datos de 6.3 millones de nacimientos entre 2009 y 2015 en 580 condados de Florida, Kentucky, Massachusetts, Michigan, Carolina del Norte, Nueva York, Tennessee y Washington.

En los condados con niveles altos de desempleo a largo plazo, 20 de cada 1,000 recién nacidos se expusieron a los opioides en el útero (síndrome de abstinencia neonatal), encontró el estudio. Esto es en comparación con 7.8 de cada 1,000 nacimientos en los condados con los niveles más bajos de desempleo.

La tasa en los condados con escasez de trabajadores de la salud mental fue de 14 casos por cada 1,000 nacimientos, frente a 1.6 casos por cada 1,000 nacimientos en otros lugares

No hubo un vínculo entre las tasas de síndrome de abstinencia neonatal y la disponibilidad de los proveedores de atención de la salud, según el estudio, que aparece en la edición del 30 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

En todo el país, la tasa de síndrome de abstinencia neonatal aumentó de 1.2 casos por cada 1,000 nacimientos en el hospital en 2000 a 8 por cada 1,000 nacimientos en 2014. En promedio, en 2014, cada 15 minutos nació un bebé con el síndrome de abstinencia neonatal.

El estudio es el primero de su tipo, según investigadores de RAND Corp. y del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

"El hallazgo nos abrió los ojos sobre las complejidades sociales que conducen a que los recién nacidos sean tratados por abstinencia a las drogas en los hospitales de nuestro país", señaló en un comunicado de prensa de RAND el autor principal, el Dr. Stephen Patrick.

Patrick es director del Centro Vanderbilt de Políticas para la Salud Infantil en Nashville, Tennessee.

"La crisis de opioides no es solo un problema de la atención de la salud, también es un problema social, y las soluciones deberán abordar las necesidades sociales de las comunidades, además de las necesidades de atención de la salud", añadió.

El Dr. Bradley Stein, autor sénior del estudio, dijo que los investigadores saben que las personas con problemas mentales son más propensas a utilizar o a ser dependientes de los opioides.

"Nuestros hallazgos sugieren que hasta que podamos proveer un mejor acceso a la atención de la salud mental, nos enfrentamos a una batalla cuesta arriba para abordar de forma efectiva la crisis de opioides", señaló Stein en el comunicado de prensa. Stein es director del Centro RAND de Políticas sobre los Opioides.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre el síndrome de abstinencia neonatal.

Comparte tu opinión