El ozono y el humo de leña aumentan el riesgo de EPOC en fumadores y no fumadores

El ozono y el humo de leña aumentan el riesgo de EPOC en fumadores y no fumadores

LUNES, 6 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Unos niveles altos de ozono y de humo de leña aumentan de forma independiente el riesgo de enfermedades de los pulmones, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tanto en los fumadores como en los no fumadores, encuentran dos estudios nuevos.

Las personas con EPOC pierden de forma gradual su capacidad de respirar bien. Fumar cigarrillos es la principal causa, pero la EPOC también puede ser provocada por la exposición regular a irritantes pulmonares.

En un estudio con casi 1,900 participantes, los investigadores encontraron que la exposición a unos niveles altos de ozono a lo largo de una década aumentó las probabilidades de EPOC.

Por cada aumento de 5 partes por mil millones en la exposición al ozono en 10 años, el riesgo de EPOC aumentó en un 16 por ciento, mostraron los hallazgos.

El mismo aumento en el ozono también se vinculó con unas mayores probabilidades de enfisema y una peor calidad de vida, apuntaron los autores del estudio.

"Lo que de verdad destacó fue que el efecto fue aparente incluso entre los fumadores empedernidos actuales", señaló la investigadora, la Dra. Nadia Hansel, directora de la división de atención pulmonar y crítica de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore. "Eso significa que el tabaquismo activo no supera a este efecto del ozono".

Incluso los que ya estaban en riesgo de EPOC tuvieron un aumento en el riesgo con la exposición al ozono, añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

"Creo que esto amplía las crecientes evidencias de que es probable que no haya un nivel saludable de ozono", apuntó Hansel.

Los hallazgos de su equipo se publicaron en una edición reciente en línea de la revista JAMA Internal Medicine.

En el segundo estudio, que se publicó hace poco en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, un equipo de investigación que incluyó a Hansel encontró que el uso de leña como la principal fuente de calefacción se vinculaba con una mayor prevalencia de enfermedad pulmonar en personas que nunca habían fumado.

Entre 8,500 adultos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU. de 2007 a 2012, los investigadores encontraron que la prevalencia de EPOC entre los que vivían en áreas rurales era del 12 por ciento, el doble respecto a la prevalencia de la enfermedad en las áreas urbanas.

Al indagar a profundidad sobre la diferencia, los científicos encontraron que en los lugares donde se usaba mucho carbón y leña para la calefacción primaria había más probabilidades de que las personas tuvieran EPOC.

Un aumento del 1 por ciento en el número de hogares que usaban leña para la calefacción se vinculó con un aumento del 12 por ciento en las probabilidades de EPOC entre personas que nunca habían fumado, reportaron los investigadores.

Según el investigador, el Dr. Sarath Raju, miembro de medicina pulmonar y de la atención crítica en la Hopkins, "el humo de leña es una fuente en el hogar de contaminación que se asocia con unos niveles altos de materia particulada y gases tóxicos. Esperamos que este trabajo aumente la concienciación sobre la creciente epidemia de EPOC rural".

Más información

Para más información sobre la EPOC, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión